Compartir
Publicidad

¡Vuelve el Fun to drive! El acuerdo entre Mazda y Toyota mira a la fabricación conjunta de eléctricos divertidos

¡Vuelve el Fun to drive! El acuerdo entre Mazda y Toyota mira a la fabricación conjunta de eléctricos divertidos
Guardar
14 Comentarios
Publicidad
Publicidad

Mazda y Toyota suscribieron un acuerdo en 2015, con la idea de generar un nuevo catálogo de modelos que fueran "más atractivos". De hecho, hace meses que Akio Toyoda prometió dejar de hacer coches "aburridos" —entiéndase: meramente racionales—, donde Toyota lleva años ganándose la vida.

Ya viraron con el Toyota C-HR, y ahora, con Mazda, esa promesa está más cerca que nunca de convetirse en realidad. ¿Quién, mejor que los de Hiroshima, para dar una inyección de diversión a los coches? ¿Y quién, mejor que los de Aichi, para dar un chispazo al producto resultante? Hoy ese acuerdo se ha materializado, por fin, en algo concreto, y ese algo tiene buena pinta.

Mazda Cx 5

Toyota y Mazda han firmado una alianza de capital, por valor de 1.600 millones de dólares (1.450 millones de euros) que tiene por objeto desarrollar de forma conjunta tecnologías para coches eléctricos, coches conectados y todo tipo de sistemas de seguridad.

'Fun to drive' es un eslogan de Toyota que, gracias a la alianza con Mazda, está más cerca de volver a ser una realidad.

El acuerdo incluye, además, la instalación de una nueva factoría en Estados Unidos, que supondrá la creación de 4.000 puestos de trabajo, y que sacará adelante una producción de 300.000 unidades anuales de ambas marcas, para abastecer al mercado norteamericano.

Este acuerdo no supone la fusión de Toyota con Mazda. Cada fabricante mantiene su identidad, y de hecho entra parcialmente en casa del otro: por una parte Toyota adquiere el 5,05 % de Mazda, mientras que Mazda se hace con el 0,25 % de Toyota.

¿Qué podemos esperar de Toyota y Mazda? Obviamente Toyota puede aportar toda su experiencia en baterías y gestión de la energía eléctrica, que es enorme gracias al extraordinario bagaje acumulado en dos décadas de hibridación. Por su parte, Mazda diseña coches creados a la medida del ser humano, y sin perder de vista la diversión como condición irrenunciable.

Si sumamos lo uno y lo otro, el resultado puede ser espectacular.

Objetivo: desbancar a Nissan-Renault

Carlos Ghosn Nissan Leaf

Ambas firmas tienen por delante un futuro volcado en los coches eléctricos. En la agenda de Toyota está marcado el año 2020 como punto de partida, mientras que Mazda se adelantará un año, y arrancará en 2019. Es lógico que así sea, dada la diferencia de estrategias de ambos fabricantes: Mazda se ha ceñido al rightsizing para explotar al máximo las tecnologías de combustión, mientras que Toyota puede seguir avanzando camino con sus híbridos, antes de la eclosión eléctrica.

Con esta alianza en firme, Toyota y Mazda pueden plantearse hacer frente a la alianza Nissan-Renault en el terreno de los eléctricos, que desde el año pasado controla también a Mitsubishi, siendo un grupo industrial tan grande como la misma Toyota, sumada a Volkswagen y General Motors.

De hecho, durante el primer semestre de 2017, la alianza franco-japonesa adelantó a Toyota y Volkswagen en el podio de vehículos vendidos, con 5,27 millones de unidades en todo el mundo. Ahora, Toyota y Mazda miran hacia el horizonte... y de esas miradas saltan chispas.

Temas
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Inicio
Inicio

Ver más artículos