2022 podría ser el año del coche eléctrico si el barril de Brent llega a los 100 dólares

2022 podría ser el año del coche eléctrico si el barril de Brent llega a los 100 dólares
Sin comentarios

Que 2022 puede ser un año determinante para el coche eléctrico no lo decimos nosotros, sino las conclusiones de los analistas del prestigioso Bank of America, que acaba de publicar un informe detallado sobre la situación del mercado del petróleo en la actualidad.

Según los datos del informe, el precio del barril de Brent podría llegar a alcanzar los 100 dólares (83,81 euros al cambio) para principios de 2022, a medida que la recuperación económica post COVID-19 impulse el consumo de combustible.

De ser esta una predicción acertada, una subida del precio del combustible tan significativa podría llevar a “un mayor interés por parte de los consumidores” en considerar seriamente otras alternativas de movilidad a las tradicionales en el entorno privado, como son los coches híbridos y eléctricos.

En Europa, el pasado martes 22 de junio el barril de oro negro ya alcanzó los 75 dólares (62,86 euros al cambio) y en lo que va de año, la tendencia por el momento ha sido al alza. Lo mismo pasa en el resto del mundo de forma generalizada.

En este sentido, los analistas de la prestigiosa corporación con sede en Charlotte -Carolina del Norte- afirman en su mencionado informe, que detrás de la posible nueva subida del barril de Brent para el año que viene hay tres razones principales por parte de la demanda y otras tres relacionadas con la oferta.

Principales razones para la subida del precio del barril de Brent

Refineria

Entre los factores relacionados con la demanda de combustible que pueden incidir en la subida de precios del crudo, los analistas apuntan a la demanda de viajes aplazados, tras más de un año de confinamientos y limitaciones a la movilidad como consecuencia de la pandemia.

A esas ganas de viajar se suma la preferencia de hacerlo a través de medios de transporte privados y por carretera sobre otros modos de transporte, pues el informe indica que los consumidores que aún renuncian al transporte público en favor del coche privado, contribuirán considerablemente al incremento de la demanda de combustible.

Además, el Bank of America también apunta hacia una tendencia derivada del teletrabajo en torno a que, en muchas ocasiones los trabajadores que han tenido que reinventarse tras la pandemia, en la actualidad para realizar su trabajo han de recorrer más kilómetros de los que hacían antes. Además, los que no tengan que desplazarse en coche para ir a su centro de trabajo, lo siguen haciendo para llevar a cabo sus diligencias personales.

En cuanto a la oferta, Bank of America destaca en primer lugar el aumento de los gastos de capital de las empresas necesario para lograr cuanto antes los objetivos del acuerdo climático de París. Además, el banco espera que los suministros de petróleo sigan siendo limitados.

Por su parte, los inversores también han comenzado a desempeñar un papel más activo en el sector energético, invirtiendo tanto en el sector financiero como en el desarrollo sostenible y energías renovables ya que existe una presión pública creciente en torno a la necesidad de reducir las emisiones de gases de efecto invernadero.

¿Podría bajar el precio del barril? Las previsiones no son unánimes

Surtidores

Cuando comenzó a nivel mundial el proceso de vacunación contra el coronavirus, los analistas de Bank of America ya predijeron una subida del precio del petróleo de los 60 a los 68 dólares por barril para este año y parece que no estaban muy desencaminados.

En su predicción para 2022 parece que la institución está de acuerdo con la Agencia Internacional de Energía, pero no así con otros grupos como Goldman Sachs Group Inc, por ejemplo. Si el crudo regresase a los tres dígitos, será la primera vez que pasa desde 2014, justo antes de que el mercado entrase en una depresión de la que nunca llegó a recuperarse por completo.

Pero no todo en el informe de Bank of America es negativo. De hecho, no se descartan los riesgos de una caída en los precios del petróleo ocasionados por la aparición del petróleo iraní en el mercado (que puede ejercer presión sobre el precio del petróleo en la segunda mitad de 2021). También podrían darse otros factores como la opción del incumplimiento de los términos del acuerdo OPEP +, lo que podría socavar la actual trayectoria de crecimiento de las cotizaciones.

Liderada por Arabia Saudita y Rusia, la OPEP + se reúne próximamente para considerar si revive algo más la producción que recortó durante la pandemia. Si bien Riad ha señalado que prefiere actuar con cautela, un mercado mundial cada vez más estrecho podría obligar a la alianza a abrir un poco la producción.

En Motorpasión | Probamos el Nissan Qashqai: el rey de los SUV reclama su trono con mejor comportamiento, más confort y etiqueta ECO

Temas
Inicio