Publicidad

Mercedes-Benz E 63 AMG Estate

Mercedes-Benz E 63 AMG Estate
39 comentarios

Un deportivo ideal para pasar el fin de semana en familia o una familiar con espíritu deportivo con el que desfogarte en algún circuito. Así más o menos se podría definir a grosso modo al Mercedes-Benz E 63 AMG Estate, uno de los principales rivales de berlinas como el Audi RS6 Avant (aunque me temo que el de Munich tendrá que sudar lo suyo).

Esto último lo digo porque a diferencia del monstruoso V10 5.0, el de AMG viene montado con un motor conocido en la casa, el V8 6.2 de 525 CV y 630 Nm. Aquí no hay cambios respecto al Mercedes-Benz E 63 AMG en carrocería berlina. Como tampoco los hay es en la caja de cambios a la que se asocia, la AMG SpeedShift MCT de siete relaciones.

Donde si hay cambios, obviamente, es en los consumos (algo despreciable para el cliente tipo de este coche). El aumento de peso en la carrocería eleva sus consumos un par de décimas, dejando el registro homologado en 12,8 L/km. Aguantando el pie, si puedes claro, no son muy malas cifras.

Mercedes-Benz E 63 AMG Estate

Del mismo modo que los consumen se resienten ligeramente por el peso añadido de este tipo de carrocerías, la aceleración también aumenta ligeramente. Nada escándaloso, como era de esperar, puesto que ahora hace el 0 a 100 km/h en 4,6 segundos, una décima por encima de la berlina.

No sucede esto con la velocidad máxima, que sigue estando electrónicamente limitada a el standard alemán, 250 km/h, más que suficiente para cualquier Autobahn alemana y demasiado para cualquier carretera española (por las multas, digo...).

Por lo demás, obtenemos los mismos del motor V8 6.2 en cuanto a cifras de potencia y par, como decía más arriba. Los 525 CV los entrega cuando la aguja del tacómetro marca las 6.800 rpm, mientras que los 630 Nm de par máximo están disponibles a 5.200 rpm, aunque tenemos un par de 600 Nm disponibles entre las 3.500 y las 5.600 rpm, aproximadamente. De sobra en la mayoría de los casos.

Exterior del Mercedes-Benz E 63 AMG Estate

Mercedes-Benz E 63 AMG Estate

Como es de esperar, los cambios exteriores apenas se diferencian en una carrocería y en la otra, siempre y cuando tengamos presente que estamos comparando un Estate con una berlina, claro está. El frontal es exactamente igual en ambos casos, ya que aquí no hay cambio ninguno.

En la parte frontal de laterla, sobre la aleta delantera veremos, como siempre, el emblema que define el modelo, el conocido 6.3 AMG. El diseño de las llantas también es compartido, con la típica estrella de cinco puntas y radios dobles en un tamaño de 18 pulgadas (19 y 20 pulgadas opcionales) que dejan al descubierto unos enormes discos de 402 mm de diámetro delante y 360 mm en el eje trasero.

Si nos vamos a su trasera, el paragolpes guarda las mismas formas que en la berlina, salvo que adaptado a esta carrocería familiar. Sigue conservando ese difusor trasero en negro que alberga los cuatro tubos de escape de corte rectángular y ahí también vemos los grupos ópticos con diseño diferente, mucho más grandes.

Mercedes-Benz E 63 AMG Estate

En el interior del Mercedes-Benz E 63 AMG Estate tampoco hay cambios, salvo en la parte trasera. Lo que nos encontraremos al abrir la puerta serán unos asientos con un claro carácter deportivo y un interior elegante y sobrio a la vez. No parece que estemos al volante de un coche de 525 CV a no ser que miremos el velocímetro con 320 km/h de máxima y el emblema 6.3 AMG engarzado en el tacómetro.

Los detalles en fibra de carbono están por todo el salpicadero, consola central y guarnecidos de las puertas, sin apenas contraste con el acabado oscuro del todo el interior, pero en claro contraste con los detalles en aluminio anodizado de todas y cada una de las partes móviles.

Eso sí, si nos vamos a la parte trasera del Mercedes-Benz E 63 AMG Estate si que encontraremos diferencias. Pocos coches de esta potencia disponen de una capacidad de carga que va desde los 695 litros hasta los 1.950 litros con los asientos traseros abatidos. Este espacio se ha conseguido aumentando la batalla en 20 mm con respecto a la berlina.

Su precio de salida al mercado (en Alemania) está fijado en 108.409 euros, con los impuestos incluidos y saldrá a la venta el próximo mes de febrero de 2010.

En MotorPasion | Nuevo Mercedes Clase E Estate, Mercedes-Benz E 63 AMG

Temas

Publicidad

Comentarios cerrados

Publicidad

Publicidad

Inicio