Compartir
Publicidad
Publicidad

Mercedes-Benz S 63 AMG y S 65 AMG

Mercedes-Benz S 63 AMG y S 65 AMG
Guardar
23 Comentarios
Publicidad
Publicidad

Los Mercedes-Benz S 63 AMG y Mercedes-Benz S 65 AMG también se han visto modificados con el reciente restyle de la Clase S y aunque ambas motorizaciones no han sufrido apenas cambios, sí se nota la mejora.

El motor V8 6.3 del S 63 AMG sigue entregando 525 CV de potencia y dispone de un par máximo de 630 Nm. Lo mismo sucede con el brutal V12 6.0 Biturbo, conserva los mismos datos de potencia y par, 612 CV y 1.000 Nm (limitados electrónicamente).

La novedad en ambas mecánicas es que gracias a ligeros cambios que no afectan a su rendimiento, en ambos casos se ha conseguido reducir los consumos y las emisiones de CO₂ en un tres por ciento respecto al anterior modelo.

Exterior

Mercedes-Benz S 63 AMG 2010

Al igual que en el modelo normal, los cambios estéticos afilan la parrilla y añaden al paragolpes delanteros las luces diurnas tipo LED en las entradas de aire de los laterales. También se incluyen unas branquias en los extremos del paragolpes delantero.En el caso del Mercedes-Benz S 65 AMG, las varillas de la parrilla central son dobles.

En los laterales vemos unos retrovisores exteriores rediseñados y unas taloneras más pronunciadas. Otra novedad son las llantas, de 19 pulgadas para el S 63 AMG y de 20 pulgadas para el S 65 AMG, con dos acabados distintos: Titanium Grey en acabado satinado y Titanium Grey en acabado espejo respectivamente. Para una mejor identificación, en ambos modelos se incluye la insignia identificativa en las aletas delanteras, 6.3 AMG y V12 Biturbo respectivamente.

La trasera recibe como novedad un acabado diferente para el difusor, que ahora presenta una parte central pintada en el mismo color de la carrocería. Los grupos ópticos, de 52 LED’s cada uno, presentan un nuevo diseño en el que los diodos LED simulan la forma de una doble C. En los escapes también vemos diferencias, siendo en el S 63 AMG de dos salidas dobles independientes y en el S 65 AMG dos salidas dobles unidas (comparando imágenes se me entenderá).

Equipamiento

Mercedes-Benz S 63 AMG 2010

Para el Mercedes-Benz S 63 AMG el interior se ha tapizado en cuero con el acabado Passion, compartido con su hermano mayor, el Mercedes-Benz S 65 AMG. Eso sí, ambos acabados se diferencian por el tipo de costuras que presentan, que en el caso del más potente forman diamantes para darle un toque distintivo.

El salpicadero, en ambos modelos, contiene inserciones en madera de nogal y tiene como elemento distintivo el reloj analógico de IWC, con un diseño exclusivo para los Clase S preparados por AMG. Los asientos son de corte deportivo y cuentan con función de masaje, climatizador y funciones dinámicas para la conducción.

En el centro del cuadro de mandos, una pantalla central informa al conductor/piloto de la temperatura del aceite, la carga de la batería, la marcha engranada e integra la función RaceTimer, que muestra los tiempos por vuelta en caso de estar rodando en circuito. En el caso del Mercedes-Benz S 65 AMG, cuando se abre la puerta, se muestra una animación de bienvenida con el logotipo AMG V12 Biturbo.

Las cajas de cambios son las mismas que en el modelo actual, la Speedshift 7G-Tronic para el S 63 AMG y la transmisión automática Speedshift para el S 65 AMG, ambas con el Direct Select. Para los cambios de marcha, hay que recurrir a las manetas de aluminio situadas tras el volante.

Nuevas tecnologías

Los Mercedes-Benz S 63 AMG y Mercedes-Benz S 65 AMG cuentan por primera vez con un estabilizador que mitiga el efecto del viento cruzado. El sistema se ubica en la suspensión y se complementa con el Active Body Control (ABC). En milisegundos, los sensores de desplazamiento lateral del ESP informan del viento lateral y la suspensión modifica la carga en cada rueda reduciendo su efecto a niveles mínimos.

El ESP también estrena una nueva función, el Torque Vectoring Brake. Lo que hace es aplicar un extra de par al freno de la rueda interior del eje trasero durante las curvas a alta velocidad, garantizando así una mejor maniobrabilidad y un control más preciso.

El sistema de frenos está adaptado del sistema Adaptative Brake (luces de freno adaptativas) y como principal característica podemos decir que montan unas pinzas flotantes sobre los discos de freno del eje delantero. Esta característica reduce el calentamiento del líquido de frenos y aumenta la eficacia de los mismos.

Como elementos opcionales del AMG Performance Studio encontraremos unas llantas de 20 pulgadas de doble radio, inserciones en carbono para el habitáculo y alfombrillas con el logo AMG bordado.

Ambos modelos estarán disponibles a partir junio de 2009 y sólo el Mercedes-Benz S 63 AMG estará disponible con la carrocería de batalla corta, siendo la batalla larga común a ambos modelos.

En MotorPasion | Mercedes-Benz Clase S 2010

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio
Inicio

Ver más artículos