Compartir
Publicidad
Publicidad

Renault Wind, presentación y prueba en Niza (parte 1)

Renault Wind, presentación y prueba en Niza (parte 1)
Guardar
36 Comentarios
Publicidad
Publicidad

Han pasado ya un par de décadas de un anuncio que para mí define perfectamente lo que es un cabrio. Golf Cabrio: el secador de pelo más caro del mundo, decían "aquellas páginas":http://www.clubvwgolf.com/foro/showpost.php?p=1858874&postcount=11.

Cuando nos subimos a un pequeño cabrio debemos dejar fuera de él algunos conceptos a los que estamos habituados, como utilidad o eficiencia. No es un medio de transporte, es, o pretende ser, un medio de vida.

Hace unos días asistimos a la presentación en Niza del Renault Wind, un pequeño cabrio biplaza basado en el Renault Twingo que la marca define como coupé-roadster, veremos por qué.

Los cabrios son para el verano

Renault Wind

No quiero empezar hablando de su tecnología, de su interior, del tamaño de su maletero o de sus motores. Me estaría equivocando, sean mejores o peores no son los aspectos en los que intenta destacar el Renault Wind.

Lo importante no son estos aspectos sino la experiencia de conducción, las sensaciones. Uno se imagina conduciendo por las carreteras de Cote d'Azur con sus Rayban Aviator, disfrutando de la juventud como si no hubiese un mañana, aprovechando las caricias del sol (que en Niza aprieta, y en ocasiones casi ahoga).

La banda sonora para la película es tu disco favorito y el sonido constante de los pájaros. Y por bajito que suenen ambos, en nuestra cabeza solapan por completo el ruido aerodinámico, incluso sin deflector.

Y la única preocupación es saber si nos pondremos la cara morena conduciendo o si deberíamos dejarnos el pelo más largo para dejar que el viento juegue con él.

Quizás os parezca una introducción excesivamente larga, pero no lo es. Dos tercios del precio del Renault Wind corresponden al coche, el otro tercio es precio del capricho que supone vivir una experiencia así.

Diseño exterior, el punto clave del Renault Wind

Renault Wind

En un coche de estas características, según Renault el factor que más valoran sus compradores es el diseño exterior. Y desde luego ha sido el punto que Renault ha trabajado más en este coche.

Tiene una línea de pequeño coupé bajo y compacto. Sus líneas son llamativas sin llegar a ser agresivas. Si lo vemos de frente el elemento que más destaca son sus grandes ópticas, con una parte coloreada en un azul vivo que le proporciona una mirada con bastante personalidad.

En la parte trasera los pilotos traseros tienen forma de boomerang, y la luz de freno se extiende por el alerón creando un conjunto visual bastante característico.

Detrás de los reposacabezas nos encontramos con dos gibas en la parte trasera que continúan su línea, al más puro estilo Bugatti Veyron (salvando las distancias).

Renault Wind

En su vista de perfil llaman la atención las bonitas llantas (al menos en las versiones que he probado), la pronunciada bajada de su capó y cómo no el parabrisas y el pilar A, inclinados y suficientemente bajos para transmitir esa sensación de roadster al menos en el aspecto exterior.

El Renault Wind mide 3,8 metros de largo, quedándose así entre un Renault Twingo (3,6 metros) y un Clio (4 metros).

¿Es el Renault Wind un Twingo cabrio? ¿Qué aporta frente a sus rivales?

De nuevo es necesario hacer un pequeño ejercicio de imaginación para ponernos en el punto de vista del comprador de este tipo de coches, si es que no entramos dentro del target.

Dos de sus rivales naturales pueden ser el "Fiat 500C":https://www.motorpasion.com/coches/cabrio/fiat-500c o el Mini Cabrio, modelos con poca diferenciación estética respecto a aquellos en los que están basados. Otros rivales, como el Pegueot 207 CC, están más diferenciados pero siguen siendo similares al original.

Incluso en el caso del Opel Tigra Twintop (que ya no se fabrica), el Wind podría aportar un interior diferenciado respecto al Clio. Es la misma estrategia que siguieron al convertir el Renault Mégane Sedán en el "Renault Fluence":https://www.motorpasion.com/renault/renault-fluence-presentacion-y-prueba-en-turquia-i. No se trata de tener una versión de un coche sino otro coche. Aunque en el fondo sea un Renault Twingo cabrio, su aspecto está diferenciado.

Renault Wind

Esto se nota en la primera hora de conducción, es un coche que atrae miradas. En parte porque es nuevo, pero a esto ya estoy acostumbrado en las presentaciones. El nivel de miradas era en este caso superior a lo habitual para un coche de estas características. Eso sí, no confundáis miradas al coche con miradas al conductor, que no es lo mismo.

La parte negativa de esta diferenciación es su precio, más elevado de lo que hubiese sido un Twingo Cabrio, y más elevado que un Peugeot 207 CC, de un tamaño superior y que cuenta con dos plazas traseras para niños.

Interior del Renault Wind

Renault Wind

El interior del Renault Wind es sencillo pero de diseño agradable. La calidad de los materiales es buena para ser un pequeño utilitario, aunque es uno de los hándicaps de compra: estamos pagando casi 20.000 euros por un interior como el del Twingo. Desde luego no se puede tener todo y a algo hay que renunciar.

Tiene algunos detalles específicos. Por ejemplo, la cubierta de las tres esferas del velocímetro e indicadores, que puede ser negra o roja. Me ha gustado especialmente el diseño de los relojes, que suele pecar de sencillo en este tipo de coches. Tres esferas con gráficas en rojo y amarillo (como Ferrari, de nuevo salvando las distancias) y blanco.

Renault Wind

También los tiradores de las puertas de tipo correa, que vienen junto a los asientos de cuero. Según sus diseñadores es un detalle que lo hace deportivo. Curiosamente fue lo que más me llamó la atención, para mal, la primera vez que vi el "Wind en Ginebra":https://www.motorpasion.com/renault/renault-wind-en-busca-del-cabrio-accesible. Cuestión de gustos.

Los asientos llevan los reposacabezas integrados. Son cómodos y estéticamente muy bonitos. Pueden ser mixtos tela/cuero o íntegramente en cuero, según la versión. El interior es de color "carbono oscuro" reforzado con varios detalles cromados.

Hay algunos detalles que son mejorables dentro de su interior. Por ejemplo el tacto de la palanca de cambios o de botones como los elevalunas y el botón para accionar la capota. Ambos están en la parte inferior de la consola central, no en las puertas. Hay un aireador central que parece un altavoz y no es regulable, tampoco se puede cerrar.

Renault Wind

En cuanto a huecos portaobjetos se queda algo pequeño. Dos de tamaño medio en las puertas, y uno bastante reducido delante de la palanca de cambio. Además, con que sólo pongamos el móvil ya perdemos el acceso a los botones de apertura y cierre de la puerta, así como el botón que activa o desactiva el limitador/regulador de velocidad. Incluso tropieza con los de ventanillas y techo. Hay otro detrás de los asientos, que comentaremos más adelante.

La sensación de estar sentado la dejamos para la parte de conducción, ya que en este caso es parte importante de la experiencia.

En Motorpasión | "Renault Wind, presentación y prueba en Niza, parte 2":https://www.motorpasion.com/renault/renault-wind-presentacion-y-prueba-en-niza-parte-2

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio
Inicio

Ver más artículos