Compartir
Publicidad

7’ 55” Subaru Impreza WRX STI en Nürburgring (y mi experiencia personal allí)

43 Comentarios
Publicidad
Publicidad

Por algo los goles fuera de casa valen el doble. Siempre tiene más valor superar al rival en su propia casa, en su feudo, allí donde se siente más seguro y convencido de que tiene más posibilidades de ganar.

En este caso Subaru ha querido una vez más testar el Subaru Impreza WRX STI en el infierno verde. Eso si, a la versión de serie se le añadieron algunas opciones que están disponibles en las ediciones especiales Spec C y R205 (a la venta sólo en Japón), como frenos deportivos, asientos tipo bucket con anclaje de 5 puntos y jaula de seguridad.

El encargado de dar la vuelta maestra fue el cuatro veces campeón del mundo de WRC Tommi Mäkinen, que sigue relacionado con la marca japonesa después de correr junto a ellos en su última estapa como piloto profesional de rallies.

Mi experiencia en el Nordschleife

La verdad es que pocas veces tenemos la oportunidad de valorar con conocimiento de causa lo que suponen algunas cifras alcanzadas en este tipo de retos o en el mundo de la competición. En este caso el pasado verano estuve en el Nordschleife y puedo decir que ese tiempo es excepcionalmente bueno.

Nürburgring no es un circuito al uso, donde a la segunda vuelta puedes empezar a coger puntos de frenado y poco a poco ir buscando los límites del coche. En el Nordschleife cada curva es diferente a la anterior; hay curvas peraltadas, contraperaltadas, ciegas, rampa arriba y rampa abajo, en apoyo, muy lentas y muy rápidas, no es una exageración, o te lo sabes de memoria o ni te imaginas que te puedes encontrar 20 metros más allá.

La combinación de tantos tipos de curva diferentes, incluyendo la mezcla de varios, además algunos puntos en los que se puede, literalmente, saltar, constituyen todo un reto para el vehículo, pero especialmente para el piloto, que raramente se habrá enfrentado a un reto semejante.

Subaru WRX STI

Eso por no hablar de que aquí un solo error, significa besar barrera. Esto es así para empezar por el tamaño de los pianos, que tienen una altura más que considerable. Son advertencias de hormigón que sirven para decirte que más allá solo hay 2 metros de cesped y el frío acero.

Hay otro factor importante a tener en cuenta: la climatología. El circuito está rodeado de un bosque y teniendo en cuenta que son algo más de 20 Km de recorrido, puedes pasar en un minuto de un día claro a la lluvia, y evidentemente, condiciones tan cambiantes suponen otro añadido de dificultad.

Por último, para aquellos que no tenemos el privilegio de que nos cierren la pista, la cosa se complica. Las normas de seguridad indican que si hay un coche más rápido que nosotros circulando por detrás, debemos indicarlo con el intermitente y apartarnos a la derecha para dejarle pasar.

Subaru WRX STI Sedán

Me sorprendió el respeto con el que los vehículos más rápidos esperaban a que te apartases, pero esto no es siempre una tarea tan sencilla. Circulando relativamente rápido no siempre es tan fácil quitarse del medio cuando hay tramos de curvas enlazadas en las que no se puede aprovechar todo el ancho de la pista para permitir que te adelanten.

Por otro lado cuando me refiero a vehículos más rapidos me refiero a auténticos equipos de competición, cuyos coches aparecen en el retrovisor en instantes. Recuerdo un Lamborghini Gallardo al que vi a lo lejos por el retrovisor, y en cuanto volví a mirar estaba encima.

Espero haberos transmitido mi admiración por el que para mí, hasta ahora claro, es el circuito más divertido del mundo, y sobre todo, el más adictivo. Recuerdo perfectamente que al terminar la primera vuelta solo pensé en una cosa: dar otra.

ANEXO: No sé porque pero no puedo contestar los comentarios así que os respondo desde aquí. El coche que use fue un Audi A3 1.4 TFSI con cambio manual. Tengo que decir que no mostró evidentes síntomas de fatiga (incluso los frenos) teniendo en cuenta que era un coche completamente de serie y que fueron varias las vueltas al trazado de 20 kilómetros (no exprimí al 100 % las capacidades del coche).

Por cierto que me dejó una grata impresión: tiene una reacciones progresivas que permiten al conductor sentir con anticipación el límite de adherencia, lo que en el día a día significa seguridad. El Subaru WRX STI juega en otra liga, pero quién pudiera! Respecto al tiempo la verdad es que no lo cronometré, en primer lugar porque no se da una vuelta completa (la entrada y la salida están a mitad de la recta principal) y en segundo lugar porque prefería no hacerlo, seguro que hubiera forzado más de la cuenta. No obstante calculo que superé los 10-11 minutos.

Fuente | Diariomotor
En Motorpasión | ¿Y si te la pegas en Nürburgring?

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio