En los próximos 10 años habrá continuas subidas de los impuestos a los vuelos en Europa: así es el plan de la UE

En los próximos 10 años habrá continuas subidas de los impuestos a los vuelos en Europa: así es el plan de la UE
Sin comentarios
HOY SE HABLA DE

Un avión emite unos 285 gramos de CO₂ por kilómetro y pasajero. En un vuelo de Madrid a Barcelona la huella de carbono de una persona es de 150 kilogramos de CO₂ por trayecto. En una ruta Madrid-Chicago cada pasajero sería el responsable de la emisión de 1.020 kilogramos de CO₂ a la atmósfera

Desde Bruselas se quiere imponer, entre otras medidas, una tasa a la aviación para reducir las emisiones de gases invernadero que produce la Unión Europea un 55 % para el año 2030. La aplicación de la tasa será gradual, empezará en 2024 e irá aumentando en los próximos 10 años.

Los combustibles sostenibles como el hidrógeno renovable y biocombustibles no se enfrentarán a este impuesto, ya que la finalidad del mismo es alentar a las aerolíneas a utilizar combustibles renovables que, a día de hoy, representan tan solo el 1 % en aviones.

El impuesto no será aplicado en todo tipo de vuelos. Los viajes de placer, en jet privados o negocios concretos de empresas, no sufrirán este aumento de tasas, aunque por el momento se desconocen las causas.

Así afecta este impuesto a los viajeros

Pexels Markus Winkler 5729459

En España, dentro del plan 'España 2050', se propone una serie de impuestos sobre los vuelos que se verían reflejado por un lado en el precio de algunos billetes como en una tasa en el combustible.

También se plantea crear una tasa de viajeros frecuentes o para vuelos de corta distancia, así como la posible prohibición de viajes de avión para rutas que podrían realizarse en tren en menos de 2 horas y media.

Países como Francia o Países Bajos ya han aplicado una serie de tasas en sus vuelos para los pasajeros que realicen tanto vuelos nacionales como internacionales.

En el caso de Países Bajos, los vuelos procedentes de este país aplican una tasa de 7,45 euros en cada billete aéreo. En Francia, esta tasa oscila entre los 1,50 euros y 18 euros en función de si el vuelo es nacional o intraeuropeo o extracomunitario.

Las aerolíneas no están muy a favor de este tipo de tasas, ya que aseguran que el coste económico será mayor y el impacto ambiental en los vuelos cortos no es grande. Además, la subida del precio de los vuelos podría desalentar a los turistas a realizar la compra de billetes.

Por ello, operadora Ryanair amenaza con la idea de reducir su cantidad de vuelos a España si finalmente el Gobierno aprueba la subida de más del 5 % de las tasas aeroportuarias que se proponen en su plan.

En Motorpasión | Europa comienza a posicionarse contra la energía nuclear, mientras mantiene en parte el gas y el carbón 

Temas
Inicio