Publicidad

Arrancar un motor frío en invierno, el enorme esfuerzo que hace el coche cada mañana

Arrancar un motor frío en invierno, el enorme esfuerzo que hace el coche cada mañana
18 comentarios
HOY SE HABLA DE

Publicidad

Publicidad

Ya estamos metidos de lleno en el invierno. Las temperaturas se han desplomado y los días suelen amanecer teñidos por un tono blanco apagado señal de que ha caído una buena helada. Ya haya afectado directamente a los coches que duermen en la calle como indirectamente a los que lo hacen en garaje, el frío afecta al motor, y mucho.

Los motores son organismos mecánicos diseñados para trabajar de manera óptima en una ventana de temperatura concreta, por lo que todos los elementos sufren especialmente en la fase de arranque y durante los primeros minutos de uso.

El frío contra la temperatura óptima de funcionamiento

Arrancar Coche Frio 2

Para explicar lo que ocurre en el interior del motor de un coche al arrancar en frío vamos a recuperar el fantástico vídeo publicado por el canal Engineering Explained. En él podemos ver cómo se analiza el funcionamiento de un motor bajo el prisma de una cámara térmica que nos muestra gráficamente la temperatura de cada elemento a través de un código de colores.

Después de una fría noche en la que todos los elementos del vehículo pierden su temperatura, al arrancar hay que tener en cuenta que no podemos exigirle prácticamente nada a un motor más allá de que se mantenga girando. Una buena idea antes de pedir al coche que arranque es pisar el pedal de embrague para descargar al motor de arranque del sobreesfuerzo que supone mover el embrague y el aceite de la caja de cambios (valvulina), que es muy viscoso y con el frío se suele endurecer.

Debemos tratar a la mecánica con guantes de seda para no forzar un desgaste prematuro. No es estrictamente necesario dejar que el motor se caliente a ralentí, con unos segundos para quitarnos el abrigo y abrocharnos el cinturón es suficiente. Lo que sí debemos tener en cuenta es que al emprender la marcha tenemos que tratar con mucho cuidado la mecánica.

Un signo inequívoco de que la mecánica necesita un tiempo de adaptación hasta conseguir la temperatura necesaria es el ralentí. Con el motor frío la centralita mantiene el rango de revoluciones por encima de 1.000 rpm para bajarlo gradualmente una vez que la temperatura llega a los elementos del motor.

Los puntos calientes comenzarán a entrar en temperatura lógicamente con más rapidez en la zona de las cámaras de combustión, culatas y colectores de escape. A partir de ahí la temperatura se va extendiendo hasta que el líquido refrigerante consigue calentarse y estabilizar la temperatura del motor hasta situarse en torno a unos 90ºC. No es hasta pasado un tiempo (dependiendo del coche) cuando la centralita rebaja el ralentí hasta las 1.000 rpm o menos.

En el momento antes de arrancar, además, todo el aceite del motor se encuentra en reposo en el cárter. Hay que dejar que la bomba de aceite succione el lubricante y lo reparta por todo el motor. Además de la propia función de lubricación, el aceite tiene propiedades limpiadoras para eliminar las partículas que pueden dañar las piezas internas y también se encarga de refrigerar el motor y repartir uniformemente la temperatura.

Arrancar Coche Frio 1

Y es que al exponerse a temperaturas muy bajas todos los líquidos se vuelven más densos, es decir, que los aceites utilizados ya sea para lubricar el motor o la transmisión o los líquidos hidráulicos de la dirección o los frenos difícilmente estarán a su temperatura de trabajo óptima. Por ejemplo, para el uso habitual de un vehículo en una zona de temperaturas muy bajas es aconsejable un aceite de motor multigrado que mantenga su fluidez en invierno.

Para saber si estamos ante el aceite correcto debemos saber leer el código que lo identifica. Así un aceite 10W-40 nos estará indicando: 10 como grado SAE de viscosidad mínimo acompañado por la W de 'winter', invierno, y el 40 es el grado SAE de viscosidad a temperatura de funcionamiento (en caliente). La clasificación por viscosidad SAE queda estructurada de la siguiente forma:

Clasificación aceites multigrado por viscosidad SAE

Grados SAE Temperatura mínima de uso (ºC) Viscosidad cinemática Viscosidad a 100ºC
0W -30 3,8
5W -25 3,8
10W -20 4,1
15W -15 5,6
20W -10 5,6
25W -5 9,3
20 5,6-9,3 Fluido
30 9,3-12,5 Semifluido
40 12,5-16,3 Semifluido
50 16,3-21,9 Espeso

Además hay que señalar que el frío no sólo afecta a la parte estrictamente mecánica del vehículo. La bajada de las temperaturas puede provocar que los motores arranquen peor por una causa directamente relacionada con la electricidad que éstos necesitan para iniciar su funcionamiento: la pérdida de potencia de las baterías que utilizamos para iniciar el arranque al verse afectadas por el frío.

En Motorpasión | De ser el padre del motor de combustión a sólo desarrollar coches eléctricos: el porqué del posible movimiento de Daimler | Todo lo que debes saber si en un futuro quieres ser mecánico de coches

Temas

Publicidad

Publicidad

Publicidad

Inicio

Explora en nuestros medios