Compartir
Publicidad

Mercedes-AMG GT R F1 Safety Car 2018, aka el coche de seguridad más potente de la historia

Mercedes-AMG GT R F1 Safety Car 2018, aka el coche de seguridad más potente de la historia
13 Comentarios
Publicidad
Publicidad

Como viene ocurriendo desde 1996, el Safety Car para la temporada 2018 de Fórmula 1 será un Mercedes-AMG y con, la llegada del más potente de la familia AMG GT, al coche de seguridad del Gran Circo ya le tocaba renovarse. Efectivamente, el Mercedes-AMG GT R será el nuevo pace car de la categoría reina del motor, postulándose como el Safety Car más bruto hasta la fecha.

El más salvaje de la prolífica familia GT de Mercedes-AMG será el nuevo Safety Car de la Fórmula 1, haciendo su debut en la primera cita de la temporada en el GP de Australia, que se celebra del 23 al 25 de marzo con el habitual trazado de Melbourne como escenario.

El Mercedes-AMG GT R vestirá los colores de coche de seguridad, sustituyendo al Mercedes-AMG GT S que lleva haciendo las veces de Safety Car en la categoría reina del motor desde 2015. La lógica dictaba que, con la llegada de una variante aún más extrema, el actual pace car de la Fórmula 1 'made in' la marca de Affalterbach pasara a mejor vida.

Un Safety Car desarrollado en Nürburgring

Mercedes AMG GT R Safety Car Fórmula 1 2018

Aunque no necesita presentación, el Mercedes-AMG GT R esconde bajo el capó un poderoso V8 biturno de 4.0 litros, con 585 CV y un par máximo de 700 Nm partiendo de entre las 1.900 y las 5.500 rpm. Tampoco está de más recordar sus prestaciones: tarda sólo 3,6 segundos en acelerar desde parado hasta los 100 km/h y su velocidad máxima se cifra en 318 km/h.

Como bien nos recuerda Mercedes-AMG, el GT R hereda mucha tecnología derivada del modelo de competición AMG GT3, más que ningún otro miembro de la familia AMG GT. Es por ello que gran parte de su desarrollo se realizó en un escenario tan propicio como el Nordschleife de Nürburgring.

Elementos como una sofisticada aerodinámica activa o la suspensión ajustable con regulación electrónica adicional están en el menú en el AMG GT R. Ello sumado a esos 585 CV que se transmiten por entero al eje trasero, permitirán al nuevo Safety Car de la F1 solventar aún con más brío esos momentos en el que los monoplazas tengan que ir en fila hasta que se relance la carrera.

Un puente de luces en fibra de carbono y sometido al túnel de viento

Mercedes AMG GT R Safety Car Fórmula 1 2018

Obviamente, el Mercedes-AMG GT R ha sido sometido a una serie de modificaciones para convertirse en el nuevo coche de seguridad para la Fórmula 1. Más allá de las pinturas de guerra, con el habitual vinilado en la carrocería donde se puede leer F1 y FIA, encontramos ciertas novedades.

En primer lugar, el puente de luces del techo ha sido concebido en fibra de carbono y sometido a varias pruebas en el túnel de viento, para ofrecer la menor resistencia posible a la par de derivar el flujo aerodinámico optimizado hacia el alerón trasero del modelo de la estrella.

Asimismo, este Mercedes-AMG GT R Safety Car equipa el Paquete AMG Track, que incluye jaula antivuelco de seguridad y un sistema de frenos cerámicos de alto rendimiento.

Así trabaja el Mercedes-AMG GT R Safety Car

Mercedes AMG GT R Safety Car Fórmula 1 2018

En el habitáculo encontramos los elementos habituales necesarios en un coche de seguridad, empezando por dos iPads que controlan y monitorizan a los monoplazas en carrera. Mientras que uno de ellos, el de la izquierda, muestra la señal internacional de televisión, el de la derecha reproduce una represntación animada de la posición de cada bólido así como una infografía de sus tiempos por vuelta en tiempo real.

Todos estos datos se vuelcan en sendas pantallas gracias a la tecnología InCar Hotspot con conexión inalámbrica WLAN. Esto permitirá al copiloto oficial del Safety Car, Richard Darker, estar al tanto de todo lo que ocurre, manteniéndose además conectado con el control de carrera mediante la radio también equipada en el Mercedes-AMG GT R.

Por su parte, Bernd Mayländer se centrará en la conducción, ajustando la velocidad a las necesidades de los F1, evitando que sobrecalienten los motores y se enfríen los frenos cuando el coche de seguridad esté en pista precediendo "la procesión". Nos queda muy poco para ver a este nuevo pace car en acción, aunque evidentemente la emoción la pondrán los monoplazas en la pista según se apaguen los semáforos este domingo

.

Temas
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Inicio