Compartir
Publicidad
Publicidad

Opel Astra 1.4 Turbo, prueba (exterior e interior)

Opel Astra 1.4 Turbo, prueba (exterior e interior)
Guardar
61 Comentarios
Publicidad
Publicidad

Tras haber probado las dos versiones del nuevo Opel Astra en presentaciones (Astra cinco puertas en Fráncfort y Astra ST familiar en Estambul) toca hacer una prueba completa del compacto alemán. La versión elegida es Sport con el motor 1.4 Turbo de 140 CV. No se distingue a primera vista por los extras que tiene esta unidad.

De la generación anterior probé el SW (familiar), el GTC (tres puertas) y el Twintop (descapotable), aunque no llegué a probar el cinco puertas. Salta a la vista que el nuevo modelo tiene un planteamiento diferente en esta generación, ahora quiere dar una imagen bastante más sólida.

Tiene los argumentos para ser un buen superventas, porque es un producto bastante equilibrado y muy competitivo para los tiempos que corren. Lleva un año a la venta, y está funcionando comercialmente muy bien, vamos a ver por qué.

Opel Astra

Exterior del Opel Astra

Ahora está más cerca del Opel Insignia, de la misma forma que el Astra anterior y el Vectra anterior tenían diversas similitudes. La nueva berlina trajo un nuevo enfoque que me gustó mucho, y con el Opel Astra pasa lo mismo. Tiene una imagen muy moderna y decidida, pero nos parece familiar.

Digo familiar y no igual, porque tiene su propia personalidad y no creo que trate de imitar a nadie. Esta carrocería me parece mucho más atractiva que la del modelo anterior, y parece un coche de un posicionamiento más alto. Las llantas que tiene son opcionales, de 18” y precio muy razonable: unos 350 euros.

Las luces de circulación diurna y la de los grupos ópticos traseros le proporcionan una firma visual que lo hace diferente, en la misma línea que marcas como Audi. En esta unidad no podremos apreciarlo, pero puede tener un sistema de transporte de bicicletas: Opel FlexFix, muy útil para los apasionados de este deporte.

Opel Astra

Creció notablemente en esta generación, 160 mm de largo, 71 mm de batalla, 56 mm de vía delantera y 70 mm de vía trasera. Este ensanche mejora sus características de habitabilidad, y diría que también el comportamiento, al tener una pisada más aplomada. No lo puedo jurar porque los otros Astra los cogí en 2005 y 2006, ha llovido mientras tanto.

Pese a ser una versión Sport, el colín de escape me parece muy discreto, y en vez de un difusor trasero tenemos una pieza de plástico negro. Habría quedado mejor en el mismo color que la carrocería. El alerón trasero también es discreto, lo tiene hasta el modelo más sencillo, aquí no cambia.

En el frontal, solo podemos distinguir una versión más equipada (Cosmo y Sport) de las sencillas por el fondo de los faros antiniebla. En la parte trasera, se delatan por los grupos ópticos, que van oscurecidos en los más caros. El Essentia al carecer de radio de serie, tampoco lleva la antena de techo.

Opel Astra

Interior del Opel Astra

Viendo el aspecto del nuevo Opel Astra, el anterior me parece mucho más simple, más triste, de menor calidad y menos práctico. Ahora tiene muy buena pinta, sobre todo para el que busque sofisticación, pero para quien busque sencillez, me temo que quedará abrumado por tanto botón, tanto relieve y tanta curva.

La impresión visual es de calidad y solidez, piezas bien ensambladas, materiales de buen aspecto, cromados y pasión por los detalles, casi colaría por Premium. Luego al tocar ciertos plásticos esta sensación desaparece parcialmente, pero no olvidemos el segmento y precio en el que está compitiendo.

Las versiones básicas quedan muy sosas en cuanto a colores, hay más negro que en un pozo de petróleo, es una característica muy alemana. En las versiones Sport y Cosmo esto es afortunadamente distinto. Concretamente el Sport tiene varias piezas brillantes que generan un contraste bonito.

Opel Astra

Un detalle que me ha gustado mucho es la iluminación ambiental en color rojo, queda mucho más sofisticada que un tuneo guarro con neones. En el caso del Cosmo se agradecen las piezas adicionales en cuero y cuero perforado, queda muy bien. Si hurgamos en detalles como el escudo del volante, se nota que se ha buscado afinar.

Hay diversos espacios portaobjetos donde vaciarnos los bolsillos, en ese aspecto el Astra anterior era deficiente. No tenía ni unos tristes posavasos. En este modelo podemos acomodar dos latas cómodamente en la parte delantera, y opcionalmente, dos en la parte trasera abatiendo la plaza central.

Al haber suprimido el freno de mano la ganancia de espacio útil es considerable, solo es un paso hacia atrás para hacer derrapes al estilo macarra. Ojo, que las versiones básicas tienen freno de mano convencional, pero siguen teniendo un par de posavasos. Varios huecos portaobjetos tienen tapa, un punto a su favor.

Opel Astra

En cuanto a asientos, como suele ser habitual en compactos, muy adecuado para cuatro adultos, aunque tengan una estatura en torno a 1,80 metros. Cinco ya irán un poco apretaditos. Si tenemos la plaza central desplegable, es considerablemente incómoda por la espalda, pero esto es así en los Premium también.

Por otra parte, los reposacabezas traseros no suben gran cosa en altura, especialmente el central, eso es un handicap para personas altas. Bajo los asientos delanteros los ocupantes laterales pueden colocar los pies, el que va en el centro lo tiene más complicado, a menos que hablemos de un niño.

Los huecos de las puertas son muy justitos, mucho diseño y altavoces se comen ese espacio, pero al menos está presente, hay varios compactos sin huecos en las puertas traseras. Me parecen cómodos, especialmente los delanteros. En la versión Sport tienen una sujección lateral mejorada, que se apreciará en tramos de curvas.

Opel Astra

El puesto de conducción está muy bien resuelto en términos de ergonomía, de hecho Opel se jacta de tener una certificación anatómica en Alemania. Creo que los mandos están bien colocados, y la posibilidad de gobernar diversas funciones con el volante, sin mover las manos, permiten concentrarse en conducir más aún.

Hay dos pantallas, una en el centro del tablero con información del ordenador de a bordo principalmente (no la tenía el modelo anterior), y otra central donde se presentan diversas informaciones. En los modelos básicos, es monocromática en rojo, en los más equipados, es una pantalla a todo color. La mejora de la pantalla del anterior Astra es evidente.

Hasta el volante es más sofisticado, antes me parecía demasiado simple. He hecho bastantes kilómetros con el coche y dentro de su segmento, es de los cómodos, además, eso se puede regular. En términos generales me parece que todo el coche ha ido a mejor, y ahora el precio está más justificado aún.

Opel Astra

La instalación de altavoces de marca Infiniti está muy bien hecha, no tiembla ni con un volumen elevado, se la recomiendo a los melómanos (en generalistas de serie no vamos a encontrar nada mejor). ¿Pegas? Quizás el reposapie izquierdo sea algo estrecho, y los tiradores de las puertas y la consola central pueden agobiar un pelín.

La toma USB, mechero 12 V y entrada auxiliar están en frente del cambio, no es el mejor sitio, dependiendo de la posición de la palanca de cambios. En las marchas pares queda un pelín atrasada, dependiendo de cómo llevemos regulado el asiento, podremos hacer tope con el codo.

En un coche bastante silencioso con la motorización probada de gasolina, no sé cómo va en diesel. De la climatización no me convence la concentración de botones que tenemos en la parte central, preferiría algo un poquito más simple, aunque esto es algo muy subjetivo. Para los techies no será un problema.

Opel Astra

Los 370 litros de capacidad del maletero son más que suficientes para un compacto. Tanto si tenemos el sistema FlexFix como si no, la capacidad es la misma. En esta unidad vemos que hay comunicación con el habitáculo mediante una trampilla, esto es opcional. De serie son asientos partidos asimétricos (60/40).

El suelo del maletero tiene nombre, FlexiFloor. Se puede colocar en tres alturas diferentes, dependiendo de nuestras necesidades. Por ejemplo, para cargar algo voluminoso se agradece que no haya desnivel entre la boca de carga y el piso. Esta pieza soporta hasta 100 kg de peso como por ejemplo un cadáver.

De serie tiene un kit de reparación de pinchazos, algunas versiones pueden tener una rueda de repuesto de tipo galleta. El FlexFix inhabilita la rueda de repuesto en cualquier caso. Abatiendo los asientos la capacidad de carga del Opel Astra asciende a 1.235 litros, el piso queda prácticamente plano colocando el FlexiFloor adecuadamente.

En Motorpasión | Opel Astra 1.4 Turbo, prueba (conducción y dinámica)

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio
Inicio

Ver más artículos