El nuevo as en la manga de Koenigsegg es un motor eléctrico de 340 CV y 600 Nm que se puede llevar en una mochila

El nuevo as en la manga de Koenigsegg es un motor eléctrico de 340 CV y 600 Nm que se puede llevar en una mochila
16 comentarios

Koenigsegg hace tiempo que es algo más que un fabricante de superdeportivos ultraexclusivos, es también un afamado estudio de ingeniera. Después de desarrollar un motor de gasolina sin válvulas, ha creado ahora un nuevo motor eléctrico bautizado Quark.

De dimensiones diminutas, que pesa tan sólo 28,5 kg pero que entrega 250 kW (340 CV) y 600 Nm. Para hacernos una idea de sus dimensiones, lo que hay lado es la típica lata de bebida de 330 ml. Desarrollado para el Gemera de cuatro plazas combina tecnología de flujo radial y axial para ofrecer un buen equilibrio entre potencia y par.

Simplificando al extremo, el Quark es una mezcla de motor eléctrico axial y radial. En el motor radial, es el tubo que hay dentro de las bobinas que gira, mientras que en el axial, son los dos discos exteriores que giran al rededor del disco con el bobinaje. El Quark, sería ambas cosas.

El Quark, asegura Koenigsegg, tiene una relación par-potencia-peso líder en la industria.  Esas cifras de potencia y par máximos son el pico, y sólo están disponibles durante 20 segundos. Ojo, que es algo habitual en los coches eléctricos. Después de 20 segundos, las cifras bajan a 134 CV y 100 Nm de par. En el caso del Gemera, es más que suficiente, pues cuenta con tres motores eléctricos y un tres cilindros de 600 CV.

Koenigsegg Quark

"El Quark está diseñado para reforzar el rango de baja velocidad del Gemera, donde se necesita para una aceleración brutal", dijo el jefe de diseño de motores eléctricos de Koenigsegg, Dragos-Mihai Postariu, en un comunicado. "El motor de gasolina se usa entonces sobre todo en las velocidades más altas. Esto significa en términos de rendimiento para el Gemera es un gran aumento de potencia seguido de un empuje continuo hasta una velocidad récord de 400 km/h sin ninguna pérdida de par o potencia".

Koenigsegg utiliza todo tipo de materiales nobles e interesantes para la construcción del Quark, incluido el acero de calidad aeroespacial y la fibra de carbono hueca -tecnología Aircore de Koenigsegg- para el rotor. La firma sueca espera que el Quark se haga un hueco más allá del Gemera, ya que también fue diseñado para aplicaciones aeroespaciales y marinas.

Quark: un motor para barcos, aviones y...deportivos

Koenigsegg Gemera

"El Quark es único por su alta eficiencia en combinación con su matriz de par-potencia-régimen-peso, líder en su clase", dijo el CEO Christian von Koenigsegg en un comunicado. "Esto significa que, cuando se utiliza el Quark en aplicaciones como la marina, la aeronáutica o la VTOL [Vertical Take Off and Landing, o despegue y aterrizaje vertical], no hay necesidad de una transmisión reductora, sino que se puede conseguir una transmisión directa, ya que las revoluciones del motor son las adecuadas desde el principio".

Koenigsegg también comercializa una unidad motriz para vehículos eléctricos compuesta por dos motores Quark, asociados a su pequeño pero potente inversor y engranajes planetarios de baja relación en cada eje de salida.

Koenigsegg Terrier
Terrier: dos motores Quark, con reparto de par vectorial, para 680 CV y 1.100 Nm. Casi que cabe en una mochila.

La unidad se llama Terrier y ofrece la friolera de 680 CV y 1.100 Nm en un paquete que pesa tan sólo 84 kg. Además, ofrece reparto de par vectorial. La marca asegura que se trata de una unidad propulsora muy versátil, por dimensiones y peso, y que se montar directamente sobre cualquier chasis monocasco.

Koenigsegg desvelará más adelante nuevos datos técnicos de la unidad Terrier. No cabe duda que se hará un hueco en un futuro modelo de la firma sueca, pero quizá también en otras marcas. Al fin y al cabo, esa es la intención de Koenigsegg. Y su propuesta es muy interesante ya no solamente porque ofrece un motor muy potente, muy ligero y muy compacto (y el peso es el peor enémigo de un coche eléctrico) sino que abre la puerta sobre cómo serán los futuros deportivos eléctricos.

Actualmente, todos los eléctricos son rápidos, pero muy pocos son realmente deportivos. De hecho, salvo el Tesla Model 3 Performance y el Porsche Taycan, ningún otro coche eléctrico supuestamente deportivo ha sido capaz de generar las mismas sensaciones que un deportivo tradicional. En gran medida, se debe al peso y a la entrega de potencia y par.

Koenigsegg Quark y Terrier
Koenigsegg Quark, la unidad Terrier en el centro y el inversor David a la derecha.

Koenigsegg con el Quark y el Terrier proponen una primera respuesta. Y no son los únicos. Mercedes-AMG apuesta por la tecnología de flujo axial para dar una superioridad mecánica a sus futuros modelos.

En Motorpasión | Probamos el Porsche Taycan GTS: hasta 598 CV en el coche eléctrico con el comportamiento más deportivo del mercado

Temas
Inicio