¿Cuándo es necesario usar el intermitente en las rotondas y cuándo no? Más de la mitad de los conductores aún los utiliza mal

¿Cuándo es necesario usar el intermitente en las rotondas y cuándo no? Más de la mitad de los conductores aún los utiliza mal
31 comentarios

Las rotondas son uno de los puntos más controvertidos de la circulación. La DGT e incluso fabricantes de coches como SEAT han tratado de explicar con prácticas guías cómo hacer un correcto uso de los carriles dentro de ellas, sin embargo, hay otro gran desconocido para muchos automovilistas: el intermitente.

La Guardia Civil ha vuelto a la carga, esta vez en su su cuenta de Twitter, para recordar que el 60% de los conductores utiliza mal el indicador de dirección cuando circula por una glorieta.

¿Cuándo utilizar el intermitente en una rotonda?

Rotonda

Pese a que es bastante común ver a vehículos aproximarse a una rotonda con el intermitente izquierdo encendido a fin de advertir de su inminente entrada en la intersección, esto es una práctica incorrecta.

¿Por qué no se debe señalizar la entrada a la rotonda con el intermitente? Porque no supone una salida o desvío de la carretera por la que se circula. La señal R-402 de las glorietas, la clásica circular con el fondo azul y tres flechas blancas formando un círculo, únicamente indica el sentido obligatorio giratorio que deben seguir los vehículos.

Por tanto, tampoco se debe poner el intermitente izquierdo para avisar de que se pretende seguir recto y que no se va a salir por la siguiente salida, y no por ello es necesario cambiarse al carril central. Según las cifras que maneja Tráfico, alrededor de un 30% suele poner el intermitente a la izquierda.

Intermintente

En general, es recomendable circular por el exterior para cruzar menos carriles y que las maniobras sean más seguras. Aunque si vamos a cambiar de sentido o a hacer un recorrido largo en la glorieta, es aconsejable utilizar los carriles interiores.

Por contra, sí es obligatorio activar el intermitente al salir y al cambiar de carril dentro de una rotonda, una acción que más de la mitad de los conductores no realiza.

En palabras de la DGT, los intermitentes "son una forma de expresión con la que advertimos de las maniobras que vamos a realizar, evitando accidentes en la vía y haciendo la circulación más fluida". "Los intermitentes hablan por ti", resume el organismo.

No en vano, el artículo 108.2 del Reglamento General de Circulación estipula claramente que "como norma general, las advertencias de maniobras se harán utilizando la señalización luminosa del vehículo o, en su defecto, con el brazo".

Su incumplimiento supone una infracción grave, según recoge el artículo 57 del Reglamento, castigada con una multa de 200 euros.

En Motorpasión | ¿Tengo que ceder el paso a un grupo de ciclistas en una rotonda? Sí, pero solo si la primera bicicleta ha cruzado ya

Temas
Inicio