Publicidad

Más espacio para peatones y bicicletas y menos para coches: la movilidad posconfinamiento empieza a dibujarse

Más espacio para peatones y bicicletas y menos para coches: la movilidad posconfinamiento empieza a dibujarse
17 comentarios

Publicidad

Publicidad

La crisis del coronavirus marcará un punto de inflexión en la forma en la que nos movemos, y el transporte público y el coche serán dos de los grandes perjudicados, al menos durante un tiempo. Los desplazamientos a pie o en bicicleta, en cambio, serán los grandes beneficiados, aunque para ello la labor de urbanismo de los Ayuntamientos será clave, y en Barcelona y Valencia ya están trabajando en ello.

El distanciamiento social imperará (especialmente en las grandes urbes) durante meses, y si a medida que se desarrolle la desescalada que ya baraja el Gobierno y comiencen las salidas a la calle de los ciudadanos no se respetan los 1,5 metros o 2 metros de distancia mínima que recomiendan los expertos, el riesgo de una nueva ola de contagios por COVID-19 será alto.

Para tratar de contener la amenaza, Barcelona y Valencia ya han anunciado que modificarán algunas zonas de la ciudad para conceder más espacio a los peatones y las bicis, lo que pasa por ensanchar las aceras reduciendo las calzadas y cerrar más áreas al tráfico rodado, tal y como hará, por ejemplo, Nueva York.

En el caso de la ciudad del Turia, la vicealcaldesa de Valencia y concejala de Desarrollo y Renovación Urbana, Sandra Gómez, informó de que la primera intervención de "urbanismo táctico" que llevará a cabo su delegación para preparar las calles de la ciudad de cara al desconfinamento escalonado será en el eje que conforman las avenidas Pérez Galdós y Giorgeta, así como en la plaza de San Agustín.

Bici Coronavirus Valencia

Con la vista puesta en el 2 de mayo, fecha prevista para que arranque la segunda fase de alivio del confinamiento tras la salida pautada de los niños, "tenemos que garantizar que [las salidas] se lleven a cabo en condiciones de máxima seguridad y se puedan mantener las distancias", afirmó Gómez.

En el caso de Pérez Galdós y Giorgeta, se eliminará un carril de circulación por sentido para ampliar las aceras, que pasarán de 2 metros de ancho a una distancia alrededor de 4 metros. Además, el carril bus tendrá 4,20 metros y será compartido con un carril bici unidireccional en cada sentido.

"Esta actuación comenzará con la colocación de elementos provisionales de separación del tráfico para garantizar la seguridad de los peatones, e irá seguida de la adecuación de las paradas de autobús y de actuaciones de pintura" aclaró la concejala.

En el caso de San Agustín, se eliminará la dársena central, actualmente en desuso, para ganar un gran espacio para los peatones y convertirla en una plaza.

Carril Bici Valencia

Pero habrá más modificaciones próximamente, en lo que el Ayuntamiento califica de el "nuevo urbanismo posCovid": "Queremos extender estas intervenciones a más zonas de la ciudad y estamos trabajando en el listado definitivo para que gran parte de las calles de Valencia puedan ser disfrutadas con garantías de seguridad", anticipó la vicealcaldesa.

Asimismo, "a fin de evitar que las reticiencias a usar el transporte público se traduzca en un aumento del uso del vehículo privado", lo que supondría un repunte drástico del tráfico y la contaminación, Valencia apostará por las 'supermanzanas', popularizadas en Barcelona y sobre las que se lleva especulando varios meses.

Se trata de peatonalizar grandes espacios en algunos cruces para aumentar el espacio público, permitiendo la práctica de actividades al aire libre.

En palabras de Gómez, se crearán "ejes peatonales que permitan a la ciudadanía poder desplazarse a pie con la seguridad suficiente, y se evite el uso del vehículo privado", informa Valencia Plaza. Se acometerán "actuaciones provisionales de urgencia para poder disponer a tiempo de estos espacios", y algunas "serán temporales y otras podrán ser definitivas".

"Las ciudades ya tenían el reto de recuperar espacio público y reducir la contaminación desde hace tiempo, pero la actual pandemia nos demuestra que no podemos esperar para garantizar la seguridad y la calidad de vida de las personas", explica la vicealcaldesa, confirmando así la teoría que está quedando patente ahora más que nunca: que las aceras son demasiado estrechas y las calzadas, demasiado anchas.

¿Cómo serán los desplazamientos en Barcelona tras el desconfinamiento?

Barcelona Ciudad Confinamiento

La Ciudad Condal llevará a cabo una estrategia similar a la planteada en Valencia: ampliará los espacios destinados a los peatones, mejorar la red de bus y ampliar las vías ciclables con 21 kilómetros más de corredores ciclistas, según informa el propio Ayuntamiento de Barcelona.

El objetivo es igualmente fomentar los desplazamientos a pie, en bicicleta y limitar la expansión de los vehículos privados en la ciudad, aunque en este caso también se considera al transporte público una alternativa a tener en cuenta.

No obstante, el Consistorio lo recomienda "solo para los desplazamientos imprescindibles" y manteniendo las medidas de higiene y distanciamiento social, para lo cual desde el martes 14 de abril se reforzó el transporte público entre un 40% y un 65% - con picos de hasta el 75 % en las franjas y líneas con más demanda-.

En lo que se refiere a la ampliación del espacio para los peatones, se plasmará en al reducción de los carriles de tráfico en las calles del Consell de Cent, Girona y Rocafort, que pasan a tener una única vía de circulación con una limitación de velocidad de 30 km/h.

Barcelona Ciudad 30 Kmh

También se amplían las aceras de la Vía Laietana hasta 4,15 metros y se cerrará la circulación en los tramos de las Avenida Diagonal, en el lateral de mar, desde la plaza de Francesc Macià hasta el paseo de Gràcia, y en el lateral de montaña, desde el paseo de Gràcia hasta la calle de la Marina; y en la Gran Via de les Corts Catalanes, en el lateral de mar, desde la plaza de Espanya hasta la plaza de Tetuan.

Unas alteraciones que se traducirán en 12 kilómetros más de espacio para los peatones, unos 30.000 metros cuadrados.

Para mejorar la eficiencia de la red de bus cuando empiece el desconfinamiento, se efectuarán 17 intervenciones para segregar, modificar o crear tramos de carril bus; además, en toda la flota de bus se aplicará un protocolo de desinfección, higiene y protección, y se garantizará el distanciamiento físico entre las personas usuarias.

Autobuses Barcelona

Se tratará al mismo de desincentivar el uso del coche mediante ampliando las zonas de aparcamiento regulado en superficie.

A diferencia del coche, uno de los vehículo privados que cobrará gran protagonismo en España será la bicicleta. El Gobierno ya pretende convertirla en el vehículo por antonomasia en la época 'posCovid-19', y las grandes ciudades como Valencia, Barcelona o Madrid lo ven con buenos ojos.

En el caso del Gobierno que preside Ada Colau, ampliará en 21 kilómetros los corredores ciclistas repartidos en cerca de diez tramos nuevos, y desde el pasado 23 de abril se reactivó el servicio público de alquiler de bicicletas Bicing.

El Gobierno regional de Madrid, por su parte, ya contempla en su hoja de ruta de futura desescalada que los ciudadanos utilicen "cuando sea posible" de cara a su movilidad el "vehículo particular" y se fomente el transporte en bicicleta, siempre "garantizando medidas de limpieza y desinfección, especialmente del manillar".

Además, el Ayuntamiento de la capital reanudó también su servicio municipal de alquiler de bicicletas, BiciMad, el pasado 22 de abril, y ya funciona con el 100% de la flota.

Una oportunidad para reducir la contaminación

Madrid Carretera Confinamiento

Barcelona y Valencia se postulan así como las primeras ciudades en mover ficha para crear un entorno más adaptado a la movilidad condicionada por la pandemia. A falta de conocer si el resto de urbes seguirán sus pasos, el horizonte que dibujan estas iniciativas se valoran de forma positiva por algunos expertos consultados por La Vanguardia.

Javier Ortigosa, ingeniero del servicio de redacción del Plan Director Urbanístico (PDU) –normativa que debe sustituir al actual Plan General Metropolitano (PGM)–, considera que las medidas que implementará el Ayuntamiento para desconfinar a la población con nuevos carriles ciclistas son positivas, pero sería un error que sean todas provisionales. "Es el momento de aplicar los objetivos de la agenda 2030. El camino ya está dibujado", espeta.

Coches Aparcados 1

Joan Busquets, catedrático de Harvard y arquitecto del despacho BAU, considera estas acciones una gran oportunidad para reducir la contaminación, algo que ha quedado de relieve durante el confinamiento con estampas históricas de calles y carreteras desiertas que muy probablemente no vuelvan a repetirse, pero lanza un mensaje de tranquilidad.

"Los coches no desaparecerán de un día para otro, pero sí pueden ser menos contaminantes y dejar espacio público para otras necesidades", abriendo los brazos a una movilidad cero emisiones que se verá (sutilmente) impulsada por el nuevo plan MOVES.

Barcelona y Valencia son, por tanto, las primeras ciudades en dibujar una movilidad apremiada por la pandemia, tras la que se escoden las reivindicaciones de expertos y organizaciones como Greenpeace, que pidió este lunes medidas como las esbozadas por ambas ciudades, amén de carriles bici "rápidos" en las grandes avenidas, como los que han empezado a valorar en París o Berlín.

En Motorpasión | Volver a arrancar un coche diésel tras el confinamiento: los posibles problemas que es mejor revisar, y sus soluciones

Temas

Publicidad

Publicidad

Publicidad

Inicio

Explora en nuestros medios