Compartir
Publicidad

El coche autónomo matará la venta de coches nuevos en 2030

El coche autónomo matará la venta de coches nuevos en 2030
26 Comentarios
Publicidad
Publicidad

La combinación de la conducción autónoma con el auge de los servicios de car-sharing sería la tormenta perfecta para acabar con el coche privado. De hecho, la conducción autónoma sería el detonante del crecimiento de los servicios de coche compartido, al estilo de Uber. El cual a su vez sería el causante de la caída en picado de las ventas de coches nuevos a partir de 2030. Al menos así lo entienden los analistas del Crédit Suisse.

producción automóvil

Según la entidad financiera, la producción de automóviles se estancaría en 2030, la producción en los mercados emergentes compensando la caída en los mercados desarrollados. Y es que el menor coste de los servicios de coche compartido con respecto a los costes asociados a la posesión de un coche llevará al declive de las ventas de coches nuevos. Las flotas de las compañías tipo Uber conformarán la mayoría de los coches en circulación en los países desarrollados.

La tormenta perfecta

Credit Suisse no es el primero en predecir un futuro dominado por el coche autónomo compartido, sin embargo es la combinación de la conducción autónoma y del car-sharing tendrá un mayor impacto que cualquiera de esos dos conceptos de forma individual. En 2040 el 14 % de los coches nuevos serán de conducción autónoma de nivel 4 o 5, mientras que un tercio de las ventas serán de coches semiautónomos.

Uber flota

Por una parte, al eliminar la necesidad de pagar a un conductor en las empresas de transporte individual supondrá un incremento de los beneficios para las empresas tipo Uber y una reducción de los costes de uso de sus servicios por parte de los usuarios.

Y por otra parte, esos mismos coches autónomos, que no necesitan horas de descanso, podrán estar más tiempo en circulación, por lo que pondrán ganar más dinero para la compañía al mismo tiempo que habrá más disponibilidad para el cliente. Así, muchos usuarios no le verán sentido a tener que pagar por un coche privado que pasa la mayor parte de su vida útil aparcado. Y sólo usarán servicios tipo Uber.

Seguirá existiendo un mercado para el coche privado

concesionario

Aún así, los coches autónomos compartidos no eliminaran del todo el coche privado. Alguien que recorra más de 8.000 km al año le sería más barato tener un coche privado que usar un servicio tipo Uber en el día a día y un coche de alquiler para los trayectos más largos. Y es que tanta flota de car sharing, predice la entidad financiera, debería abaratar muchísimo el precio de los coches usados.

Parece que todos los actores de la industria tienen claro que el coche autónomo va a ser la panacea, sin embargo, el propio Crédit Suisse asegura que el mercado del coche nuevo en los países desarrollados debería reducirse notablemente, ya que adoptaremos en masa el coche autónomo compartido. Y con una caída de la producción en los países desarrollados en 2030 y un 14 % de coches nuevos con autonomía de nivel 4 o 5 en 2040, el coche conducido por un humano será una especie en peligro de extinción.

coche autónomo

La potencial seguridad y los beneficios que pueden aportar los coches autónomos hacen que sea fácil imaginar un futuro donde la conducción autónoma domine el panorama. Sin embargo, todas las predicciones que apuntan en ese sentido se hacen con la premisa de que los sistemas funcionarán a la perfección, que el legislador dejará que las compañías inunden las calles con sus flotas (algo que en Europa, aún está por ver) y que, sobre todo, el público ya no quiera conducir. En fin, que todavía hay muchas incógnitas.

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio