Skoda aparca los híbridos enchufables para centrarse en coches eléctricos

Skoda aparca los híbridos enchufables para centrarse en coches eléctricos
9 comentarios

El CEO de Skoda, Thomas Schäfer, ha revelado los planes de su compañía a corto y medio plazo: centrarse en el desarrollo de coches eléctricos puros dejando a un lado los híbridos enchufables.

A pesar de la crisis mundial de conductores, la marca augura un gran futuro al Enyaq iV, el primer eléctrico puro de la marca concebido en la plataforma MEB, arquitectura que comparte con su primo hermano Volkswagen ID.4.

Un futuro eléctrico anticipado por el éxito del Enyaq iV

Skoda

En una entrevista reciente sobre los avances de la compañía en movilidad eléctrica, Thomas Schäfer, habló sobre el futuro de los coches eléctricos de su compañía y de la estrategia que pretende llevar a cabo en un contexto difícil por la crisis mundial de semiconductores que atraviesa en la actualidad el sector.

En septiembre de 2019 Skoda dio el pistoletazo de salida a la producción de coches electrificados enchufables de la familia iV, que en la en la actualidad cuenta con un eléctrico puro y dos híbridos enchufables. Apenas dos años después, la unidad número 100.000 salió de la línea de montaje hace poco más de un mes.

Schäfer ha admitido que Skoda está enfrentándose a una “dura realidad” este año, y admite que la marca probablemente fabricará alrededor de 100.000 coches menos de los que tenía previstos debido a la escasez de microchips. Pero su objetivo de cara a final de año es que la marca al menos, llegue al millón de unidades vendidas (cifras similares a las del año pasado). En este sentido, tiene sus esperanzas puestas en el Enyaq iV.

El CEO ha declarado que en la actualidad Skoda está destinando la mayor parte de sus recursos a priorizar la producción de su SUV eléctrico, pues el vehículo concentra más de 70.000 pedidos. De hecho, Schäfer ha admitido que estas cifras “han superado con creces las expectativas de la marca” que a partir de ahora se centrará en un futuro totalmente eléctrico, en lugar de introducir versiones PHEV a las gamas de otros de sus modelos.

“Por supuesto, los híbridos enchufables son importante para las flotas y por eso los estamos comercializando en la gama del Octavia y el Superb, pero otros vehículos no seguirán su ejemplo”, ha declarado Schäfer. “No tiene sentido para nosotros: nuestro futuro es el coche eléctrico puro”.

Para 2030, el fabricante checo pretende contar con tres nuevos eléctricos en su gama, pues quiere convertirse en una de las cinco marcas de automóviles más vendidas del Viejo Continente, y quiere conseguirlo combinando modelos asequibles con una sólida familia de electrificados.

Así, Schäfer ha adelantado que tienen planes para un Enyaq coupé en 2022 (si la cadena de suministro se lo permite) y un pequeño coche eléctrico para 2025, con un precio de entre 20.000 y 25.000 euros.

Y todo, pese a que el primer ministro checo, Andrej Babis, ha declarado recientemente "la guerra al coche eléctrico", desafiando el acuerdo de la UE de acabar con la venta de coches nuevos equipados con motores de combustión para 2035.

En Motorpasión | Los mejores cargadores para coches eléctricos y coches híbridos enchufables en 2021

Temas
Inicio