Publicidad

Seis razones por las que creo que Porsche es mejor que Corvette
Porsche

Seis razones por las que creo que Porsche es mejor que Corvette

Ayer publiqué un artículo en el que recogía las declaraciones de Joe Biden, vicepresidente de los Estados Unidos de América, en las que decía que "los Corvette son mejores que los Porsche" apuntaladas con "son más rápidos y en curvas son igual de buenos". Ante esas declaraciones, lógicas si las observamos desde el punto de vista puramente político, me atreví a afirmar que no tenía ni idea de coches.

Algunos captasteis el tono y la línea del artículo, que no pretendía ser más que una noticia con cierta chispa para encender el debate. Otros en cambio os lanzasteis contra mí preguntándome por qué era anti Corvette, criticándome porque no era objetivo y llegando a decirme que escribía sin conocimimiento de causa porque no había probado ningún Corvette. Pues bien, os voy a dar seis motivos por los que creo que Porsche es mejor que Corvette.

Antes de comenzar quiero recordar que esta es mi opinión personal, que se basa tanto en experiencias empíricas como en datos objetivos aportados por ambas marcas. Creo que la combinación de ambos aspectos me permite tener una opinión suficientemente fundada para afirmar que Porsche es mejor que Corvette, y por encima de todo está la libertad de expresión a la que tengo derecho y que nadie debe coartar.

1. Porsche como marca global vs Corvette como potencia global

P14 0345

Porsche es una marca global, con presencia en todos los mercados alrededor del mundo. A nivel mundial vendieron en 2014 189.849 coches, lo cual supuso un crecimiento del 17,1% respecto al 2013. El pasado año se vendieron en España 178 Porsche 911, más unidades que las de cualquier otro modelo de su competencia y a nivel mundial las cifras del 911 estuvieron a punto de alcanzar las 30.000 unidades.

Si nos vamos a las cifras de ventas del Corvette, impresionan. En 2014 se vendieron un total de 38.000 Corvette en todo el mundo y en sus 62 años de vida se han fabricado más de 1,6 millones de unidades. Pero ¿donde debo acudir si me quiero comprar un Corvette en España? No olvidemos que si en Europa queremos adquirir un Corvette, lo vamos a pasar mal. Chevrolet está abandonando Europa tal y como anunció en 2013 y por tanto, aunque las marcas Corvette y Camaro se siguen vendiendo teóricamente en Europa, lo cierto es que en España no parece una tarea sencilla.

2. Porsche no es solo 911: Boxster, Cayman, Panamera, Cayenne o Macan

P03 0622

Ayer alguno en los comentarios del artículo criticaba que Porsche no es solo 911, sino que el grueso de las ventas globales de la marca las acaparaban otros modelos como Cayenne o Panamera. Cierto, pero no creo que haya nada de malo en eso. Porsche nació como marca de coches deportivos y con el paso de los años ha abierto su gama de modelos para, primero salvarse de una posible bancarrota y segundo para aumentar volumen y beneficios.

La fórmula le ha funcionado y las ventas de los nuevos modelos le han salvado, pero no por ello han dejado de hacer modelos deportivos, sino todo lo contrario. Gracias a la existencia del Cayenne, del que dicen el beneficio medio por unidad es de 15.000 euros, la marca alemana ha tenido el músculo financiero necesario para poder desarrollar y mejorar su gama de deportivos actuales con maravillas como el 918 Spyder o modelos que han evolucionado en la línea correcta como los Boxster, Cayman o el icónico 911.

En cambio Corvette, es la marca de superdeportivos de Chevrolet, que ahora vive aislada bajo su propio paraguas tras pasar por idas y venidas en las que se le llamó Corvette a secas o Chevrolet Corvette dependiendo de por donde soplase el viento en Detroit. Así pues, Corvette también se beneficia del margen que obtiene General Motors con el resto de la gama Chevrolet. Misma receta del éxito pero con distintos nombes, ¿no creéis?

3. Porsche como referente tecnológico

Porsche Panamera S E-Hybrid

Porsche ha conseguido posicionarse como una de las marcas punteras a la hora de desarrollar e implementar nuevas tecnologías en sus vehículos. Me bastó visitar la exposición Top Secret! en el Museo Porsche, donde la marca sacó a la luz sus prototipos más destacados, para darme cuenta de que Porsche invierte en I+D no solo en los últimos tiempos, sino a lo largo de toda la historia.

Desde aquel prototipo 995 de 1978, que montaba dos motores, uno de ellos con desconexión selectiva de cilindros y caja de cambios de doble embrague, hasta los actuales modelos híbridos enchufables capaces de homologar consumos ridículos, Porsche ha estado a la vanguardia de la técnica a lo largo de toda la historia.

A pesar de que Corvette también es una marca puntera a la hora de aplicar diferentes soluciones tecnológicas a sus vehículos, como por ejemplo la cámara de vídeo subjetiva con datos telemétricos que ofrece el actual modelo, o la suspensión magnética que estrenó el C5, lo cierto es que como marca, Porsche está un paso por delante como demuestran las tecnologías híbridas que ya se ofrecen en tres de sus modelos.

4. Porsche 918 Spyder, más rápido que cualquier Corvette en el cuarto de milla

Porsche 918 Spyder

Si nos vamos a las cifras de prestaciones puras, que en muchas ocasiones es lo que suele primar en el país donde "el cuarto de milla es lo que manda", tampoco se puede decir que los Corvette sean más rapidos que los Porsche. El modelo más rápido en línea recta de Corvette es el Z06, una bestia de 650 caballos de potencia y 881 Nm que acelera de 0 a 100 km/h en 2,95 segundos con la caja de cambios automática de ocho velocidades.

El Porsche 918 Spyder, acelera de 0 a 100 km/h en 2,6 segundos, de 0 a 200 km/h en 7,3 segundos (7,2 segundos con el Weissach package), o de 0 a 300 km/h en 20.9 segundos (19,9 segundos con el Weissach package). Incluso en el cuarto de milla, donde el Corvette Z06 detiene el cronómetro en 10.95 segundos, el 918 Spyder en lo hace en 10 segundos (9,9 segundos con el Weissach package). En definitiva, el Porsche más rápido del mundo es más rápido que el Corvette más rápido de la historia.

5. No solo de prestaciones puras vive el coche, los consumos también cuentan

P14 0431

Hoy en día, por mucho que a algunos les cueste admitirlo, los consumos se han convertido en un elemento clave a la hora de decantarse por un coche u otro, aquí y en cualquier parte del planeta. A nadie, por mucho dinero que tenga, le gusta despilfarrarlo en gasolina, y a pesar de que la eficiencia no es uno de los elementos clave a la hora de comprar un superdeportivo, lo cierto es que cada vez los argumentos medioambientales tienen más peso.

Sorprende ver como Corvette hace gala de eficiencia a la hora de posicionar su Stringray, el cual incorpora inyección directa, desactivación selectiva de cilindros o válvulas de activación variable para mejorar la eficiencia. A pesar de ello, el consumo medio que homologa en Europa el Corvette con su motor V8 6.2 es de 12 l/100 km, lo cual le sitúa en la categoría de eficiencia energética M, una de las peores del mercado. Sin tener que irnos a los siempre polémicos consumos del 918 Spyder por su sistema híbrido enchufable, el consumo medio de un Porsche 911 Turbo es de 9,7 l/100 km. Ah, y tiene casi 100 caballos más que el Corvette Stingray.

6. C5 vs 996 Carrera 4S

1997 Chevrolet Corvette2

Para los que me criticabais abiertamente diciendo que nunca había conducido un Corvette, voy a remontarme unos cuantos años atrás cuando comenzaba en esto del periodismo de motor. Corría aproximadamente el año 2000 cuando tuve oportunidad de conducir un Corvette C5 y enfrentarlo precisamente al que hoy parece seguir siendo su rival más directo, el Porsche 911 de la generación 996 en su versión Carrera 4S.

Del primero guardo un recuerdo muy marcado, ya que me impresionó la tremenda fuerza con la que aceleraba y el espectacular sonido de su motor V8. También recuerdo que incorporaba una solución tecnológica que jamás había visto hasta entonces, el head up display que proyectaba información sobre el parabrisas delantero. Curiosamente todavía hoy Porsche sigue rechazando esta tecnología que no está ni ha estado disponible jamás en ningún modelo de la marca alemana.

El Corvette C5 con su motor 5.7 en configuración V8, aceleraba de 0 a 100 km/h en 4,7 segundos y a partir de ahí seguía acelerando con mucha contunencia. A nivel de sensaciones en línea recta, era sin duda más impresionante que el Porsche 911 (996) Carrera 4S, el cual tardaba 5,1 segundos en acelerar de 0 a 100 km/h gracias a los 320 caballos que desarrollaba el motor bóxer 3.6.

P02 0490

Pero igual que el Corvette C5 era un auténtico dragster capaz de arrugar el asfalto con solo pisar a fondo el acelerador y el 911 era algo más discreto en este sentido, las verdaderas diferencias entre ellos llegaban cuando había que trazar curvas. Ahí el Porsche 911 sacaba a relucir su mejor dinámica ayudada por el sistema de tracción a las cuatro ruedas, mientras el Corvette ponía los pelos de punta con unas reacciones demasiado radicales y difíciles de controlar, especialmente en condiciones de lluvia.

Mientras el Porsche 911 incorporaba de serie el control de estabilidad PSM, el Corvette todavía incorporaba un sistema de control de tracción que dejaba casi todo en manos del conductor, que debía hilar fino para no cometer ningún error y acabar fuera de la carretera. Recuerdo que aquella comparativa tuvo lugar en Galicia durante unas lluviosas navidades, y jamás olvidaré la sensación fría e incómoda de que todo un Corvette C5 se te ponga de costado en pleno apoyo en una curva sin que tu hayas cometido ningún error de conducción.

Evidentemente en los últimos 15 años el comportamiento dinámico del Corvette ha evolucionado mucho, tal y como demuestran los tiempazos que han conseguido marcar en Nürburgring Nordschleife o las alabanzas que ha recibido de los colegas que lo han probado.

2014 Chevrolet Corvette Stingray

No dudo que un Corvette Stingray moderno no tendrá nada que ver con aquel delicado C5, y admito que estoy deseando viajar a Estados Unidos para alquilar un Corvette y ponerlo a prueba. Porque como ya he dicho muchas veces, por mucho que yo sea fan declarado del Porsche 911, el cual considero el mejor coche deportivo de la historia, no hay que menospreciar la capacidad de un gigante como General Motors a la hora de desarrollar un coche superdeportivo como el Corvette.

Temas

Publicidad

Comentarios cerrados

Publicidad

Publicidad

Inicio

Explora en nuestros medios