Compartir
Publicidad
Probamos el Škoda Superb L&K: el lujo del segmento E a precio de generalista
Pruebas de coches

Probamos el Škoda Superb L&K: el lujo del segmento E a precio de generalista

Publicidad
Publicidad

Por devenires de la vida, hace no demasiado acabé trabajando mano a mano con coche que me enseñó que más allá de marcas y nombres comerciales hay vehículos fantásticos que son menospreciados solo por tener tal o cual insignia colgada. Aquél era el antecesor del que probamos hoy, así que las ganas de montarme en el nuevo Škoda Superb estaban más que justificadas, especialmente en su versión más lujosa Laurin & Klement.

Demasiado grande para unos, de calidad justa para otros. Los que buscan encasillar al Superb no consiguen apreciar las virtudes de un coche que vive entre dos mundos. ¿Quieres saber cómo es este coche del segmento E a precio de segmento D? Vente con nosotros porque el paseo merece la pena.

Un breve repaso a la historia del Škoda Superb

Skoda Superb 2 0 Tdi 150 L K 077

En un mercado que sigue adoleciendo de una profunda marquitis, el Škoda Superb es un ejemplo claro de cómo se puede fabricar un muy buen producto sin seguir los A, B y C tradicionales. El primero de los Superb modernos (anteriormente hubo otra generación de Škoda Superb en la primera mitad del siglo XX) llegó en 2001, empleando como base la plataforma del Volkswagen Passat de batalla larga que la firma alemana comercializaba en el mercado chino.

De hecho aquella primera generación era estéticamente muy similar a un Passat de por aquel entonces, con una línea muy similar en los grupos ópticos, las líneas de la carrocería y ventanillas. Incluso el interior tomaba el salpicadero y muchos otros componentes del coche que Volkswagen comercializaba en China bajo su filial Shanghai Automotive.

Motor Potencia Combustible Consumo homologado Transmisión CO2 emisiónes (g/km) Aceleración 0-100 km/h Velodicad máxima
1.6 TDI 120 CV Diésel 4,00 Manual, seis velocidades 105 10,9 s 206 km/h
1.6 TDI 120 CV Diésel 4,00 Automática DSG 103 11 s 206 km/h
1.4 TSI ACT 150 CV Gasolina 4,80 Manual, seis velocidades 113 8,6 s 220 km/h
1.4 TSI ACT 150 CV Gasolina 5,00 Automática DSG 115 8,8 s 220 km/h
1.4 TSI ACT 4x4 150 CV Gasolina 5,50 Manual, seis velocidades 126 9 s 215 km/h
2.0 TDI 150 CV Diésel 4,40 Manual, seis velocidades 116 8,9 s 218 km/h
2.0 TDI 150 CV Diésel 4,00 Manual, seis velocidades 106 9,1 s 217 km/h
2.0 TDI 4x4 150 CV Diésel 4,50 Manual, seis velocidades 117 9 s 215 km/h
2.0 TDI 190 CV Diésel 4,10 Manual, seis velocidades 109 8 s 237 km/h
2.0 TDI 190 CV Diésel 4,50 Automática DSG 119 7,7 s 235 km/h
2.0 TDI 4x4 190 CV Diésel 4,90 Automática DSG 134 7,6 s 230 km/h

La segunda generación llegó en 2008 (con su posterior facelift de 2013) y buscaba una diferenciación mucho mayor, buscaba ser ese producto maduro llamado a ser la versión económica del segmento E. Un gran coche en los dos sentidos de la palabra con muy buenas cualidades y un precio más que razonable en comparación con sus competidores, cuya tibia aceptación comercial sólo fue culpa de no tener un emblema más ilustre en su parrilla.

Han pasado más de 15 años desde que el Superb llegó al mercado, y desde entonces se ha ganado una buena cantidad de seguidores

2015 ha sido el año de la confirmación del Škoda Superb, un coche en el que tanto la marca checa como todo el Grupo Volkswagen sigue confiando. No en vano es una alternativa más que razonable para quienes necesiten una berlina con más espacio que un segmento D, sin llegar al precio del segmento E. Pero no adelantemos acontecimientos.

Líneas más que familiares, para lo bueno y para lo malo

Skoda Superb 2 0 Tdi 150 L K 042

Exteriormente el Škoda Superb no ha perdido su identidad, o al menos no toda. De las generaciones modernas del Superb, la 2008 fue la más personal. A partir de entonces sus líneas se han ido encauzando hacia el estilo Audi predominante en el grupo, diluyendo su toque personal pero ganando en modernidad y empaque.

Sólo el frontal mantiene la personalidad de Škoda con esa ancha parrilla con franjas verticales tan característica de la marca, escoltada por unos faros que se prolongan horizontalmente más allá de las esquinas. Por debajo una gran toma de aire horizontal viaja desde una punta a otra del morro dentro del mismo marco que ocupan los faros antinieblas.

DIMENSIONES
Exterior
Longitud total 4.861 mm
Distancia entre ejes 2.841 mm
Voladizo delantero 897 mm
Voladiro trasero 1.123 mm
Ancho de vías delantero 1.584 mm
Ancho de vías trasero 1.572 mm
Anchura total (sin retrovisores) 1.864 mm
Anchura total (con retrovisores) 2.031 mm
Altura 1.468 mm
Interior
Altura libre plazas delanteras 991 mm
Altura libre plazas traseras 980 mm
Espacio transversal plazas delanteras 1.507 mm
Espacio transversal plazas traseras 1.520 mm
Longitud del maletero 1.126 mm
Anchura del maletero 1.010 mm

Desde ahí hacia atrás todo es largo y majestuoso. El capó se prolonga una eternidad desde la tendida luna delantera, los marcos de las ventanillas (en cromado para la versión L&K y con los cristales traseros oscurecidos) estilizan la ancha silueta del Superb y se termina con una zaga más compacta y discreta. Las bonitas llantas Pegasus específicas de 18 pulgadas (de 19 opcionales en esta unidad) en acabado antracita bitono son una seña de identidad de este acabado.

Las líneas rectas inundan cada rincón del exterior de esta gran berlina de casi 5 metros de largo (4.861 mm), que se mete en el jardín de la santísima trinidad alemana contra los 4.933 mm del Audi A6, los 4.907 mm del BMW Serie 5 y los 4.923 del Mercedes-Benz Clase E. Lejos quedan los 4.767 mm del Volkswagen Passat, algo que se notarán mucho más al dar el salto al interior de esta señorial berlina.

Un interior sin excesos, pero muy habitable

Skoda Superb 2 0 Tdi 150 L K 025

Recomiendo a todo el que esté buscando una berlina que se acomode en cualquiera de los asientos del Škoda Superb. La sensación de amplitud y empaque de este coche es realmente alta. El típico gesto de quitarte la chaqueta y dejarla en el asiento trasero acabará con tus pertenencias en el suelo en muchos casos. La banqueta posterior está muy, muy atrás, lo que se traduce en un espacio más que generoso para las piernas en las plazas traseras.

Los dos o tres ocupantes que tomen asiento en la parte de atrás lo harán con la mayor de las comodidades. Al gran espacio tanto lateral como longitudinal y en altura (980 mm desde el asiento hasta el techo) se añade la climatización independiente, cortinillas en las ventanas (además de los cristales oscurecidos), toma de corriente convencional de 220 V y reposabrazos abatible en el centro. El poco tiempo que pasé en la zona trasera lo hice disfrutando del viaje con más espacio del que puedo necesitar, sólo habría añadido un poco más de sujección lateral, pero se nota que se ha primado el confort.

Skoda Superb 2 0 Tdi 150 L K 034

Delante, más de lo mismo. La anchura del Superb (1.864 mm) confiere un espacio transversal de primera categoría donde podremos acomodarnos como marqueses gracias a los asientos de cuero calefactados y ventilados con regulación eléctrica y memoria, columna de dirección ajustable en altura y profundidad, e incluso iluminación ambiental configurable en varios colores. El acabado L&K añade más material textil y acolchado en las molduras, lo que le da un extra de calidad percibida.

El espacio interior es la gran baza que juega el Superb para rivalizar contra otros coches con un precio muy superior

Es difícil no encontrarse cómodo en un coche como este cuando tienes espacio de sobra, los materiales empleados son agradables a la vista y al taco y tienes muchas posibilidades de regulación. La guinda del pastel la pone un reposabrazos central bien mullido que esconde una guantera de generosas dimensiones (cabe de sobra una cámara reflex), y detalles como los paraguas ocultos en los marcos de las puertas delanteras..

Skoda Superb 2 0 Tdi 150 L K 035

Donde sí encontramos algunas carencias es, al igual que pasa por fuera, en la falta de personalidad. Multitud de mandos, pantallas y superficies recuerdan obligatoriamente a otros modelos del grupo y eso le hace perder enteros a un coche con muy pocos rivales en el mercado por relación precio/espacio/calidad. Aunque claro, si estuviera más diferenciado seguro que el precio se elevaría. Por cierto, el negro piano me sigue pareciendo uno de los peores inventos de la industria actual. Queda muy bonito para una exposición pero en el día a día es terrible, se nota cualquier mota de polvo, cualquier huella y se araña con poco más que una mirada.

Ya hemos dicho que la habitabilidad es fantástica, pero nos queda por hablar de otro de los puntos fuertes de este coche que se encierra en su zona trasera: los 625 litros de capacidad del maletero, que además cuenta con fondo plano, iluminación y formas regulares donde caben más maletas de las que puedas necesitar en la mayoría de los viajes.

Skoda Superb 2 0 Tdi 150 L K 029

Los tres rivales que mencionamos antes se quedan en 530, 520 y 540 para Audi, BMW y Mercedes-Benz respectivamente. Lo que sí echo en falta es que esta última generación haya perdido por el camino la muy práctica doble apertura del portón para ofrecerse únicamente en configuración cinco puertas. Una pena.

Un business class a precio de generalista

Skoda Superb 2 0 Tdi 150 L K 048

Pero vamos a ver de qué es capaz este coche que pretende rivalizar con las berlinas grandes más cotizadas. Con el mando en el bolsillo pulsamos el botón de arranque y se pone en marcha el ya mítico 2.0 TDI de cuatro cilindros alemán, y nos damos cuenta de que la opulencia que han querido incluir en este segmento E no es sólo por tamaño, sino también por calidad de vida.

La insonorización es uno de los puntos fuertes de este Škoda Superb y es que el traqueteo del diésel casi no se cuela al interior, ni al ralentí ni en marcha. Sí es cierto que cuando el motor sube de vueltas nos llega a los tímpanos, pero nada reprochable. El ruido de rodadura y el aerodinámico en cambio sí que se filtran con efectividad para no inmiscuirse en las conversaciones y contribuir a unos viajes muy business class en los que sentarte a disfrutar del equipo de audio Canton específico de 570 W con ocho altavoces en las puertas, otro central sobre el salpicadero y un subwoofer adicional en el maletero.

Skoda Superb 2 0 Tdi 150 L K 065

Junto a la palanca de cambios podremos seleccionar entre cinco modos de conducción diferentes (Eco, Comfort, Normal, Sport y otro configurable al gusto). Estas cosas me parecen un poco innecesarias, pero sí que hay diferencia de comportamiento entre unos y otros. El modo Eco prioriza el consumo y tiene un tacto suave y falto de entrega, mientras que el Normal es más proactivo a los requerimientos del acelerador dejando que luzcan los 150 CV del motor y el Sport cambia las marchas mucho más arriba de vueltas.

El motos 2.0 TDI de 150 CV es el punto medio y la virtud de un coche que se mueve bien y con un confort de marcha por encima de la media

En una berlina de estas características yo habría primado el comportamiento glamuroso frente al supuesto deportivo, pero cada uno con su coche que elija lo que más le guste. Incidiendo sobre la transmisión DSG de doble embrague (una de las más afectadas por estos cambios de personalidad, el otro es la suspensión), en su modo automático tiene un funcionamiento ya de sobra conocido por todos con unas transiciones entre marchas bien hiladas, sin tirones y con un comportamiento bastante predecible y muy cómodo.

Skoda Superb 2 0 Tdi 150 L K 078

Más allá de cambios de marchas de más o de menos (al gusto de cada uno), sólo eché en falta una reacción más suave en las salidas desde parado. El tirón inicial al emprender la marcha es un poco seco, independientemente de si está conectado el freno de estacionamiento automático o si actúa o no el asistente para el arranque en pendiente. El arrebato inicial del DSG siempre está ahí.

Una vez en marcha el Superb sigue siendo el coche aplomado, estable y agradable que ya conocíamos en anteriores generaciones, pero la sensación a sus mandos es que se refina con cada generación. Predecible, neutro y muy noble son los adjetivos que mejor definen a este grandullón cuando nos movemos en autovía a alta velocidad o en carreteras de curvas.

Skoda Superb 2 0 Tdi 150 L K 039

Aunque tiene un tamaño más que considerable y viene muy bien equipado, el peso final sobre la báscula del Superb se queda en una tonelada y media, un peso con el que es capaz de lidiar de forma solvente en cambios de dirección y sin rechistar. La larga batalla y una anchura de vías de casi 2 metros confieren un aplomo genial en cualquier carretera, no esperes la vigorosidad en curva de un hot hatch.

En cualquier momento tendremos o ese comportamiento de padre protector o un poco más de chicha para realizar un adelantamiento, por lo que no llegué a echar en falta al motor de 190 CV salvo en algún punto de exigencia a bajas revoluciones. Los 150 CV me parecen más que suficientes para la gran mayoría de los conductores o el uso que puede tener este coche. Otra cosa es que hagas muchos kilómetros a fuego por la Autobahn, así esos 40 CV extra sí se notan.

¿Es el Superb L&K una amenaza para el segmento E premium?

Skoda Superb 2 0 Tdi 150 L K 073

El gran cambio en este último modelo lo supone la irrupción de un paquete tecnológico más refinado que nunca, aprovechándose de los avances de la matriz como el asistente para el mantenimiento de carril, el control de crucero adaptativo y el asistente de atascos que brilla con luz propia con la caja de cambios automática entre otros.

Cada vez los avances más punteros llegan con más rapidez a las marcas generalistas, y el Superb se beneficia de pluses en comodidad que nos hacen mucho más llevadera la vida tras su volante. Es muy cool marcar una velocidad máxima y que el coche se adapte al tráfico de la carretera, manteniendo la distancia de seguridad y deteniéndose incluso en caso de atasco. Y lo mejor de todo es que además puede volver a arrancar por sí mismo mientras el volante se va guiando él solito entre las líneas que delimitan el carril.

Skoda Superb 2 0 Tdi 150 L K 074

Puedes ir ajustándote el monóculo tranquilamente mientras viajas en esta berlina, y sabiendo que casi con la misma tecnología, a igual de de comodidad, espacio y equipamiento, te has ahorrado un buen fajo. Pero cuidado porque no todo son alegrías, y hay situaciones en las que no funciona al 100% y hay que estar pendiente para evitar sustos. El Superb te ayuda, pero el conductor es el que conduce. Pasa en las mejores familias.

Dentro de este apartado tecnológico, la gran pantalla a color central de 800x400 px de la consola es táctil y agrupará parte de los botones que se han suprimido por el salpicadero para dar una imagen más limpia. Incluye gran cantidad de funcionalidades (hasta televisión) y un navegador marca de la casa que funciona bastante bien, pero no avisa de los radares.

Skoda Superb 2 0 Tdi 150 L K 081

Al Superb sólo le falta una cosa para poder rivalizar con los premium del segmento E, y es algo que nunca va a tener porque su propia matriz no quiere que que tenga para no restar ventas de otros modelos inicialmente complementarios. Por mucha edición especial como esta L&K, le falta el lujo que rezuman contendientes como los Audi (por no salirnos de la familia), pero es una guerra que no podrá ganar, porque ni siquiera le han invitado a participar.

Las nuevas tecnologías introducidas en esta generación le sientan mejor que nunca, y el acabado L&K contribuye a que el Superb se haga un sitio entre las grandes berlinas del mercado

Para nada es un mal coche, ni está mal acabado, todo lo contrario. A mí de hecho me sobraría por todas partes, pero desde el punto de vista de alguien que quiera un premium, la percepción del Superb siempre va a ser inferior. Tiene cualidades para rivalizar con los grandes, pero no están exprimidas tanto como podrían.

Superb L K

En cuanto al consumo, y pese al buen trabajo que se está haciendo en rebajar las tanto las emisiones como el combustible consumido, las cifras homologadas quedan a años luz de la realidad. Ni los materiales ligeros, ni el start/stop, ni las turboalimentaciones modernas son capaces de que en una conducción normal (mixto ciudad/autovía/carretera) el consumo baje de cifras que ronden fácilmente los 6,5 litros a los 100 km. Aun así con el depósito de 66 litros se consigue una autonomía útil de unos 1.000 km por depósito.

El acabado L&K se posiciona como el más alto de los niveles del Superb, y lo hace por un precio que parte de los 33.180 euros asociado al motor 150 CV 2.0 TDI con cambio manual de seis velocidades (el más barato de todos los Superb es el Active, por 22.180 euros), hasta los 39.650 euros del 190 CV 2.0 TDI con caja de cambios DSG y tracción integral. La unidad que hemos probado era el punto intermedio de la gama, el 2.0 TDI con 150 CV de potencia máxima y motor DSG, con un precio de partida (sin extras) de 35.460 euros.

Skoda Superb 2 0 Tdi 150 L K 053

Valoración - Škoda Superb 150 CV DSG L&K

8.5

Diseño exterior8
Diseño interior8
Calidad8,5
Habitabilidad9,5
Maletero10
Motor y cambio8
Seguridad9
Comportamiento7
Comodidad9
Precio8

A favor

  • Espacio interior
  • Insonorización
  • Precio
  • Calidad percibida en el acabado L&K
  • Equipamiento de serie
  • Confort de marcha

En contra

  • Demasiado VAG por dentro y por fuera
  • Piezas en negro piano
  • Portón del maletero sin apertura doble
  • Navegador GPS no avisa de los radares

Skoda Superb 2 0 Tdi 150 L K 059

La posición en el mercado del Škoda Superb no es fácil. Lo que piensan en él como un segmendo D lo tachan de grande, torpe y caro, mientras que quienes lo quieren ver como un segmento E lo critican por no tener la calidad de los premium de referencia en el mercado.

La realidad es que el Superb vive a caballo entre dos mundos y, en vez de quedarnos con lo peor de cada uno, lo cierto es que nos ofrece lo mejor de los dos: es espacioso, amplio y aplomado como los del segmento superior a precio del segmento inferior. Por supuesto que si nos ponemos a sacar pegas se las encontramos, pero quien lo quiera como coche de familia o vehículo de representación es una opción magnífica.

Su relación calidad/precio creo que es incuestionable, y lo mejor de todo es que se mueve con la misma galantería que aparenta. Las suspensiones son consistentes y mantienen a esta gran berlina es su sitio mientras el motor de 150 CV lo mueve con la intensidad que queramos darle, incluso a velocidades sólo legales en algunos puntos de Alemania.

Skoda Superb 2 0 Tdi 150 L K 069

Ficha técnica

Versión probada   Superb 2.0 TDI 150 CV L&K
Cilindrada1.968 cm³ Tipo de tracciónDelantera
Bloque motor Cuatro en línea, delantero transversal CombustibleDiésel, inyección directa common-rail, turbo de geometría variable, intercooler
Potencia máxima
(CV a rpm)
150 a 3.500-4.000 Capacidad del depósito66 litros
Par máximo (Nm a rpm)340 a 1.750 - 3.000 Consumo urbanoN/A l/100 km
Masa en orden de marcha1.500 kg Consumo extraurbanoN/A l/100 km
Velocidad máxima218 km/h Consumo combinado6,5 l/100 km
Aceleración 0-100 km/h8,9 segundos Capacidad maletero625 litros
TransmisiónDSG de doble embrague Precio35.460 euros sin extras

El coche para esta prueba ha sido prestado por Škoda. Para más información consulta nuestra guía de relaciones con empresas

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio