La DGT quiere acortar los plazos para renovar el carnet de conducir a los conductores de más de 65 años

La DGT quiere acortar los plazos para renovar el carnet de conducir a los conductores de más de 65 años
8 comentarios

Mientras la nueva Ley de Tráfico sigue en proceso, la DGT ya se plantea más novedades de cara al futuro a corto y medio plazo. Y entre sus propuestas se encuentra la de reducir los plazos para renovar el carnet de conducir en conductores mayores de 65 años.

Así lo ha adelantado María José Aparicio, subdirectora de Educación y Formación Vial de la Dirección General de Tráfico (DGT), además de que esta propuesta se incluye en la Estrategia de Seguridad Vial 2021-2030.

Y es que según datos de Tráfico, el 28 % de los fallecidos en accidente de tráfico tienen más de 65 años. Además, los conductores mayores de 65 años representan el 15 % del censo de automovilistas, pero dado que se tiende a una población cada vez más envejecida aumentará en los próximos años: en 2035 se prevé que representen el 26,5 % de la población total en comparación al 19 % actual.

Por otro lado, la DGT también contempla revisar las pruebas psicotécnicas y físicas que se aplican a los conductores de avanzada edad, a fin de que se ajusten a su realidad. No en vano, estos test para renovar el permiso de conducir son los mismos para el total de conductores, independientemente de la edad.

Ahora es cada cinco años para el carnet de coche

Conductor anciano Mercedes-Benz

A día de hoy, la normativa exige que la renovación del carnet de conducir para personas mayores de 65 años se realice en los siguientes plazos:

  • Permisos AM, A1, A2, A y B: cada cinco años.
  • Permisos C, C1, D, D1, EC, EC1, ED, ED1 etc.: cada tres años.

Es decir que para coches y motocicletas, se debe renovar cada cinco años, mientras que para vehículos más pesados, la vigencia se fija en tres.

Así, el objetivo de la DGT es fijar intervalos más adaptados "a la evolución psicofísica de las personas". Aparicio considera que el plazo actual es excesivo y que la idea es "subdividir" ese grupo "excesivamente amplio y diverso" ya que " un plazo de cinco años para una persona de 90 es mucho".

No obstante no será inmediato: para cambiar la horquilla actual se va a elaborar un estudio a fin de determinar cómo adaptar los tiempos de vigencia a la realidad y en base a diferentes edades a partir de los 65 años.

Es decir, que de momento la reforma no tiene fecha de llegada como tal, como tampoco se han determinado los nuevos intervalos que se pretenden aplicar. No obstante, supondría un avance que se lleva reclamando desde hace tiempo por entidades de seguridad vial.

Más probabilidades de sufrir un siniestro vial y menos capacidad psicofísica

Conductor anciano

No se puede negar que, en general, a cuanta más edad, más disminuyen las condiciones psicofísicas de un conductor. Por ejemplo, según el Barómetro de Salud Vial en Mayores elaborado por la Fundación para la Seguridad Vial (Fesvial), se concluye que este grupo de edad es considerado de riesgo ya que:

  • Un conductor mayor de 65 años tiene tres veces más posibilidades de morir en un accidente que un joven de 20.
  • Entre 2011 y 2015, el número de accidentes con víctimas de este grupo ha aumentado desde los 12.288 a 17.205.
  • Las personas mayores -especialmente el subgrupo de los que tienen entre 85 y 99 años- hacen menor uso del cinturón de seguridad conforme aumenta su edad.
  • A pesar de que apenas usan el móvil al volante, incurren en infracciones como no respetar los stops, distancia de seguridad o velocidad máxima permitida.

Precisamente otro estudio publicado recientemente por Fesvial, donde se ha acuñado el término 'viejennials', se señala que los mayores de 64 años tienen una probabilidad de +169 % de saltarse un Stop. Y no es la única, también tienen un 41 % más probabilidades de cometer infracciones en una intersección y un 19 % más de sufrir colisiones laterales, frontolaterales y alcances.

Es por ello que Fesvial aplaude que se revisen estos plazos, así como las exigencias para superar las pruebas que permiten renovar el carnet a personas de edad avanzada. Lo señalan como "paso adelante".

Señora mayor leyendo

En definitiva, como recuerda Fesvial, los resultados indican que a partir de los 75 años comienzan a aflorar los problemas psicofísicos y muchas veces se detectan por el modo de conducción.

Y es que según se avanza en años, condiciones como la movilidad, la agudeza visual o la velocidad de transmisión neuronal se ve mermada notablemente, lo que de facto afecta a la conducción. A lo que se añade que suelen estar sujetos a más medicación que conductores de menor edad.

Por otro lado, un estudio de la Universidad de Granada apunta a que los varones menores de 25 años -en primer lugar- y los mayores de 65 son los que más víctimas colaterales provocan en los siniestros viales.

Actualmente hay en España un total de 4,1 millones de conductores mayores, de los cuales 1,4 millones tienen más de 74 años. Por su parte, el grueso se concentra en la franja de edad de 65 a 69, según datos de 2018 de la DGT.

Las mismas pruebas para un conductor de 25 años que para uno de más de 70

Revisión médica conductor mayor

Para la renovación del carnet de conducir, el reconocimiento médico que se realiza a mayores de 65 años no difiere del que se aplica a conductores más jóvenes. En general, los centros médicos suelen poner a prueba, y de forma no muy exhaustiva, las siguientes áreas:

  • Valoración de la capacidad visual.
  • Revisión de la vista.
  • Valoración de la capacidad auditiva.
  • Revisión de oídos.
  • Test psicotécnico para medir la anticipación de la velocidad y la coordinación visomotora (son los desfasados test realizados con el ordenador).
  • Análisis médico general. Comprobación de la tensión arterial, el pulso y una auscultación cardio-pulmonar rutinaria.
  • Anamnesis. Información proporcionada por el propio paciente durante el reconocimiento.

Estas pruebas de coordinación son conocidas por ser bastante laxas y, a menos que el resultado sea escandalosamente negativo, lo habitual es pasarlo.

Así lo demostró por ejemplo un estudio de la Fundación Línea Directa, 'Mayores de 65 años al volante: ¿peligro real o mito social?', que postulaba que el 98 % de los conductores afirman no haber suspendido nunca un examen psicotécnico y un 9 % reconocen haber obtenido el Apto prácticamente sin hacerlo.

A colación de este habitual coladero se proponen pruebas más exigentes para conductores mayores, así como por ejemplo un informe de salud previo, ya que la tendencia, según argumenta María Pérez y Pérez, representante del Consejo General de Colegios Médicos, es la de "ocultar" la enfermedad o a "exagerar la bonanza" cuando se acude a este reconocimiento.

El problema es que esta revisión, que se ha planteado varias veces, entra en contradicción con el derecho la movilidad y libre circulación. No en vano, la propia Fesvial ha señalado un mix en las medidas que se adopten ya que la Organización Mundial de la Salud (OMS) declara que conducir es una libertad del ciudadano.

En Motorpasión | El problema de la cinetosis, y por qué hay personas que se marean incluso conduciendo | Los fabricantes de coches no han tenido en cuenta hasta ahora a la mitad de la población: así quiere cambiarlo este dummy femenino

Temas
Inicio