¿Una reinvención obligada? Shell empieza a convertir sus gasolineras en centros de carga para coches eléctricos

¿Una reinvención obligada? Shell empieza a convertir sus gasolineras en centros de carga para coches eléctricos
14 comentarios

Hace poco una ciudad de EEEU de curioso nombre se hizo conocida por ser la primera que prohíbe la construcción de nuevas gasolineras en el país. Si bien el principio del fin de los motores de combustión se acerca con pies de plomo, vamos viendo cambios que hace una década eran impensables.

Como que el gigante petrolero Shell ha empezado a convertir sus gasolineras en 'centros de vehículos eléctricos' con estaciones de carga, empezando por Londres.

Energía 100 % renovable para cumplir objetivos

Shell 2

Según ha explicado la petrolera, abrirá a principios de este año su primera estación de carga para coches eléctricos donde antes había una gasolinera en el centro de Londres. Específicamente en Fulham, este centro contará con 10 puntos de carga superrápida de 175 kW.

Para amenizar la espera de los usuarios mientras sus vehículos están enchufados a la red, habrá un área de asientos y una tienda con bebidas y comida.

La energía procederá de la electricidad de los paneles solares integrados en el techo, y asegura que será 100 % renovable. Y más le vale, porque en 2021 Shell se convirtió en la primera compañía condenada a reducir sus emisiones por contribuir al cambio climático.

El tribunal de La Haya sentenció en mayo que deberá reducir para finales de 2030 un 45 % sus emisiones de CO₂ en comparación con los niveles de 2019.

Lo cierto es que el de la restauración es un negocio que las petroleras miran cada vez con mejores ojos. Y es que el volátil mercado del crudo y una legislación cada vez más dura con los combustibles fósiles está empujando a los gigantes del petróleo y el gas a reinventarse a medida que disminuyen su producción.

Shell 4

Es el caso de la quinta compañía petrolera internacional más grande del mundo, BP: solo en 2019 vendió 150 millones de tazas de café, un producto rentable que no pierde adeptos y que podría suponer un gran respaldo para la compañía.

Electricidad renovable, la guerra por ver quién despliega más puntos de recarga para coches eléctricos y la inversión en biocombustibles son algunas de las fórmulas para sobrevivir.

Otros, como la petrolera australiana BHP, están buscando materias primas para fabricar baterías con Tesla.

En Motorpasión | Este es Joan Ferci, el inquilino incómodo que tiene los derechos de Lamborghini en Latinoamérica para fabricar coches eléctricos

Temas
Inicio