Tremendo récord: un Tesla Model S Plaid de producción firma el cuarto de milla casi tan rápido como un Rimac Nevera

Tremendo récord: un Tesla Model S Plaid de producción firma el cuarto de milla casi tan rápido como un Rimac Nevera
47 comentarios

La piloto estadounidense Christine Dodworth acaba de pulverizar el récord vigente de aceleración logrado por un coche eléctrico de producción en la conocida prueba del cuarto de milla a bordo de un Tesla Model S Plaid: ha parado el crono… ¡por debajo de los 9 segundos! Y es la primera mujer en lograrlo.

Hasta ahora el tiempo más rápido registrado en la misma prueba era el de Nichole Elff, que con el mismo coche logró hacer un tiempo de 9,081 segundos a más de 249 km/h. Lejos queda ya la gesta de Jay Leno, que también con el Model S Plaid logró en su momento un tiempo de 9,247 segundos en este sprint.

Casi tan rápido como un Rimac Nevera

 

Las carreras de aceleración (o “drag races”) son casi tan antiguas como los propios coches, pero al otro lado del charco cobran una relevancia particular y hoy en día aún generan mucha expectación. La denominación histórica de la prueba más conocida de aceleración es “cuarto de milla”, una distancia que equivale aproximadamente a 402 metros.

A lo largo de la historia han nacido verdaderos misiles sobre ruedas (mención aparte merecen por ejemplo los “belly tanks”) solo para este tipo de pruebas, que vivieron su gran boom particular durante las décadas de 1940 y 1950.

Las carreras de aceleración tradicionalmente estaban definidas por aspectos relacionados con la experiencia sensorial que brindan, como el sonido de los motores rugiendo al límite o el olor a goma quemada de los neumáticos, pero en este tipo de pruebas con los coches eléctricos se han de buscar emociones diferentes.

Capturarecord
El tiempo récord firmado por Christine Dodworth

El silencio de un vehículo eléctrico en la pista es difícil de superar, pero el Model S Plaid lo suple con su rendimiento. Este coche declara 1.020 CV, una velocidad máxima limitada a 250 km/h, un 0-100 km/h en 2,1 segundos (menos de 2" en el 0-60 mph) y 628 km de autonomía.

Hemos de señalar que el tiempo logrado por Dodworth a los manos de este coche es una hazaña considerable, pues aunque el Model S Plaid fue destronado técnicamente a la llegada del todopoderoso Rimac Nevera de 1.914 CV como “coche eléctrico de producción más rápido”, pertenecen a mundos completamente diferentes.

El superdeportivo Rimac Nevera logra un espectacular tiempo de 8,6 segundos en el cuarto de milla según su fabricante, aunque cuesta más de 2 millones de euros frente a los 120.000 que cuesta un Plaid S.

La unidad llevada a batir el récord por Christine Dodworth durante la Hot Rod Magazine Dragweek en las pistas del circuito “Maryland International Raceway” en EEUU no tenía modificaciones en el tren motriz ni en la carrocería, pero había sido dotada de neumáticos de competición y se vio despojada del asiento del copiloto para aligerar peso. Estas modificaciones se consideran legales para su categoría de "automóvil de producción".

En Motorpasión | Audi RS e-tron GT, Porsche Taycan y Tesla Model S: una espectacular carrera de aceleración con 2.115 CV desatados en este vídeo

Temas
Inicio