Compartir
Publicidad

Si vas a Francia, recuerda que es obligatorio el etilómetro... aunque ya no queden desechables

Si vas a Francia, recuerda que es obligatorio el etilómetro... aunque ya no queden desechables
34 Comentarios
Publicidad
Publicidad

Desde el 1 de julio, es obligatorio llevar un etilómetro en el coche o en la moto (en ciclomotor, no) si se viaja por Francia. Sí, aunque estemos de paso y con matrícula española y digamos que no sabemos de qué va la cosa. La multa por no llevar alcoholímetro es de 11 euros, que puede ascender a 33 euros si intentamos un #jeneveuxpaspayer (un #novullpagar, como si dijéramos).

De todas formas, tranquilidad y que no cunda el pánico, que los gendarmes tienen orden de amonestar verbalmente, sin multa económica, hasta que termine el mes de octubre. A partir del 1 de noviembre no habrá perdón ni más moratoria. Aunque, claro, esto va a gustos. Yo casi prefiero pagar 11 euros a que me echen la bronca los policías del país vecino.

Se puede llevar cualquier etilómetro homologado, ya sea electrónico o químico. Los hay que son baratillos y se pueden comprar en cualquier tienda del automóvil, en farmacias, grandes superficies, gasolineras o por internet. Juraría que he visto alcoholímetros por el precio de un Big Mac o menos, lo que no soy capaz de ver es si son homologados.

Control de alcoholemia

Claro, el problema viene cuando ahora cuentan que se ha agotado el alcoholímetro desechable que se venía vendiendo en Francia y ahora sólo es posible adquirir etilómetros de los caros, de los de 40 euros para arriba. Agencia Atlas dixit. Si esto es como nos lo han contado, lo de imponer una medida obligatoria y que no haya existencias suficientes para cubrirla es de traca.

Quizá ahora venga el lío, cuando cada uno se compre el etilómetro que le parezca y al pasar la frontera le digan que ese modelo concreto no sirve, o que no lo ven claro o lo que sea. Bienvenidos al dejà vu de los chalecos y los triángulos que vivimos en España hace unos años. Esperemos que para noviembre, que es cuando nos picará el bolsillo, los stocks de desechables se hayan repuesto en Francia.

Vamos con un par de apuntes adicionales. En Francia, una tasa de alcoholemia de 0,25 a 0,40 mg/l en aire espirado supone 135 euros de multa y la prohibición de conducir en todo el territorio francés durante tres años. Y si la tasa es igual o superior a 0,40 mg/l en aire espirado la multa máxima prevista es de 4.500 euros además del destierro como conductor por tres años.

En España, conducir con una tasa de alcoholemia de 0,25 a 0,50 mg/l en aire espirado supone la detracción de 4 puntos además de una sanción de hasta 500 euros, la propia de las infracciones muy graves. Si la tasa es superior a 0,50 mg/l, entonces la detracción es de 6 puntos, y por encima de 0,60 mg/l ya hablamos de delito y entra en juego el Código Penal. Digamos que en nuestro país se paga más por una alcoholemia aunque la tasa máxima es más permisiva.

Como todos estamos de acuerdo en que por esto no nos van a pillar, respiraremos tranquilos… pero sin olvidarnos de llevar el alcoholímetro en la guantera si pasamos por Francia. Por si los controles.

Vía | La Vanguardia
En Motorpasión | “Sople y sabrá”, Francia quiere alcoholímetros en bares y coches

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio