Compartir
Publicidad

Francia reclama más poder en la fusión FCA-Renault y desafía los términos del acuerdo

Francia reclama más poder en la fusión FCA-Renault y desafía los términos del acuerdo
2 Comentarios
Publicidad
Publicidad

El proceso de fusión entre Renault y FCA sigue su complejo curso. Las negociaciones entre los dos fabricantes y el principal accionista de Renault, el Estado francés, han dado un giro esperado: Francia sigue pidiendo más concesiones para mantener el gobierno sobre la administración del que será el tercer fabricante de coches más grande del mundo, solo por detrás del Grupo Volkswagen y Toyota.

Francia sube la apuesta y añade tintes políticos al proceso

La propuesta de fusión asciende a 35.000 millones de dólares, alrededor de 31.000 millones de euros, y su materialización depende de muchos factores.

En primer lugar, Francia, que posee el 15 % de Renault -el cual a su vez posee el 43 % de Nissan-, ya ha exigido que el acuerdo proteja los empleos del sector automotriz en el país y que sea una fusión 50-50, y FCA necesita su apoyo.

Por ello, según explica Autonews Europe, el grupo italoestadounidense controlado por la familia Agnelli está discutiendo el dividendo adicional que recibirá Renault y garantías laborales más sólidas.

Estas concesiones incluyen instalar la sede central en París para la región de Europa, Medio Oriente y África del nuevo grupo automovilístico, un puesto para el actual presidente de Renault, Jean-Dominique Senard, como director ejecutivo global así como un puesto en la junta directiva para el Estado francés, aspectos que no estaban incluidos en la propuesta inicial.

Fusion Fiat Renault

Mientras que se teme que el nuevo fabricante FCA-Renault se convierta en un negocio puramente francés, Italia ha apoyado el acuerdo mientras no se produzcan despidos en el país, exceptuando el polémico viceprimer ministro, Matteo Salvini, que no ve con buenos ojos las exigencias de Francia.

Por otro lado, el director general de Nissan, Hiroto Saikawa, dijo el lunes que el fabricante de automóviles realizará una "revisión fundamental" de su relación con Renault si se lleva a cabo su vinculación con FCA, aunque ve con buenos ojos la unión en cuanto a oportunidades (véase intercambio de tecnologías, entrada en nuevos mercados y ahorro de costes).

Pero Saikawa ha querido dejar las cosas claras: Nissan, que tiene una participación del 15 % en Renault pero no derecho a voto, no se comprometerá hasta que pueda asegurar que sus intereses están protegidos. Sin embargo, la propuesta de FCA le daría a Nissan un puesto en el directorio de la nueva empresa y una participación del 7,5 % con derechos de voto.

Mientras tanto, Mitsubishi contempla con tristeza una pedida de mano en la que no se le está teniendo en cuenta.

FCA y Renault también han enfatizado que quieren preservar la alianza Renault-Nissan, ya afectada por el arresto y destitución del expresidente Carlos Ghosn, quien ahora enfrenta un juicio en Japón por cargos de mala conducta financiera que ha negado.

Así que las cosas están así, a la espera de ver si FCA y Renault forman un matrimonio monógamo o invitan a Nissan a unirse en una relación abierta, en la que a todas luces no invitarán a cenar a Mitsubishi los sábados por la noche.

Temas
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Inicio