Contenidos contratados por la marca que se menciona

+info

Tanteamos la deportividad ágil y sutil del Toyota Yaris Electric Hybrid GR SPORT

Tanteamos la deportividad ágil y sutil del Toyota Yaris Electric Hybrid GR SPORT
Sin comentarios

El Toyota Yaris Electric Hybrid ha alcanzado una madurez que pocos esperaban años atrás. Si la cuarta generación del modelo multiplicó sus posibilidades fuera de los límites urbanos, ahora hemos regresado a la carretera para repasar de nuevo esa versatilidad, pero con el sello GAZOO Racing.

A principios de este años conocíamos que el Toyota Yaris Electric Hybrid GR SPORT no tardaría en aterrizar en el mercado español. Y, en nuestro país, el nuevo acabado del Toyota Yaris Electric Hybrid lo viste con una indumentaria más deportiva.

Al inicio de la prueba, al acariciar por primera vez su carrocería, apreciamos las nuevas formas (y colores) del restyling de la familia deportiva GR. El fabricante japonés lo ha ejecutado sobre el Toyota Yaris con sutilidad y escondiendo alguna que otra sorpresa más allá de su estética. Sí, su motorización no recibe ningún aderezo y, aun así, la experiencia que hemos vivido se diferencia y ensalza el perfil más muscular dentro de los límites naturales del Toyota Yaris Electric Hybrid.

Madurez para el segmento B

Toyota Yaris Gr Sport 17

La actual apuesta de Toyota con el segmento B parte de las posibilidades de la plataforma GA-B, variante de la modular TNGA. El comportamiento actual y más dinámico de las dos versiones del Toyota Yaris Electric Hybrid, en sus respectivos acabados, le debe todo a ello.

Dejando a un lado la última concepción B-SUV del Toyota Yaris Cross Electric Hybrid, la versión original del Toyota Yaris se adaptó en 2020 a los tiempos que corren con una conducción más orgánica, más natural.

Las sensaciones al volante de la cuarta entrega del modelo recibieron un nuevo impulso gracias en buena medida al posicionamiento del conductor, la nueva maniobrabilidad o la abundancia en detalles de identidad entre acabados. Su lavado de cara lo ayudó a seguir posicionado como una solución preferente y modernizada en vía urbana, con aspiraciones más allá de las fronteras de la ciudad.

Toyota Yaris Gr Sport 7

Estas señas identitarias de la cuarta entrega del modelo se pasean por nuestra mente nada más tomarlo prestado en la sede de Toyota en Madrid. Son el punto de partida que explica su comportamiento fuera de la ciudad. Al mismo tiempo, es lo que ha permitido a Toyota incluirlo dentro de la familia de acabados GAZOO Racing.

A otros compañeros del segmento, este toque de diseño deportivo no les sentaría tan bien. Sin embargo, la madurez del Toyota Yaris Electric Hybrid le permite calzarse este traje.

¿Tiene sentido admitir al Toyota Yaris Electric Hybrid en el club GR SPORT?

Toyota Yaris Gr Sport 10

Este interrogante domina, a modo de premisa, los muchos kilómetros que recorreremos a los mandos del Toyota Yaris Electric Hybrid GR SPORT.

El segmento B ha sido el último en ingresar en las filas estéticas y con algo de picante GR SPORT (en función del modelo, Toyota ha apostado por algunos detalles que van más allá y afectan a la conducción). Hasta 2022, eran tres los coches con el sello GR SPORT en España: el Toyota Corolla Electric Hybrid GR SPORT, Toyota Corolla Touring Sports Electric Hybrid GR SPORT y Toyota C-HR Electric Hybrid GR SPORT.

Este año se han sumado a la fiesta el Toyota Yaris Electric Hybrid y el Toyota Hilux (en Japón, el Toyota Yaris Cross Electric Hybrid también se ha sumado al club). En el caso de GR SPORT, hablamos esencialmente de aderezos estéticos de competición. Toyota lleva años tratando de salvar la esencia del automóvil por encima de la producción en serie y, además del sello GR SPORT, nos topamos con las joyas de la rama GR de la familia.

Sí, la musculatura encajada en el interior del Toyota GR Yaris lo aleja de lo comercial y lo convierte en una bestia única. Carece de todo sentido compararlo con el acabado GR SPORT de nuestro Toyota Yaris Electric Hybrid.

Toyota Yaris Gr Sport 8

El propulsor que ahora probamos, un viejo conocido ya, es la solución híbrida eléctrica 1.5 Dynamic Force con una potencia de 116 CV (85 kW). Esta distinción es importante para no confundir las aspiraciones y las posibilidades del modelo.

Aunque su corazón híbrido sea el equivalente superior de casi toda la familia Toyota Yaris, sus detalles y su comportamiento no nos dejan indiferentes. Vuelven a recordarnos la idoneidad ajustada de sus dimensiones para este tren de tracción.

La conjugación aporta frescura en la arrancada y un control minucioso al elevar velocidad, o en la virada, por encima de la de algunos colegas. Así lo comprobamos al aventurarnos a través de carreteras serranas, al son que marca la ola de calor, que nos obliga a apurar también la climatización. Esto último, sin una preocupación económica excesiva, pues si en algo destaca también el sistema híbrido eléctrico de Toyota es en su eficiencia.

Juego de colores, juego de contrastes

Toyota Yaris Gr Sport 13

Así, transcurridos apenas un centenar de kilómetros, nos parece que la respuesta consolidada al volante de la familia Toyota Yaris le otorga de sobra el permiso para portar con garantías la etiqueta GR SPORT.

Se traduce en algo más que el lucimiento de las dos medallas GR en el frontal y la zaga. A la hora de lucir, hay que destacar que estamos ante el acabado top, el GR SPORT Plus. La fortuna de esta variante se eleva con un contraste bi-tono en la carrocería.

El techo oscuro resalta aun más las propiedades del gris Ascari del modelo entregado. La impresión cromática varía en función de la cantidad de luz recibida. En días oscuros y en la nocturnidad, se acerca más al gris; mientras que en días luminosos, como los que vivimos, la respuesta cromática se suaviza y tiende a un blanco puro. Una opción muy personal, pero no carente de encanto.

La carrocería también muta hacia una sofisticación GR SPORT con líneas propias. Sin caer en exageraciones barrocas, la calandra con un ya conocido diseño de panal de abeja atrae las miradas en la parte delantera. En la zaga, un estiloso difusor tapa las vergüenzas urbanas que muestran sin tapujos otros vehículos y suma contundencia a su trasero.

Toyota Yaris Gr Sport 5

Ambos elementos también juegan al contraste cromático. Su negro destila un brillo inconfundible que combina con el gris Ascari. Las llantas de 18 pulgadas, las mayores de toda la gama Toyota Yaris, aportan el colofón al conjunto. En ellas, encontramos el enésimo juego cromático propuesto por Toyota. El rojo mecanizado presente en sus segmentos se suma en el perfil al de los dos emblemas GR.

Por supuesto, es una cuestión de gustos. Con todo, nos negamos a relativizar armonía que Toyota ha contagiado al exterior. Desde nuestra subjetividad, nos ha resultado muy hipnótico. Y, por lo vivido en la prueba, no ha pasado desapercibido. No han sido pocos los usuarios de la vía que se han girado o detenido a echar una ojeada.

Resuelto, resolutivo, dinámico

Toyota Yaris Gr Sport 16

El bloque del Toyota Yaris Electric Hybrid GR SPORT no presenta las diferencias que encontramos en otros apartados. No obstante, y sin entender todavía al 100 % el porqué, su respuesta nos ha agradado por encima de otras soluciones híbridas eléctricas del fabricante.

Puede que nos hayamos sugestionado un poco a lo largo de la gran cantidad de kilómetros, más de mil, que hemos recorrido con él. Casi todos han sido por carretera convencional y por autovía, con una conducción que olvidaba la eficiencia y se centraba en apurar, sin superarlos, los límites de la vía. Por supuesto, no hemos transitado ni 100 metros en modo ECO.

Precisamente, en este tipo de vías notamos una aparición mucho más contenida, sutil y silenciosa del motor térmico en su mayor rango de demanda. Nada tiene que ver con la sonoridad motora de opciones pasadas. Incluso, nos parece aún más ligera que la de sus compañeros de generación de Toyota.

Toyota Yaris Gr Sport 2

Y eso que no nos cortamos a través de tramos de autovía nada sencillos, que incluyen pasar del nivel del mar hasta los 700 metros de altitud mesetaria. Además, nos hemos olvidado de la eficiencia en la prueba y así lo hemos reflejado en la conducción, sin importar superar grandes desniveles a la máxima velocidad permitida.

Eso sí, casi todas las sensaciones vividas no se deben a imaginaciones nuestras. Las debemos a retoques reales acometidos por Toyota, que se mueven en la misma línea de suave sofisticación.

La agilidad controlada que notamos, tanto en vía rápida como en trazados complicados de montaña, se la debemos al trabajo del fabricante sobre los amortiguadores, muelles, estabilizadoras y la dirección. Percibimos un mayor control, viveza y precisión en las órdenes que transmitimos al coche.

Esto nos facilita exprimir con menos reparos su minivena deportiva. Y es que el fabricante ha implementado el esquema de suspensión y la dirección asistida.

Toyota Yaris Gr Sport 15

Las actualizaciones dulcifican en lo deportivo los kilómetros recorridos por territorio escarpado. Permiten concentrar la atención algo más en el empuje, elevando el toque deportivo y afianzando con solvencia el paso por curva de sus 1.080 kilogramos.

Eso sí, todo tiene un límite y, ante firmes rotos y bacheados, el impacto de obstáculos prominentes se deja notar bastante en el interior. La impresión es que su ambición deportiva se disfruta mucho más sobre un asfalto de calidad.

Es innegable que despliega una actitud voluntariosa, ya de base en el Toyota Yaris Electric Hybrid, más allá de la ciudad. Conseguimos las prestaciones más GR SPORT escapando de la gobernanza electrónica mediante el modo "Power". Este ofrece una inmediatez más fresca y un breve lapso de libertad al pisar a fondo el pedal del acelerador.

La delgada costura roja

Toyota Yaris Gr Sport 1

Hemos dejado para el final la tercera experiencia diferenciadora en el Toyota Yaris Electric Hybrid GR SPORT. Es lo que ocurre al sentarnos en el asiento del conductor.

Si Toyota ha racionalizado el detallismo en su diseño exterior, en el interior, la cosa cambia. Al sumergirnos en el habitáculo por vez primera, el rojo y negro GR SPORT se precipitan y suceden ante nuestra mirada. Abundan como acompañamiento envolvente en los perfeccionados asientos, volante o panel de instrumentos.

La tapicería Alcántara nos deleita el tacto y los pespuntes en rojo parecen una serpiente que nos envuelve en los asientos, el volante de costuras deportivas y el salpicadero. La sensación nos aleja del habitáculo urbano, práctico, plástico o artificial de los utilitarios.

Toyota Yaris Gr Sport 3

Hay que admitir que estamos, casi, ante el mismo Toyota Yaris Electric Hybrid de siempre, pero el toque GR SPORT Plus invita a que nos embriaguemos con mesura. Ensalza el panel de instrumentos digital binocular, hace crecer la pantalla central hasta las 9 pulgadas o integra un hub de carga inalámbrica, emulando lo hecho con el Toyota Yaris Cross Electric Hybrid.

El fabricante pone de su parte en el apartado tecnológico. La asistencia de Toyota Safety Sense vuelve a ser una gran aliada. Eso sí, nos vemos obligados a personalizar y configurar el sistema de mantenimiento en carril, sobre todo para los tramos en que buscamos exprimir las dotes deportivas del modelo en trazados estrechos.

La simbiosis entre el interior y la conducción también se nota cuando nos movemos en vía rápida en situaciones de tráfico denso. El modelo aporta una dosis extra de pericia para manejarse con soltura en el tráfico.

Nunca olvida su esencia eficiente

Toyota Yaris Gr Sport 6

El semblante GR SPORT nos invitó a dejar en un segundo plano consumos y conducción eficiente durante la prueba. Puede que la gestión electrónica limite la aventura; pero, aun tratando de burlarla, nos asegura un consumo más que razonable.

Los tiempos que vivimos, además, no invitan a una actitud derrochadora constante. En nuestra prueba, ignoramos esto de partida. Sin haber probado un ningún momento el modo "ECO", y sacando el mejor partido que supimos de los modos "Normal" y "Power", no conseguimos elevar demasiado la homologación oficial de consumo combinado de entre 4,3 y 4,9 l/100 km. Nos quedamos en unos 5,2 l/100 km finales.

Y eso que, como hemos mencionado, no fuimos tímidos en exprimir la entrega de forma nada constante. En definitiva, el Toyota Yaris Electric Hybrid GR SPORT apura una fórmula con un talante estético propio como protagonista y con la que se puede combinar un juego deportivo y una eficiencia sin perder el control en ningún momento.

También te puede gustar

Inicio