Compartir
Publicidad

Daimler y Bosch se unen para poner vehículos completamente autónomos en las carreteras en 2020

Daimler y Bosch se unen para poner vehículos completamente autónomos en las carreteras en 2020
Guardar
0 Comentarios
Publicidad
Publicidad

El fabricante de componentes para vehículos Bosch y el consorcio automovilístico Daimler (Maybach, Mercedes-Benz, Smart) han unido fuerzas para desarrollar un software de conducción autónoma. El objetivo es que para 2020 exista un servicio de transporte privado bajo demanda utilizando esta tecnología con los más altos niveles de autonomía (4 y 5).

El servicio que estas dos empresas alemanas tienen en mente permitirá a los clientes pedir taxis o coches compartidos autónomos a través de sus teléfonos móviles. Nada que el resto de la industria automotriz no quiera hacer realidad, aunque se enfrente a muchos obstáculos, y no solo tecnológicos.

Para llevar a cabo el proyecto, aprovecharán las sinergias que se generen fruto de la experiencia de Daimler en el campo de los vehículos y la de Bosch en lo referente a sistemas y hardware. Daimler ya ha comenzado a trabajar en una plataforma de coches compartidos y en enero el fabricante anunció un acuerdo con Uber para comenzar a integrar sus vehículos autónomos Mercedes-Benz en la flota de la compañía norteamericana a nivel global.

Bosch

También Bosch ha comenzado a andar su camino hacia la conducción autónoma y en marzo anunció que estaba trabajando con Nvidia para desarrollar un superordenador que será capaz de hacer predicciones sobre el comportamiento de otros conductores y desarrollar la tecnología autónoma.

El objetivo que persiguen los fabricantes con el desarrollo de la conducción automatizada es la reducción de accidentes y, aunque podamos sentirnos algo reticentes a la hora de dejar nuestro viaje en manos de un grupo de sensores, radares y centralitas electrónicas, la realidad es que las nuevas generaciones demandan poder emplear el tiempo en el coche de otra forma que no sea sólo conducir.

Por otra parte está la barrera legislativa, y también la social, puesto que la desconfianza que pueda despertar en el conductor el hecho de no tener el control del vehículo y la atención mediática que despiertan los incidentes (y accidentes) con coches autónomos pueden retrasar su implantación.

Vía | Automotive News
En Motorpasión | La conducción automatizada es casi una realidad, sólo faltan unas pinceladas y perderle el miedo | Daimler y Uber se unen por el coche autónomo

Temas
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Inicio
Inicio

Ver más artículos