Compartir
Publicidad

El lanzamiento del Hyundai Kona en Estados Unidos ha peligrado tras dos días de huelga en Corea del Sur

El lanzamiento del Hyundai Kona en Estados Unidos ha peligrado tras dos días de huelga en Corea del Sur
1 Comentarios
Publicidad
Publicidad

Hyundai está a punto de presentar en Estados Unidos el B-SUV Hyundai Kona, específicamente en el Salón de Los Ángeles, y parece que ha tenido problemas de última hora por Corea del Sur. La automatización y la decisión de la compañía de expandir la producción del modelo no ha gustado nada a los trabajadores de la famosa planta de Ulsan: el complejo de fabricación de automóviles más grande del mundo.

Tras dos días en huelga, se ha reanudado la producción del modelo, que se vende en Corea del Sur y Europa, y que se dará a conocer en Estados Unidos para tratar de revertir la caída de las ventas en este país. Durante esos días, dejaron de fabricarse 1.230 vehículos, según la firma coreana.

Reticencias a la automatización

Hyundai Ulsan

A los trabajadores de la planta de Ulsan, una de las tres de las que dispone el fabricante en Corea del Sur, les preocupa que si se comienza a producir el Kona en una segunda línea de ensamblaje, disminuyan los puestos de trabajo. El principal temor reside en la temida automatización de las fábricas y la externalización del trabajo a los fabricantes de componentes.

Tal y como informa The Washington Post, cerca de 2.000 trabajadores, o el 4 % de los 51.000 sindicalistas de la compañía, dejaron de trabajar el lunes después de que las conversaciones sobre los términos para la producción del primer SUV compacto de Hyundai no llegaran a buen puerto.

Hyundai Kona

Entre otros asuntos, el sindicato dijo que le preocupaba que los trabajadores pudieran perder empleos porque el proceso de ensamblaje para Kona está más automatizado que para el Accent, un sedán que también se fabrica en la planta de Ulsan.

Por su parte, el presidente de Hyundai Motor, Yoon Kap-han, dijo que era "lamentable" que el sindicato estuviera interrumpiendo la producción de un modelo de alta demanda en un momento en que la mayoría de sus plantas "sufrían la peor desaceleración de las ventas".

Tras reanudarse las conversaciones, Hyundai afirmó que el retraso no afectaría a su plan de presentar el Kona en Estados Unidos durante el primer trimestre del próximo año, y que continuará con las negociaciones para expandir la línea de ensamblaje del SUV a nivel nacional. Sin embargo, la fecha del envío de los modelos a Estados Unidos sí depende de los términos a los que se lleguen entre los trabajadores y la cúpula.

Tal y como informa The Korea Herald, el objetivo de Hyundai es vender 26.000 unidades domésticas y exportar 41.000 unidades este año. Como ya adelantamos, en marzo de 2018 Hyundai prepara la versión puramente eléctrica de su pequeño SUV.

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio