Compartir
Publicidad

El Dodge Challenger SRT Demon es un dragster monoplaza con matrícula

El Dodge Challenger SRT Demon es un dragster monoplaza con matrícula
12 Comentarios
Publicidad
Publicidad

Si lo que buscan en Dodge es crear expectativa con el lanzamiento del Challenger SRT Demon, lo están consiguiendo. Las especificaciones del Dodge Challenger SRT Demon nos están llegando con un cuentagotas. El último dato en hacer público es la dieta de adelgazamiento a la que fue sometido ese Challenger: 200 libras menos de peso (casi 91 kg) con respecto a un Hellcat.

Más allá de ese dato, que no convierte al Demon en una versión lightweight, es qué han eliminado para conseguirlo. Y esa lista de equipamiento que desapareció del coche nos confirma lo que ya sabíamos: el Dodge Challenger SRT Demon será un dragster con matrícula. Literalmente.

Un monoplaza en la calle

Dodge Challenger Nitto

Después de conocer que el Dodge Demon se presentará como un coche que lo dará todo en el cuarto de milla y las gomas que equipará el Demon, unas Nitto NT05R de 315/40 R18 radiales de drag (es decir, unos semi slicks de calle aptos para competir en drag racing), ahora Dodge reocnoce que el coche es un monoplaza. Sí, no solamente han eliminado las plazas traseras, también el asiento del copiloto ha desaparecido.

Otros elementos que han contribuido a su pérdida de peso son las nuevas barras estabilizadoras huecas (que pasan además de 34 mm de diámetro a 29 mm delante y de 22 mm a 19 mm detrás), la eliminación de la rueda de repuesto, de casi todos los altavoces (sólo quedan dos en las puertas delanteras) y de 23 elementos sin especificar de aislamiento acústico. Por último, los frenos Brembo con pinzas de cuatro pistones y discos de menor diámetro (360 mm) con respecto al Hellcat (390 mm).

Un dragster con matrícula

Dodge Challenger SRT Demon

Así, el Dodge Challenger SRT Demon se presenta como el equivalente yanquí de lo que representa para nosotros el Porsche 911 GT3 RS. En Europa, un deportivo que machaca los tiempos por vuelta en un circuito y una y otra vez es considerado lo mejor de lo mejor, pero para muchos estadounidenses (sobre todo en el sur) eso no les interesa. Para ellos, lo mejor de lo mejor es un coche que destruya el cronómetro en un cuarto de milla. Y ese coche será el Dodge Challenger Demon. Pero a diferencia del Chevrolet Camaro COPO, el Demon se podrá matricular para circular por calle. Eso sí, con el coche se entregaría una propia caja de herramientas para poder ponerlo a punto o cambiar de neumáticos en la pista.

Ambos coches están pensados para ser los mejores en sus respectivas disciplinas y ambos representan una manera de entender la competición, incluso pueden llegar a ser el símbolo de valores muy diferentes.

En Motorpasión | ¿Qué demonios significa 2576@35 en el Dodge Challenger SRT Demon? Seis teorías y todavía no tenemos ni idea

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio
Inicio

Ver más artículos