Compartir
Publicidad
Publicidad

"El Vaquilla" polaco roba un Bugatti Veyron Grand Sport Sang Bleu y lo abandona en la autopista

"El Vaquilla" polaco roba un Bugatti Veyron Grand Sport Sang Bleu y lo abandona en la autopista
Guardar
105 Comentarios
Publicidad
Publicidad

La semana pasada tres ladrones de coches polacos se fueron de excursión a Suiza. No iban a conocer las montañas, ni a comprar relojes ni a probar el chocolate suizo.

Iban a robar coches, y no penséis que se conformarían con cualquier cosa. Uno de ellos robó un BMW 750Li, una gran berlina, potente y cómoda para escapar por las Autobahn alemanas.

Otro eligió un Ferrari 599 GTB negro, con frenos carbonocerámicos por si les daba por acercarse hasta Nurburgring Nordschleife a dar unas vueltas. Y el tercero eligió ni más ni menos que un Bugatti Veyron Grand Sport Sang Bleu…

Bugatti Veyron Grand Sport Sang Blue

Todos los coches eran del mismo dueño, un hombre de negocios con residencia en Suiza, que puede dar gracias porque todo ha acabado en un simple susto.

La voz de alarma llegó pronto a las autoridades alemanas, que comenzaron a buscar los tres coches por sus carreteras. No era labor complicada, porque esos coches no pasan desapercibidos fácilmente.

Los primeros en ser localizados fueron el Bugatti Veyron Grand Sport Sang Bleu y el BMW 750Li, que circulaban a gran velocidad por la A9 cerca de Pegnitz en dirección a Berlín.

Los ladrones se dieron cuenta de que les estaban siguiendo, vieron helicópteros volando por encima de ellos y se dieron por aludidos. Así que cada uno abandonó su coche en diferentes puntos de la autopista y emprendieron carrera a pie.

Ferrari 599 GTB

El Bugatti Veyron Grand Sport Sang Bleu, con sus 1.001 caballos de potencia se quedó en un arcén de la autopista con la puerta abierta, como si nadie lo quisiese.

La huida del ladrón, de 27 años de edad, duró bastante poco y pronto fue detenido, al igual que el ladrón del BMW, de 24 años.

Un tanto distinta fue la huída del ladrón del Ferrari 599 GTB, ya que abandonó el coche en una estación de tren y pasaron dos días hasta que alguien dio aviso a la policía de que el deportivo estaba allí abandonado.

La historia ha tenido por tanto un final feliz, ya que las autoridades alemanas han guardado los coches a buen recaudo y su afortunado propietario irá a buscarlos en breve. ¿Necesitará algún amigo para ayudarle a llevar todos de vuelta a Suiza? Me pido el Bugatti Veyron Grand Sport Sang Bleu.

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio
Inicio

Ver más artículos