Compartir
Publicidad
Publicidad

Si Irizar abandona las fábricas de China y la India, ¿es porque Asia dejará de ser rentable?

Si Irizar abandona las fábricas de China y la India, ¿es porque Asia dejará de ser rentable?
Guardar
8 Comentarios
Publicidad
Publicidad

Mientras los fabricantes de turismos siguen apuntando al mercado asiático como una tierra de las oportunidades, con China a la cabeza como principal mercado mundial y la India como el siguiente en la línea de sucesión, una empresa como Irizar, la especialista en autobuses de España, ha decidido hacer las maletas y abandonar aquellas dos mecas de la automoción. Sudáfrica, México, Brasil, Marruecos y obviamente España centrarán ahora su actividad industrial.

Las razones aducidas por el director general de Irizar, José Manuel Orcasitas, tienen que ver con los grandes volúmenes de trabajo que es necesario entregar a unos precios reducidos, así como la diferencia de criterio entre la empresa y el entorno en aspectos fundamentales como la seguridad o los valores que se depositan en el producto.

No todo se queda en pactar con los locales una serie de 'joint-ventures', ni tampoco la estrategia se limita a entregar 'know-how' a cambio de ventas.

¿Será este un movimiento aislado o se sumarán otras empresas a la acción de Irizar? La lógica dice que aunque China esté revalorizando ahora su mano de obra frente al escenario que encontraron allí las marcas en los últimos diez años, todavía hay margen de actuación para los fabricantes, sobre todo para las grandes multinacionales que han hecho no pocos esfuerzos para aliarse con fabricantes autóctonos y servir desde China a China. Y después ha de venir la India, de manera que al milagro asiático seguramente todavía le quedan años de vida.

Lo que sí es interesante es apreciar las motivaciones de Irizar para abandonar aquellos dos países. Sí, son un gran mercado, y precisamente por eso sus exigencias son muy elevadas. No todo se queda en pactar con los locales una serie de joint-ventures, en el caso chino, ni tampoco la estrategia se limita a entregar know-how a cambio de ventas. Hay una serie de valores de producto que Irizar dice no estar dispuesta a perder por el camino... aunque también es cierto que los países emergentes son muy extensos y en sus respectivas industrias cabe de todo: la calidad más aberrante y también la excelencia.

Irizar cuenta con una plantilla de más de 2.500 trabajadores, y ahora avanzarán en su estrategia de conseguir una gama de producto completa, incidiendo en la calidad y ampliando la parte de autobuses eléctricos, que según el responsable de la firma tiene un largo recorrido por delante. Por el momento, y en contraposición al cierre de las plantas china e india, Irizar ha puesto en marcha una nueva factoría en Guipúzcoa.

Vía | Euskal Irrati Telebista

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio
Inicio

Ver más artículos