Compartir
Publicidad

Bruselas acusa a BMW, Daimler y Volkswagen de frenar el desarrollo de coches más limpios durante ocho años

Bruselas acusa a BMW, Daimler y Volkswagen de frenar el desarrollo de coches más limpios durante ocho años
17 Comentarios
Publicidad
Publicidad

BMW, Daimler y Volkswagen han sido acusados por la Comisión de violar las normas de competencia de la Unión Europea: "Es posible que a los consumidores europeos se les haya negado la oportunidad de comprar automóviles con la mejor tecnología disponible. Tres fabricantes ahora tienen la oportunidad de responder a nuestros hallazgos", ha dicho la comisionada de competencia, Margrethe Vestager.

A estas tres marcas se les acusa de limitar el despliegue de tecnologías limpias desde 2006 a 2014 en coches gasolina y diésel vendidos en el Espacio Económico Europeo. De probarse, se enfrentan a multas que podrían ascender hasta al 10 % de sus ingresos globales.

'El círculo de los cinco'

vw

Vestager, que está a cargo de la política de competencia europea lo explicado bastante bien:

"Las empresas pueden cooperar de muchas maneras para mejorar la calidad de sus productos. Sin embargo, las reglas de competencia de la UE no les permiten pactar exactamente al revés: no mejorar sus productos, no competir en cuanto a la calidad".

Lo que Bruselas sospecha es que tanto Volkswagen como BMW y Daimler pactaron durante años retrasar la entrada al mercado europeo de tecnologías menos contaminantes, pese a tener la capacidad para fabricarlos.

En concreto ha puesto bajo lupa dos tecnologías:

  • La efectividad de los sistemas de reducción catalítica selectiva (SCR) para reducir las emisiones nocivas de óxidos de nitrógeno (NOx) de los coches diésel.

  • Los filtros de partículas 'Otto' (OPF) para reducir las emisiones de partículas nocivas de los gases de escape de los coches gasolina con inyección directa.

Dicho comportamiento, si se confirma, no implica la fijación de precios ni la participación en el mercado, pero sí violaría las normas de competencia de la UE que prohíben los acuerdos de cárteles para limitar o controlar la producción, los mercados o el desarrollo técnico.

Según explica la Comisión, si después de que las partes hayan ejercido sus derechos de defensa se concluye que hay pruebas suficientes de una infracción, puede adoptar una decisión que prohíba la conducta e imponga una multa de hasta el 10 % del volumen de negocios anual de una empresa.

Comisión

Esto podría suponer un duro golpe económico para los fabricantes: según calcula El País, 3.580 millones para Volkswagen, 16.736 millones para Daimler, y 9.748 millones para BMW.

En octubre de 2017, la Comisión llevó a cabo inspecciones sorpresa en las instalaciones de BMW, Daimler, Volkswagen y Audi en Alemania, como parte de sus investigaciones iniciales sobre un posible pacto entre estos fabricantes en el desarrollo tecnológico de los automóviles.

La Comisión abrió una investigación en profundidad en septiembre de 2018, concluyendo que todo se fraguó en las reuniones que la institución europea denomina 'el círculo de los cinco', usado para referirse a las reuniones entre representantes de BMW, Daimler, Porsche, Audi y Volkswagen.

Temas
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Inicio