Compartir
Publicidad

Que Audi haya producido 60 litros de e-gasolina es un hito pero no es una solución a largo plazo

Que Audi haya producido 60 litros de e-gasolina es un hito pero no es una solución a largo plazo
20 Comentarios
Publicidad
Publicidad

Los combustibles sintéticos pueden ser el futuro, o al menos un futuro intermedio. Audi sigue avanzando en el desarrollo de una nueva e-gasolina que se suma al e-gas ya en el mercado y el e-diesel en fase de producción inminente, y ha logrado producir una cantidad suficiente de gasolina limpia con la que comenzar su fase de pruebas en banco.

Este proyecto viene de largo. Audi lleva trabajando en los combustibles alternativos desde 2013 y entraba dentro de sus planes públicos ya en 2014. Por entonces sus trabajos en colaboración con la empresa estadounidense Joule (Bedford, Massachussets) se centraban en e-diesel y e-ethanol, tomando el CO₂ como materia prima, energía solar y bacterias unicelulares modificadas que producían hidrocarburos al tiempo que liberaban oxígeno a la atmósfera.

60 litros de gasolina limpia no refinada del petróleo

Audi

Actualmente el peso de las investigaciones de la firma de los cuatro aros se ha trasladado a Alemania donde de la mano de Global Bioenergies S.A. (Leuna, Sajonia-Anhalt) han conseguido el hito de producir la mayor cantidad de e-gasolina hasta la fecha: 60 litros.

"La nueva e- gasolina tiene muchas ventajas. No depende del petróleo, es compatible con la infraestructura existente y ofrece la perspectiva de un ciclo de carbono cerrado", explica Reiner Mangold, Director de Desarrollo de Productos Sostenibles de AUDI AG.

Esta cantidad que apenas da para llenar un depósito es todo un logro para el mundo de hidrocarburos sintetizados y permitiendo a Audi trasladar este nuevo combustible al banco de pruebas para medir sus capacidades dentro de un motor tradicional.

Audi RS3 Sportback Prueba

El líquido inflamable que Audi está desarrollando básicamente es un iso-octano en estado líquido que proviene de la biomasa. Primero se consigue el isobuteno gaseoso (C4H₈) al que posteriormente se le aplica hidrógeno para convertirlo en iso-octano (C8H1₈), un combustible libre de azufre y benceno, lo que lo convierte en un combustible mucho más limpio, prácticamente libre de emisiones contaminantes.

En un segundo paso si esta e-gasolina recibe el visto bueno, Audi quiere prescindir de la biomasa utilizada en el proceso para captar directamente el CO₂ de la atmósfera y aplicando hidrógeno procedente de energías renovables como las dos únicas materias primas necesarias.

E

Ahora que los ingenieros tienen esos 60 litros para jugar con ellos dentro de un motor de combustión, la firma asegura que el combustible renovable, al ser más puro, tiene unas grandes capacidades antidetonantes, lo que favorece que se incremente el ratio de compresión mejorando la eficiencia. Audi asegura que con un combustible similar (e-gas) las emisiones en un motor g-tron son un 80% inferiores a las de un homólogo de combustión.

e-combustibles, una alternativa para alargar la gallina de los huevos de oro

E

La iniciativa de Audi es loable, aunque tampoco es la primera. Otras empresas como CO₂Dreams se están dedicando a convertir el CO₂ de nuestra atmósfera, un gas de efecto invernadero cuya presencia se ha incrementado por primera vez desde 2007, en elementos tan plácidos como colchones. Ahora bien, ¿es un proceso viable para trasladarse a los hidrocarburos?

Utilizar el CO₂ liberado para crear otros productos es una gran noticia y al menos sobre el papel es un proceso viable, así que la investigación de Audi es un paso adelante. De entrada y si las cifras son ciertas, es un gran salto cualitativo con respecto a los combustibles refinados del petróleo que utilizamos en la actualidad, mucho más contaminantes y en buena parte culpables de las emisiones de CO₂.

Audi A6 2018

Otro detalle a tener en cuenta es que la necesidad del hidrógeno (H₂) que se emplea en el proceso no es el mismo hidrógeno que se utiliza en las pilas de combustible y cuya obtención es extremadamente costosa. Los motores hidrógenos necesitan H₂ puro para funcionar; para hidrogenar el buteno se podría utilizar cualquier compuesto de hidrógeno, siempre que su procedencia fuera renovable.

El problema es que por ahora es imposible saber si se trata de un proceso sostenible en el tiempo. No sabemos la infraestuctura, ni la logística, ni el coste de producir esta nueva e-gasolina. De momento Audi ha creado 60 litros, lo que está a una inmensidad de poder ser una alternativa real a los combustibles fósiles.

Audi Q8 Concept

Además, aunque sea una gasolina limpia que utiliza CO₂ sucio para fabricarse, la e-gasolina sigue siendo eso, una gasolina. Audi asegura que para su utilización no hay que hacer grandes modificaciones en un motor, por lo que seguiríamos utilizando los motores actuales. Es una alternativa menos mala para una tecnología (los motores de combustión interna) que está llegando a su ocaso, mientras que solo hemos visto los primeros rayos de luz de los coches eléctricos.

Lo más parecido a una viabilidad real es el e-diesel para el que Audi tiene previsto abrir una planta en el cantón suizo de Aarau para producir 400.000 litros del denominado Blue Crude y ya ofrece Audi e-gas renovable y cuya producción vuelca en la red alemana de gas natural.

Temas
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Inicio