Publicidad

El turbo, los síntomas de averías y sus soluciones: cómo cuidar la salud de un coche sobrealimentado

El turbo, los síntomas de averías y sus soluciones: cómo cuidar la salud de un coche sobrealimentado
1 comentario

Publicidad

Publicidad

Los motores turbo tienen muchas ventajas, pero también algunos inconvenientes. El principal es que a más piezas móviles hay más posibilidades de avería, y por eso el turbo es uno de los sistemas que más reparaciones están acaparando en los últimos años. Hoy vamos a tratar de explicar cómo detectar una posible avería en el turbo y minimizar la gravedad.

Desde que las normativas anticontaminación empezaron a apretar y se instauró el downsizing, los sistemas de sobrealimentación mediante turbocompresores se han hecho el pan de cada día en prácticamente todas las marcas. Sólo quedan algunos valientes como Mazda defendiendo a capa y espada los bloques atmosféricos.

Turbocompresores: síntomas y posibles averías

Bmw X6 2020 Prueba 030

Los sistemas de sobrealimentación están diseñados para bajar los consumos en mecánicas convencionales o incrementar las prestaciones en el extremo mas aspiracional, en coches de corte deportivo. Ahora bien, hay que tener en cuenta que una mecánica más compleja también entraña ciertos riesgos y "se me ha ido el turbo" es una frase que se puede escuchar con relativa facilidad. Quienes dicen esto se refieren a una probable avería que está incluso asumida por los conductores.

Un turbocompresor es un sistema que lleva décadas entre nosotros y su funcionamiento es (aparentemente) sencillo. Los gases de escape se utilizan para mover una turbina que, a través de un eje, impulsa una segunda turbina que fuerza el aire de admisión hacia el motor. A más cantidad de aire, se consigue más potencia.

Estas turbinas giran a cientos de miles de revoluciones por minuto, a temperaturas elevadísimas y por lo tanto necesitan aceites de muy buena calidad para lubricarse y refrigerarse o rodamientos de baja fricción muy precisos y en muy buen estado. Estas circunstancias en vehículos que ruedan durante cientos de miles de kilómetros pueden acabar por no darse y desembocar en averías.

Averias Turbo 2

Estas averías no suelen surgir de la noche a la mañana, sino que dejan entrever algunos síntomas que podemos detectar y evitar una factura de taller costosa.

Uno de los síntomas más frecuentes de avería en el turbo es la pérdida de potencia y la aparición de silbidos al acelerar. Ya sea por pérdidas de estanqueidad en el sistema o incluso por un defecto de funcionamiento en los sistemas de geometria variable en los coches que lo equipen, la consecuencia directa es que el coche muestre una caída en las prestaciones o un funcionamiento errático.

Estos fallos no comprometen la mecánica por sí mismos, pero al fin y al cabo el sistema de admisión se ha averiado, por lo que es fácil encontrar que se eleve el consumo aparte de no empujar con el brío de cuando estaba en plena forma. Su reparación es viable y relativamente asequible.

Averias Turbo 3

Otro de los elementos susceptibles de avería en el sistema de turboalimentacion es la válvula de descarga. Este elemento se encarga de dar salida a la presión generada por la turbina sobre los gases de admisión que cuando ya no es necesaria, por ejemplo, al soltar el acelerador después de un periodo de aceleración.

Un fallo en estas válvulas puede deberse a la acumulación de residuos y también se traduce en un comportamiento irregular del motor. En el caso de que la válvula haya quedado inservible no suele ser una reparación especialmente costosa.

Si encontramos que el coche empieza a expulsar un humo azulado por el tubo de escape, especialmente en frío, o si detectamos que el ritmo de consumo de aceite del motor es más elevado de la cuenta, ojo porque podemos estar ante una de las averías más graves del sistema. El turbo se lubrica con el mismo aceite del motor, y el consumo a través de alguna de las juntas en los casquillos del eje.

Mercedes Amg A 35 2019 Prueba 001

Esta avería muestra un deterioro que, por desgracia, no se quedará en eso. Lo mejor es no seguir utilizando el coche y llevarlo al taller para evitar que el turbo colapse por completo o que el turbo acabe por beberse todo el aceite del motor si no lo vigilamos y acabar con el motor para el desguace.

También es especialmente preocupante si detectamos sonidos metálicos en fases de aceleración, gruñidos, y falta de potencia. En este caso es posible que estemos ante el final de la vida del turbo, pues las turbinas probablemente estén girando descentradas y con sus aspas arañando las paredes interiores de la carcasa.

En esta situación es fácil que fragmentos metálicos de las aspas acaben por desprenderse y, si proceden de la turbina de admisión, pueden llegar al interior del motor y arruinar la mecánica. Por eso, al escuchar ruidos escandalosos procedentes del turbo, lo mejor es detener el coche en el lugar más seguro posible, apagar el motor cuanto antes y avisar a la asistencia en carretera.

Averias Turbo 4

En definitiva, el turbo es uno de los componentes que necesitan de más cariño. Por eso no está de más utilizar algunas pautas muy básicas pero efectivas para prolongar su vida, como un aceite de buena calidad con los cambios oportunos, no apagar el coche nada más llegar a destino para que el turbo refrigere o no exigir demasiado con el pie derecho cuando el aceite del motor aún está frío.

En Motorpasión | Audi quattro: así nació y se ganó la fama el icono alemán que popularizó la tracción total quattro

Temas

Publicidad

Publicidad

Publicidad

Inicio

Explora en nuestros medios