Compartir
Publicidad

Llamada "masiva" a revisión de los Pagani Huayra Roadster y BC por un fallo en la batería

Llamada "masiva" a revisión de los Pagani Huayra Roadster y BC por un fallo en la batería
8 Comentarios
Publicidad
Publicidad

No es que sea comparable, por volumen y mercado, a otras llamadas a revisión recientes, como la de Ford con su volante que puede caerse o la del Dodge Ram y su problema con el depósito. No obstante, dos versiones del estratosférico Pagani Huayra, en concreto el Huayra BC y Huayra Roadster, tendrán que pasar por el taller según una orden emitida por la Administración Nacional de Tráfico y Seguridad en las Carreteras (NHTSA) estadounidense por un fallo detectado en sus baterías.

Aquellos Pagani Huayra BC y Huayra Roadster salidos de fábrica entre el 16 de octubre de 2016 y e 1 de agosto de 2017 tendrán que someterse a revisión debido a un error detectado en la batería. Éste trae como consecuencia que el motor V12 de 764 CV que equipa el superdeportivo italiano no se pueda arrancar o se apague estando al ralentí.

Los afectados por esta llamada a revisión serán obviamente pocos, en concreto, sólo dieciséis modelos comercializados en EE.UU. No es para menos, estamos hablando de un coche que supera los dos millones de euros y no de un Ford Fusión.

Un error del software que gestiona la batería

Pagani Huayra Roadster

Ha sido la empresa taiwanesa especializada en la fabricación de baterías Reduce Carbon Energy quien ha alertado al organismo norteamericano. Pagani, por su parte, no ha tardado en ofrecer las pertinentes explicaciones.

Según informa Autoevolution, Pagani detectó tres errores durante las pruebas de desarrollo que provenían de un fallo de software en el sistema de administración de la batería, así como de un componente del hardware de dicho dispositivo.

El fabricante italiano asegura que no tiene conocimiento de que este defecto en sus Pagani Huayra Roadster y Huayra BC haya ocasionado ningún accidente o lesión, pero al ser una cuestión de seguridad, todos los modelos afectados han sido llamados a reparación.

De los defectos de fábrica no se libran ni los supercoches de precios imposibles

Bugatti Chiron

Si te preguntas cómo es posible que un hiperdeportivo que cuesta más de dos millones de euros registre errores de fabricación como éste te diremos que Pagani no es el único. No hace mucho, Bugatti también se vio obligada a llamar a revisión a 47 unidades de Chiron por un problema con el sistema de reclinado de sus asientos.

El caso de Bugatti, aunque afectaba a más propietarios, era no obstante más leve: imagina dejarte 2,23 millones de euros y que tu flamante Pagani Huayra Roadster no arranque o se quede parado.

Y no ha sido el único, hace pocos días la NHTSA, también obligaba a Ferrari ha hacer pasar por el taller a un total de 40 unidades del Ferrari 488 GTB por un problema de software: a causa del mismo, el superdeportivo no avisaba al conductor en caso de detectarse que los discos de freno estaban gastados o dañados. Conclusión, dejarte cientos de miles de euros en un coche no es sinónimo de que vaya a salir perfecto de fábrica.

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio