Publicidad

Nadie se atreve a poner precio a este Nissan 300ZX Turbo IMSA GTO que sale a subasta, uno de los siete fabricados

Nadie se atreve a poner precio a este Nissan 300ZX Turbo IMSA GTO que sale a subasta, uno de los siete fabricados
7 comentarios

En el mundo de los coches a subasta encontramos de todo, desde joyas clásicas, pasando por raras avis hasta automóviles de carreras como el que hoy nos ocupa. Se trata de uno de los siete Nissan 300ZX Turbo IMSA GTO concebidos para competir en el mítico campeonato de resistencia norteamericano IMSA GT.

Lo pondrá a disposición del mejor postor Stratas Auctions, aunque aún no tiene fecha, como tampoco ha sido publicado su precio de partida, pero seguramente no será barato. No en vano, otros caballos de carreras han alcanzado cifras astronómicas, como este BMW M1 Procar subastado este mes de agosto, cuya puja ganadora se ha fijado en 913.000 dólares.

Este Nissan 300ZX Turbo IMSA GTO tiene la particularidad de que no se trata de una unidad que ha estado cogiendo polvo tras sus años de gloria, sino que ha seguido compitiendo desde que fuera desarrollado por Clayton Cunningham Racing allá por 1989, aunque en las últimas dos décadas esencialmente en carreras de exhibición.

Nissan 300ZX Turbo IMSA GTO (1989), a subasta

Así, y aunque ha ido sufriendo diferentes modificaciones a lo largo de su vida, incluyendo sus primeros años cuando estuvo en activo en IMSA GT, nunca se ha restaurado por completo a nivel de carrocería, manteniendo leves 'heridas de guerra', pues jamás ha tenido que lamentar males mayores.

Curiosamente, no es el primer Nissan concebido para el IMSA GT a subasta con el que nos topamos este 2020, este Nissan NPT-90 IMSA GTP también ha hecho lo propio y, como nuestro protagonista de hoy, sin precio anunciado.

Una máquina del tiempo de carreras, con motor de repuesto

Nissan 300ZX Turbo IMSA GTO (1989), a subasta

La plataforma Nissan 300ZX nacida bajo la batuta de Clayton Cunningham Racing fue cuanto menos exitosa, llevándose por ejemplo la corona en las 24 Horas de Daytona de 1994 así como en su categoría en las 24 Horas de Le Mans aquel mismo año.

La unidad 002 del 300ZX Turbo IMSA GTO, que es nuestro protagonista, se topó con problemas de desarrollo cuando se echó a los circuitos en 1989, por lo que aquel año su mejor resultado fue un tercer puesto. Así, para la siguiente temporada, incorporó varias actualizaciones, destacando una batalla más larga, que fue acompañada de un sistema de frenos refrigerado por agua y concebido a medida.

Estos ajustes le permitieron alzarse con la victoria en 1990, con Steve Millen a sus mandos, en el trazado canadiense de Mosport Park. En los siguientes dos años siguió cosechando éxitos, registrando un total de cuatro triunfos en citas como la de Mid-Ohio, la de Road America, además de repetir en dos ocasiones en la de Mosport. A ello se sumaron un total de 16 podios.

Nissan 300ZX Turbo IMSA GTO (1989), a subasta

Tras su época de gloria en los 90, pasó de manos de Clayton Cunningham Racing a las de Toby Bean, sin sufrir más modificaciones que las aplicadas en 1990. El mismo lo mantuvo en forma, participando con él en carreras clásicas y exhibiciones. Tras fallecer éste, fue RM Motorsports quien se hizo con sus servicios en 2017, que es quien ahora lo pone a disposición de la puja más alta.

Más allá de que este Nissan 300ZX 002 se distingue del resto de sus hermanos porque fue el único modificado para alojar el asiento del copiloto, que aunque ya no está, sí lo estuvo cuando compitió bajo el paraguas de Clayton Cunningham. Entre sus ingredientes encontramos un bloque V6 DOCH biturbo de 3.0 litros y más de 700 CV, íntegramente de aluminio, que va gestionado por un cambio Cunningham Racing de cinco relaciones.

Nissan 300ZX Turbo IMSA GTO (1989), a subasta
Nissan 300ZX Turbo IMSA GTO (1989), a subasta

Este corazón se ha ido ajustando a lo largo de su vida, contando con una completa restauración a cargo de Roush Performance a petición de su actual propietario. Además también se han añadido turbos más modernos, sustituyendo a los Garrett originales. Éstos, eso sí, se incluyen como repuesto con este ejemplar.

Asimismo, en lo que toca a las modificaciones aportadas recientemente, se encuentra una barra de refuerzo en los pilares anteriores para proteger mejor a los ocupantes, unas llantas de 18 pulgadas que sustituyen a las BBS originales (que asimismo se ofrecen como recambio).

Y aunque se ha vuelto a pintar, se han mantenido los mismos colores de guerra que le han acompañado en sus más de 30 años de vida. Los paneles de su carrocería nunca se han sustituido, como tampoco ha cambiado el habitáculo, donde encontramos un baquet de competición equipado con un arnés Sabelt de cinco puntos, un tablero de competición o jaula antivuelco.

Veremos por qué astronómica cifra se subasta este Nissan 300ZX Turbo IMSA GTO, al que novios seguramente no le van a faltar: un último apunte, viene acompañado de un propulsor de repuesto idéntico al que lleva e igualmente firmado por Roush Performance.

Fotos: Stratas Auctions.

En Motorpasión | Supercar Owners Circle, visto desde dentro: espectaculares carreras de aceleración con los coches más absurdamente caros

Temas

Publicidad

Publicidad

Publicidad

Inicio

Explora en nuestros medios