Publicidad

Porsche Panamera S Hybrid, prueba (conducción y dinámica)

Porsche Panamera S Hybrid, prueba (conducción y dinámica)
24 comentarios

Publicidad

Publicidad

Estamos a los mandos de un Porsche con carrocería berlina, cuatro amplias plazas y lo que es más curioso si cabe, con un motor de gasolina y otro eléctrico. El Porsche Panamera S Hybrid puede ser sobre el papel el “antiPorsche” para los más puristas seguidores de la marca, pero a mi no me lo ha parecido para nada.

En los tiempos que corren, hay que saber renovarse, reinventarse de forma constante y en Porsche han sabido hacerlo. Si hace unos años la marca alemana estuvo a punto de quebrar, hoy es una de las marcas con mejores cifras de ventas a nivel mundial dentro de su segmento, y el año pasado creció un 21%.

La clave del éxito, ha estado sin duda alguna en la ampliación de gama. Boxster, Cayman, Cayenne y Panamera complementan ahora a la perfección al 911. Pero también se ha ampliado el target de posibles compradores con la introducción de motores diesel y versiones híbridas como ésta.

Porsche Panamera S Hybrid

Lo mejor de todo, es que en Porsche han sido capaces de mantener la esencia que marca en todos sus vehículos, incluso en un coche que pesa 2.055 kilos y mide casi 5 metros de largo. Si lo buscas, tiene un tacto deportivo que te hace disfrutar enormemente al volante. Pero con el Porsche Panamera S Hybrid, también he aprendido a disfrutar conduciendo de otra forma que contaré más adelante.

Eléctrico + gasolina = dos personalidades

Girando la llave situada en el lado izquierdo del volante como en todos los Porsche, pones en marcha el vehículo. En eso también mantiene su esencia. Pero esa deportividad brilla por su ausencia cuando afinas el oído.

El motor de gasolina, aunque esté en marcha apenas se hace notar tanto al tacto como al oído. Se trata de un motor V6 de 2.995 cm³ que desarrolla 333 caballos cuando ruedas entre las 5.500 y 6.500 revoluciones. El par motor por su parte es de 440 Nm, pero para entregarlo hay que estirar el motor hasta las 3.000 revoluciones, y se mantiene hasta las 5.250.

Porsche Panamera S Hybrid

Sobre el papel, los datos del motor de gasolina son bastante pobres para un coche que supera los 100.000 euros y del que se espera un comportamiento deportivo. Éste motor de forma independiente sin ir acompañado por el eléctrico, no lo monta ningún otro modelo de la gama Panamera.

El Panamera “a secas” lleva un V6 de 3.605 cm³ que desarrolla 299 caballos, mientras que el Panamera S lleva un V8 de 400 caballos. El motor de gasolina del Porsche Panamera S Hybrid sería por tanto un desconocido en la gama Porsche si no existiese el Cayenne S Hybrid que también lo combina con el eléctrico.

Como decía, éste motor a secas sería una auténtica máquina de aburrir para un coche como el Porsche Panamera, pero el motor eléctrico de 47 caballos le da la chispa, nunca mejor dicho, que le hace falta. Éste se encarga de entregar 300 Nm de par a menos de 1.250 revoluciones, y lo hace de forma instantánea en cuanto pisas el acelerador.

Porsche Panamera S Hybrid

Si las baterías están suficientemente cargadas, la mayoría de las veces que arranques desde parado lo harás en eléctrico. Y frente a lo que ocurre en otros híbridos, éste motor es capaz de hacer rodar sus más de dos toneladas de peso hasta una velocidad de 75 kilómetros por hora.

El acoplamiento del motor de gasolina al eléctrico, se hace de forma constante y absolutamente automática. Así cuando requerimos más potencia pisando el acelerador, el coche sabe si debe o no debe poner en marcha el V6.

Se nota cuando se pone en marcha perfectamente por dos motivos, por un lado porque el discreto sonido del motor rompe el silencio del eléctrico y por otro lado, porque la aguja de las revoluciones despierta como por arte de magia de su letargo.

Porsche Panamera S Hybrid

Cuando circulas únicamente con el motor de gasolina, el comportamiento de éste no es especialmente destacable. Es un motor un tanto perezoso en bajas revoluciones y hay que estirarlo demasiado para conseguir sacarle algo de carácter.

A pesar de ello el Porsche Panamera S Hybrid es capaz de acelerar de 0 a 100 km/h en 6 segundos y alcanzar una velocidad punta de 270 km/h. Ésta velocidad como es lógico se alcanza cuando el cambio automático secuencial de ocho velocidades está en sexta. Las otras dos son para reducir los consumos y mejorar el confort de marcha cuando rodamos en carretera.

El motor eléctrico se encarga de ayudar a que las cifras de aceleración de las que hablamos se consigan sin demasiado problema. Porsche denomina a esta ayuda eléctrica E-Boost y son estos detalles los que hacen de éste un híbrido diferente a lo que estamos acostumbrados.

Porsche Panamera S Hybrid

Otra forma de conducir un Porsche

He de admitir que soy un incondicional de Porsche. Sus coches me parecen, salvo excepciones como la generación 996 del 911, auténticas obras de arte. He podido conducir durante los últimos 12 años todos los modelos de su gama, tanto los Boxster, Cayman, Panamera, Cayenne y en breve también el nuevo 911.

Pero sin lugar a dudas el Porsche Panamera S Hybrid me ha mostrado una nueva faceta que desconocía en los coches de la marca de Stuttgart. Y es que con él he aprendido a conducir “a vela”. ¿A que me refiero? Pues os lo cuento, porque os aseguro que es algo que llega a enganchar.

En el lado izquierdo de la consola central hay un botón con la inscripción Sport Plus que activa el modo más deportivo, el que te esperas en un Porsche. Pero en el lado derecho hay otro botón con la inscripción E-Power, que premia la conducción eficiente y el funcionamiento del motor eléctrico.

Porsche Panamera S Hybrid

Con el modo E-Power seleccionado el motor de gasolina se activa en un umbral muy superior a cuando rodamos en modo normal, de forma que es más habitual rodar solo en eléctrico. Y os aseguro que el Panamera S Hybrid te incita a jugar constantemente con el acelerador buscando esa posición en la que el motor de gasolina se apaga.

Y es que frente a lo que ocurre en la mayoría de los híbridos, en éste rodar en modo eléctrico es divertido y te permite hacerlo con rapidez y agilidad. Para esos que penséis que me he vuelto loco y que me ha dado el síndrome híbrido como a mi compañero Javier Costas, basta con dar un dato: puedes rodar en eléctrico con una velocidad de hasta 165 km/h.

El modo de conducción “a vela” lo que hace es que cuando ruedas en carretera y no estás pidiendo demasiada potencia, apaga el motor de gasolina y únicamente mantiene el ritmo con la inercia y con la ayuda del motor eléctrico. Además, los paseos de domingo y muchos desplazamientos por ciudad los puedes hacer sin que el motor de gasolina se encienda.

Porsche Panamera S Hybrid

Durante la prueba tuve oportunidad de haber un viaje largo en carretera con él. Madrid – Vigo – Madrid a ritmo alto, con cuatro pasajeros y los 317 litros de capacidad del maletero llenitos de maletas. ¿Adivináis el consumo que hice? Poco más de 7 l/100 km, una cifra ridícula para un coche de 380 caballos y más de dos toneladas de peso.

Todo ello gracias a ese modo de funcionamiento “a vela” que tanto me ha gustado, y que estoy deseando volver a probar en otros Porsche. Y es que estoy seguro de que ésta será una de las principales características de los Porsche de aquí a los próximos años.

Agilidad y dinamismo, su seña de identidad

Os he hablado del funcionamiento de los motores eléctrico y de gasolina, pero apenas he dicho nada de la forma que tiene de rodar el Porsche Panamera S Hybrid. Por ello no quiero acabar esta parte de la prueba sin hablar de un coche que también sorporende por la agilidad y dinamismo que muestra al volante.

Porsche Panamera S Hybrid

Con casi cinco metros de largo y más de dos toneladas de peso, puedes pensar que el Panamera será un “barco” difícil de meter en las curvas, perezoso en los cambios de dirección y poco ágil. Pero para nada es así, me ha sorprendido el tacto que tiene que te permite disfrutar como si estuvieses al volante de un Cayman.

A ésto ayuda sin lugar a dudas las suspensiones neumáticas que forman parte del equipamiento de serie del Porsche Panamera S Hybrid, mientras que en otras versiones como la Diesel hay que pagar un sobreprecio por ellas.

También el paquete Sport Chrono Plus que le da carácter deportivo cuando activas el modo Sport Plus, pero de eso hablaremos en la siguiente parte de la prueba dónde analizaremos el nivel de equipamiento y seguridad.

En Motorpasión | Porsche Panamera S Hybrid, prueba (exterior e interior; conducción y dinámica; equipamiento y seguridad; vídeo, valoración y ficha técnica)

Temas

Publicidad

Comentarios cerrados

Publicidad

Publicidad

Inicio

Explora en nuestros medios