Publicidad

Daimler detiene el desarrollo de futuros motores de combustión interna y lo apuesta todo al coche eléctrico

Daimler detiene el desarrollo de futuros motores de combustión interna y lo apuesta todo al coche eléctrico
19 comentarios

Publicidad

Publicidad

Daimler, y por ende Mercedes-Benz, detiene el desarrollo de futuros motores de combustión interna y se centrará ahora en el desarrollo de la movilidad eléctrica. Según declaraciones de Markus Schaefer a Auto Motor und Sport, en Daimler no hay planes para futuros desarrollos de motores de combustión interna, aunque esta situación podría cambiar. Toda la atención y por tanto la mayoría de los recursos de Daimler se destinarán ahora a los motores eléctricos y a sus baterías, dejando los motores de gasolina y diésel en un segundo plano.

Markus Schaefer recalca que el enfoque principal ahora está puesto en la electrificación, los motores eléctricos y el desarrollo de baterías. También se trata de llevar el motor de combustión y la transmisión a nuevas áreas de desarrollo, es decir, mejorar los motores y las transmisinoes existentes. El presupuesto general para investigación y desarrollo se mantiene en un alto nivel, aclara Schäfer.

El fabricante alemán da un paso importante y supone una pequeña revolución en la industria. Primero, a nivel industrial. Mercedes-Benz estrenó hace menos de dos años un nuevo motor de 6 cilindros en línea, el cual apuntan en Auto Motor und Sport, podría ser el último motor de gasolina que desarrolle Mercedes-Benz.

Los motores, de gasolina o diésel, son el elemento más costoso de un coche, tanto en términos de desarrollo como de fabricación. De ahí que en algunas ocasiones, fuera de las grandes economías de escala de un grupo grande (como Volkswagen o Toyota), algunos grupos recurran a motores de otros fabricantes para algunos de sus modelos.

daimler mercedes eqc coche eléctrico

Es el caso de Mercedes-Benz, justamente, que utiliza motores de pequeña cilindrada de Renault en algunos de sus modelos, como en el Clase A (1.3 litros turbo gasolina de 163 CV y el 1.5 litros diésel de 116 CV). Dejando de desarrollar nuevos motores de combustión interna, Daimler ahorraría cientos de millones de euros.

Y en segundo lugar, este anuncio finalmente no es una sorpresa y sigue la lógica de los últimos años. Daimler, aunque no es el primero en llegar al segmento de los eléctricos, es uno de los pocos fabricantes tradicionales occidentales que ha hecho los deberes.

Daimler EQC coche elécrico

Daimler ha previsto una inversión de 10.000 millones de euros en la movilidad eléctrica (de ahí que pongan un freno al desarrollo de los motores gasolina y diésel). Esa inversión se destina al desarrollo de 10 modelos eléctricos que llegarán al mercado para 2022 y sobre todo a la puesta en marcha de la fabricación de baterías en Alemania. Abrió su primera fábrica de este tipo a mediados de 2018, cerca de Desdre, tras una inversión de 500 millones de euros.

Este anuncio también tiene un fuerte simbolismo. Al fin y al cabo, fue Daimler quién terminó de inventar el motor de combustión y patentó el primer automóvil de la historia. Vamos, que el inventor del automóvil se pasa a lo eléctrico. Ahí es nada.

Todavía no es el fin del motor de combustión interna

Mercedes AMG A 45

Sin embargo, eso no significa que ya no veremos Mercedes-Benz y AMG con motores de combustión interna. Por un parte porque el motor de 6 cilindros en línea M256, el motor más reciente del grupo, es más que un simple 6 cilindros. Forma parte de una nueva familia de motores modulares desarrollados en torno a cilindros de 500 cc cada uno.

Esto hace que se puedan crear motores de 3 cilindros de 1.5 litros y 4 cilindros de 2.0 litros, como el del nuevo Mercedes-AMG A 45 4Matic y AMG A35 4Matic. Además, son motores que ya han sido desarrollados para integrar una hibridación suave de 48 V, inaugurada con el Mercedes-AMG CLS 53 4Matic+.

Por otra parte, esta familia de motores está pensada para tener una vida comercial de 10 a 15 años como mínimo, pero podría ser incluso más con la ayuda de la hibridación. Al igual que ocurre con otros motores del grupo, por ejemplo el V8 4.0 litros de AMG que recibirá pronto la ayuda de un motor eléctrico para desarrollar más de 800 CV.

Y es que invertir en electrificación y poner en pausa el desarrollo de los motores de combustión no significa dejar de fabricarlos. De hecho, recordemos que Schaefer habla de electrificación, es decir, de coches híbridos y eléctricos.

Temas

Publicidad

Publicidad

Publicidad

Inicio
Compartir