Una compañía suiza ha empezado a imprimir en 3D baterías de estado sólido y la UE ya le ha echado el ojo

Una compañía suiza ha empezado a imprimir en 3D baterías de estado sólido y la UE ya le ha echado el ojo
18 comentarios

La compañía suiza Blackstone Research ha recibido una subvención por parte de la Unión Europea para desarrollar baterías de estado sólido a través de técnicas de impresión en 3D, y de hecho ya ha comenzado a operar en las instalaciones de su fábrica en Döbeln, Alemania.

Con este método, la empresa asegura que puede producir tanto baterías de electrolito líquido como baterías de estado sólido, con el doble de densidad de energía y la mitad de los costos de fabricación.

Objetivos similares a los de Tesla

Blackstone

A través del programa europeo Horizon 2020, la compañía participa en una alianza de investigación para la electrificación del transporte marítimo de la Unión Europea.

Según explica, sus técnicas de impresión 3D patentadas para la producción de baterías de iones de litio con electrolito sólido utilizan electrodos de batería impresos y tecnología de batería de estado sólido.

Sus baterías prometen romper la barrera de los 100 dólares/kWh y acercarse a los 80 dólares, y aumentar la densidad de energía con el objetivo de conseguir 300 Wh/kg y autonomías de nada menos que 965 km.

Unas cifras similares a las que persigue Tesla con el camión eléctrico Semi gracias a la nueva generación de baterías 4680: 300 Wh/kg y 1.000 km de autonomía.

Con su técnica, dicen, se podría ahorrar hasta un 70 % de gastos de capital y un 30 % de costos operativos en comparación con la tecnología de producción actual. "Además de esto, la flexibilidad de un sistema de impresión 3D aumenta significativamente la eficiencia de fabricación", dice Blackstone Research.

Instalaciones Blackstone

En noviembre de 2020, inauguró sus primeras instalaciones de producción, en las que se producirá en masa la próxima generación de baterías para aplicaciones industriales y coches eléctricos.

Según el fabricante, la fábrica de Döbeln permite una capacidad de producción de 0,5 GWh por año, y comenzará con la producción preserie en masa en el verano de 2021.

De momento, la única compañía automotriz que ha puesto fecha al estreno de baterías de estado sólido es Toyota, que tendrá un prototipo este año. Claro que hará falta una década para que consiga hacer escalable esta tecnología.

En Motorpasión | Contra prejuicios y luchas de intereses. Así de complicado e improbable fue la creación de los Toyota GT86 y Subaru BRZ

Temas
Inicio