Cómo cambiar una rueda del coche sin tener que ir al taller, en seis sencillos pasos

Cómo cambiar una rueda del coche sin tener que ir al taller, en seis sencillos pasos
13 comentarios

En caso de tener que cambiar un neumático -por ejemplo si sufrimos un pinchazo-, hacerlo por nosotros mismos es relativamente sencillo, siempre que contemos con las herramientas necesarias y conozcamos cómo proceder. Repasamos las claves para hacerlo de forma rápida y segura.

Lo primero: parar en un lugar seguro y señalizarlo

Triangulo

Si mientras circulamos el coche nos avisa de una bajada repentina de presión en una rueda, o en su defecto, notamos que hemos sufrido un pinchazo (o cualquier otra anomalía o problema que nos obligue a sustituirla antes de pasar por un taller), lo primero que debemos hacer es ir reduciendo la velocidad poco a poco hasta que podamos parar nuestro vehículo en un lugar seguro para evitar percances a otros conductores.

Ejemplo de ello será el arcén, alejado de curvas y en un lugar con buena visibilidad. Mejor si es llano o está en plano.

Una vez hecho esto, debemos señalizar nuestra situación y hacernos cuanto más visibles, mejor.

Para ello, activaremos las luces de emergencia o los warning del vehículo, colocaremos la señal luminosa V-16 y nos pondremos el chaleco reflectante antes de bajarnos. Si es necesario (por ejemplo, debido a condiciones climatológicas adversas o si es de noche) dejaremos encendidas también las luces de posición y/o de cruce.

Hasta que sean sustituidos definitivamente por las nuevas señales luminosas en 2026, podremos colocar los triángulos de emergencia como corresponda según el tipo de la vía.

Cabe recordar que en una carretera de doble sentido el conductor deberá colocar dos triángulos de emergencia: uno por delante y otro por detrás del coche, a una distancia mínima de 50 metros del vehículo y de forma que cada uno sea visible al menos desde 100 metros de distancia.

En autovía o autopista tan solo es necesario poner un triángulo por detrás del vehículo, que deberá estar separado 50 metros del coche y ser visible a 100 m de distancia para el resto de conductores.

Herramientas necesarias para cambiar una rueda

Pinchazo

Una vez detenido el coche y señalizado como corresponde, si vamos a cambiar la rueda afectada nosotros mismos en lugar de llamar a la asistencia en viaje, debemos localizar todo lo necesario para realizar el cambio y dejarlo a mano.

Para quienes no tengan en su coche un kit para reparar pinchazos, y en su lugar lleven rueda de repuesto (algo cada vez más raro en coches nuevos), no está de más ser previsor y llevar en el maletero un set básico de herramientas para los imprevistos que pudieran surgir.

Hemos de recordar que aunque no es obligatorio llevar herramientas en el coche -como tampoco lo es hace tiempo llevar rueda de repuesto- pero en caso de querer llevarlas, las herramientas imprescindibles en caso de tener que cambiar una rueda son: un gato, una llave de cruz y la llave de seguridad para las tuercas de los neumáticos.

Respecto a la llave de seguridad, cada coche cuenta con la suya, por lo que es fundamental que aunque la llevemos siempre guardada en el coche, sepamos dónde está en todo momento.

Una vez localizadas las herramientas y haber comprobado que la rueda de repuesto que vamos a montar en el coche está en buen estado -y tiene la presión correcta-, ya podremos reemplazar la rueda. Para ello, debemos seguir estos pasos:

  • Retirar las tuercas de la rueda (y los tapacubos, si es el caso).
  • Elevar el coche.
  • Quitar la rueda que vayamos a reemplazar.
  • Colocar la rueda de repuesto.
  • Bajar el coche, apretar bien los tornillos y asegurarse que no dejamos nada en la vía.

A continuación, repasamos con más detalle cómo proceder en cada uno de estos seis pasos fundamentales.

Cambiar una rueda paso a paso

Repuesto

Si en lugar de llantas llevamos tapacubos el primer paso será retirar el de la rueda que vamos a cambiar. Se puede hacer simplemente tirando de él o, si está muy duro, usando un destornillador para 'hacer palanca' y quitarlo.

Si tenemos llantas, el acceso a las tuercas que sostienen la rueda será más sencillo, pero si alguno de los tornillos o tuercas de la rueda es antirrobo, se ha de aflojar con la llave de seguridad o con ayuda de un adaptador.

Con la llave de cruz puesta en cada una de las tuercas del neumático se podrán ir aflojando, mejor si vamos por orden siguiendo siempre el sentido contrario a las agujas del reloj. Pero cuidado: todavía no deben retirarse del todo, solo dejarlas más flojas para que el trabajo sea más sencillo.

Ahora, debemos elevar el coche. Para ello es fundamental colocar el gato en el sitio adecuado: en el manual de usuario de cada coche se indica en qué punto del chasis se debe poner en caso de ser necesario (algunos coches además, llevan unas muescas entre las dos puertas o en el marco del chasis).

Cuando esté colado en el sitio correcto, iremos girando la manivela lentamente hasta conseguir que el coche se levante y la rueda afectada se despegue del asfalto. Una vez que el coche esté elevado, debemos usar de nuevo la llave en forma de cruz para retirar por completo los tornillos que sostienen la rueda.

Una vez hecho esto podremos quitar el neumático dañado tirando de él y colocarlo en el suelo para pasar a colocar la rueda de repuesto en su lugar. Para ello debemos comprobar la posición de la misma, de forma que coincidan los orificios de las tuercas en su lugar. Después, se tendrán que apretar (no del todo) siguiendo el sentido de las agujas del reloj.

Tras este paso, hay que girar la manivela del gato para que el coche descienda (y hacerlo lentamente para evitar que caiga de golpe). Una vez que la rueda toque el suelo, ya se puede retirar el gato.

Llegado a este punto, solo queda apretar las tuercas de la rueda por completo con ayuda de la llave de cruz de manera que queden bien fijadas.

El RACE hace tiempo que realizó un vídeo resumiendo estos pasos, donde además de verse de forma muy sencilla cómo llevar a cabo el cambio de rueda de la forma más eficiente posible, nos dan algunos trucos para ahorrar tiempo y esfuerzo:

Por último no podemos olvidar recoger el neumático dañado y las herramientas utilizadas para cambiarlo y volver a colocarlo todo en el maletero.

Hemos de tener en cuanta que la rueda de repuesto suele ser más pequeña que las convencionales, por lo que es posible que la pinchada o dañada no encaje del todo en el hueco.

Temas
Inicio