Las tormentas extremas son cada vez más habituales y Europa quiere frenarlas restando emisiones a los coches

Las tormentas extremas son cada vez más habituales y Europa quiere frenarlas restando emisiones a los coches
19 comentarios

Las lluvias torrenciales hacen demasiado daño a las ciudades y los coches tampoco están exentos de estos desperfectos. Y es que el cambio climático ha traído muchos problemas con las lluvias durante este verano, según asegura el nuevo estudio de World Weather Attribution.

El calentamiento global ha hecho que estos eventos sean entre 1,2 y 9 veces más probable, según el estudio. Es por esto que desde Europa se están llevando a cabo planes para reducir la emisión de gases de efecto invernadero.

Carreteras y zonas inaccesibles por las tormentas

freno

Mirando el área entre los Países Bajos y el norte de los Alpes, el estudio concluye que el cambio climático ha incrementado la probabilidad de estas lluvias entre un 3 % y un 19 %.

El cambio climático intensifica la probabilidad de eventos climáticos extremos y catastróficos y acontecimientos como las inundaciones o las olas de calor a las que nos enfrentamos cada verano, aumentarían cada vez más, asegura el estudio.

Y, como consecuencia a estas fuertes tormentas, en Alemania y Bélgica, las inundaciones causaron varias muertes y daños considerables a la infraestructura, incluidas casas, autopistas y líneas y puentes ferroviarios, así como cierres de carreteras dejando algunos lugares inaccesibles.

Estos eventos no son solo cosas del verano ni la lluvia es el principal agente externo que complica la vida en las ciudades. El pasado mes de enero se pudo ver en España con la borrasca Filomena.

El objetivo de la Unión Europea es reducir las emisiones para 2030

nieve

Por eso, y para luchar contra este contratiempo que cada vez está afectando más al planeta, la Unión Europea lanza programas para reducir la emisión de gases invernadero y fomenta la producción de vehículos eléctricos.

La Comisión Europea tiene muy claros los objetivos, y entre ellos la voluntad de obligar los fabricantes de automóviles a reducir las emisiones de CO₂ de sus coches nuevos y furgonetas en un 55% a partir de 2030 con respecto a los niveles de 2021 y que sean equivalentes a cero a partir de 2035.

Entre muchos otros paquetes, como el de incluir una tasa a la aviación o a los barcos, en un intento de disminuir las emisiones y fomentar los combustibles limpios.

Además de reducir las emisiones, hay que pensar como adaptarnos. "¿Cómo podemos cambiar nuestro comportamiento para poder lidiar con este tipo de extremos? Porque se volverán más extremos en el futuro a medida que el cambio climático se vuelva más severo", asegura Sjoukje Philip, autora del estudio.

En este estudio han participado entidades de diversos países como la Universidad de Oxford, el Servicio Climático alemán o la Universidad de Columbia.

En Motorpasión | Millones de baterías de coches eléctricos llegarán al final de su vida útil en la próxima década: el reciclaje será clave

Temas
Inicio