Publicidad

Ford crea una tuerca única en 3D para evitar el robo de ruedas... ¡a partir de la voz del conductor!

Ford crea una tuerca única en 3D para evitar el robo de ruedas... ¡a partir de la voz del conductor!
8 comentarios

Publicidad

Publicidad

Ford sigue soprendiéndonos con inventos que, si bien no sabemos si llegaremos a probar, pueden llegar a ser viables a gran escala. La firma estadounidense ha creado a partir de la impresión 3D unas tuercas específicas para cada vehículo que van acompañadas de llaves, también únicas, que podrían evitar el robo de llantas y ruedas.

¡Se acabó encontrarte tu coche descansando sobre ladrillos!

Un método muy loco para crear tuercas

Wheelnut Collage

Estas tuercas de seguridad impresas en 3D se han creado de una forma inédita. Según explica la firma del óvalo, han usado la voz de una persona para crear un patrón físico que se pueda imprimir:

"Al igual que un escáner de iris o una huella digital, la voz de una persona se puede usar como una identificación biométrica única. Los ingenieros graban la voz del conductor durante un mínimo de un segundo, diciendo algo como "conduzco un Ford Mustang", y usan un software para convertir esa onda de sonido singular en un patrón físico e imprimible".

Pero hay más, porque Ford asegura que si no se usa la voz del conductor para crear los patrones, las tuercas podrían presentar diseños específicos de un vehículo, como el logotipo de Mustang, usar las iniciales del conductor o incluso usar el contorno de un circuito de carreras.

Ese patrón se convierte en la tuerca de bloqueo y en la llave que podrá aflojarla en caso de ser necesario. Ambas son impresas en 3D en un único bloque y con acero inoxidable "resistente a la corrosión y al ácido".

Cuando finaliza el proceso, la tuerca y la llave se separan. Este sistema evita además que la tuerca pueda ser clonada o copiada a partir de una serie de hendiduras que impiden a un ladrón poder hacer un molde de cera sin que este se rompa.

Ford lleva tres décadas utilizando la impresión 3D en sus modelos, un método que permite reducir el peso del vehículo, mejorar el rendimiento y crear piezas que no serían posibles utilizando métodos convencionales. Modelos como el Ford GT, el Focus o el Mustang GT500 las llevan.

Hace poco, Ford anunció que estaba terminando de pulir otro plan junto a McDonald's para convertir la cáscara de los granos de café en componentes de coches, como la carcasa de los faros, elementos plásticos del habitáculo o incluso piezas ubicadas bajo el capó.

En Motorpasión | Los Diablos Rojos: así convirtió Panamá los autobuses escolares estadounidenses en su seña de identidad

Temas

Publicidad

Publicidad

Publicidad

Inicio

Explora en nuestros medios