Compartir
Contenidos contratados por la marca que se menciona

Descubre la Ruta Cátara del sur de Francia: cómo organizar tu viaje por carretera

Descubre la Ruta Cátara del sur de Francia: cómo organizar tu viaje por carretera
Guardar
1 Comentarios
Publicidad

El sur de Francia es una zona llena de misterio y encanto. A la herencia de los templarios y de la antigua cultura occitana, se suma la de los cátaros. Este movimiento religioso salpicó toda la región de ciudadelas, castillos y monasterios que, por su proximidad a nuestro país, se hacen imprescindibles de visitar.

Se trata de una ruta que, además de hacernos cruzar los Pirineos, nos hará alternar entre céntricas ciudades y recónditos pueblos; entre rápidas autovías y estrechas carreteras secuendarias; entre suaves campos de viñedos y abruptas zonas de montaña.

Por eso para este viaje hemos escogido un Ford Kuga 2.0 Duratorq TDCi por sus prestaciones: 180 CV, tracción 4x4 y consumos de 5,5 y 4,9 l/100 km en ciudad y carretera respectivamente.

Un poco de historia: los cátaros y la cruzada albigense

Los cátaros o albigenses fueron los seguidores del catarismo, un movimiento religioso que se instaló principalmente en el sur de Francia entre los siglos X y XII. Aunque de creencia cristiana, los cátaros se alejaron ostensiblemente de la doctrina católica. Criticaban especialmente la ostentación de riquezas y poder de la Iglesia, pues consideraban el mundo terrenal como obra del mismísimo Satanás.

Aunque contaron con la protección de muchos señores feudales de la región —algunos de ellos vasallos de la Corona de Aragón—, el Papa consiguió convencer al rey de Francia para que se alzase contra ellos, en lo que se denominó la Cruzada Albigense.

Esta cruzada, que tuvo lugar en la primera mitad del siglo XIII, fue de facto una guerra civil entre los nobles del norte y del sur de Francia. Los nobles que apoyaban el Catarismo fueron derrotados y desposeídos de sus tierras, por lo que el movimiento se vio desprotegido y fue desapareciendo en las siguientes décadas.

Conocer la zona: la región de Occitania

Ruta De Los Catatos 02 Occitania

La Ruta de los Cátaros se extiende fundamentalmente por la región francesa de Occitania, que tras la reforma administrativa de 2016 abarca las antiguas regiones de Languedoc-Rosellón y Mediodía-Pirineos. Casi toda esta zona coincide con los territorios históricos de Occitania, la antigua cultura de la Francia meridional, y que por tanto ha estado estrechamente ligada con el catarismo.

Esta pintoresca ruta se desarrolla principalmente en torno a la ciudad de Carcasona, que fue uno de los enclaves más importantes del catarismo y foco de la Cruzada Albigense. La ruta puede extenderse hasta Narbona y Toulouse, pero los principales puntos de interés se encuentran realmente repartidos en ese círculo.

Se trata de una región ideal para recorrer en un todocaminos como el Kuga, pues las localidades que visitemos estarán conectadas por rápidas autoroutes (límite de 130 km/h) y carreteras departamentales (límite de 90 km/h) con curvas bastante cerradas y pendientes de cierta consideración.

Logística e intendencia

La mejor época del año para visitar la región es primavera y sobre todo otoño, cuando aún acompaña el buen tiempo y los castillos no están tan abarrotados de turistas. Para moverte, como es lógico por estar en Francia, basta con llevar la documentación obligatoria para toda la Unión Europea.

Aunque hemos planteado la ruta para realizarla en coche, hay que acceder a algunos enclaves a pie y con recorridos de fuerte pendiente, por lo que vístete adecuadamente para realizar la caminata.

Carcassonne

Para pernoctar, cuentas con una amplia oferta de alojamiento para todos los bolsillos. En las ciudades de Narbona, Carcasona y Toulouse destacan los muchos hostales y hoteles enclavados en el casco histórico, mientras que fuera de ellas puedes disfrutar de un sinfín de establecimientos rurales y del tipo bed&breakfast.

En todos estos lugares podrás disfrutar de la típica gastronomía cátara, de origen medieval y que tiene como plato estrella el cassoulet, a base de alubias guisadas con pato, tocino y verduras. También es una región de gran tradición vinícola, por lo que puedes encontrar numerosas bodegas que visitar.

Peyrepertuse – Quéribus: primer alto en el camino

Ruta De Los Catatos 03 Peyrepertuse

Para llegar a nuestro primer destino, la ruta más recomendable se realiza a través de la AP–7 y la A9. Pasaremos por las ciudades de Girona y Perpiñán, también muy recomendables de visitar, aunque en esta ocasión no formen parte de nuestro plan de ruta.

Una vez pasado Perpiñán podemos desviarnos por la D117 para llegar a la bella localidad de Duilhac-sous-Peyrepertuse. Allí podremos visitar los castillos de Peyrepertuse y Quéribus, muy cercanos el uno del otro, y que constituyen la mejor muestra de arquitectura militar medieval del Languedoc. Ambas fortificaciones forman parte de los llamados “Cinco Hijos de Carcasona”, levantados tras la cruzada para proteger las nuevas fronteras de la Corona de Aragón.

Narbona: la ciudad de los arzobispos

Ruta De Los Catatos 04 Narbona

Tras nuestra visita, podemos reemprender el camino hacia Narbona, bien por la D611 bien volviendo a la A9. Ambos trayectos nos llevarán hora y media.

Narbona fue fundada por los romanos y desde entonces fue habitada por visigodos, musulmanes y francos. Así, encontraremos números enclaves que visitar de todas las épocas, desde catacumbas subterráneas hasta la tercera catedral más alta de Francia.

Esta ciudad fue sede de importantes obispados y arzobispados de la época de los cátaros y los occitanos, por lo que también podremos visitar sus suntuosos palacios. También es muy recomendable pasear por el canal de la Robine, que forma parte del Canal de Midi que visitaremos más adelante.

Villerouge-Termenès – Termes – Lagrasse: castillos escondidos

Ruta De Los Catatos 05 Lagrasse

Desde Narbona y antes de emprender camino hacia Carcasona, podemos visitar estos pequeñísimos municipios donde encontraremos los primeros castillos cátaros propiamente dichos.

Para llegar hasta Villerouge-Termenès nos desviaremos por la D613 y llegaremos en 45 minutos. Termes se encuentra a 20 minutos desde este punto y Lagrasse a unos 40 minutos de nuevo hacia el norte por la D613. Desde allí, podemos enfilar hacia Carcasona, a menos de tres cuartos de hora por la D3.

Carcasona: la ciudadela de los cátaros

Ruta De Los Catatos 06 Carcasona

Carcasona (en francés Carcassonne) será nuestro segundo campamento base desde el cual visitaremos todos los sitios de interés de alrededor. Aunque, en cualquier caso, esta ciudadela constituye en sí misma un destino turístico de primer nivel.

Cuenta con uno de los más importantes conjuntos amurallados de Europa, y alberga el Castillo Condal, torres, catedrales, palacios y multitud de edificios singulares. Todo el conjunto arquitectónico fue declarado Patrimonio de la Humanidad en 1997. Es, además, uno de los lugares de más relevancia en la historia del Catarismo.

Carcasona se encuentra magníficamente comunicada por autovía, y está situado en el medio del eje entre Toulouse (a poco más de una hora) y Narbona (a tres cuartos de hora).

Albí – Lastours: la primera línea de la cruzada

Ruta De Los Catatos 07 Albi

Albí fue otro punto importante para la comunidad cátara. De hecho se piensa que el término albigense procede de esta localidad. Se trata de otra bella ciudadela a orillas del río Tarn, cuyo paseo ofrece unas maravillosas vistas de todo el conjunto arquitectónico. De este destaca la fortificada catedral de Santa Cecilia y el palacio de Berbie, que hoy día acoge un museo dedicado al artista Toulouse – Lautrec.

Aunque el camino más rápido para llegar a Albí desde Carcasona es por autovía, rodeando por Toulouse, lo más corto y sin diferencias significativas de tiempo es por la D118.

Si te decides por esto último, a la vuelta podemos hacer un alto en Lastours, un pequeño municipio en torno al cual se alzan cuatro castillos sobre las rocas. Las cuatro torres, de diferente construcción y estado de conservación, constituyeron una de las líneas de defensa del sur de Francia y de la resistencia del Catarismo. Lastours se encuentra a poco más de 20 minutos de Carcasona.

Montségur: el último bastión

Ruta De Los Catatos 08 Montsegur

Montségur es una visita imprescindible para entender la historia del catarismo. Se trata del último bastión del movimiento, y su fortaleza del siglo XIII fue testigo del trágico suceso conocido como “Prat dels Cremats" (Prado de los Quemados): cerca de 200 de los últimos cátaros fueron quemados en la hoguera por la Inquisición.

Su magnífico museo arqueológico alberga infinidad de restos y objetos procedentes de aquella época, y junto con los vestigios de la fortaleza, conforman un marco evocador para vivir a fondo el recuerdo del catarismo.

Montségur se encuentra a 1 hora y media de Carcasona, tomando la D119 hacia el suroeste.

Canal del Mediodía – Castelnaudary: el Canal de los Dos Mares

Ruta De Los Catatos 09 Canal

El Canal de Mediodía (Canal du Midi en francés) es una vía navegable artificial del siglo XVII, muy posterior a la época de los cátaros, pero visita imprescindible si se está por la zona. Fue construido por el rey Luis XIV para unir el río Garona en Toulouse con el mar Mediterráneo, formando así lo que se conoce como el Canal de los Dos Mares, que une el Mediterráneo con el Atlántico.

El canal se puede visitar por muchos puntos, pero uno de los más significativos es la esclusa de San Roque, en la localidad de Castelnaudary. Esta esclusa está formada por cuatro desniveles consecutivos que permiten superar los 9.5 metros. También es imprescindible visitar el Gran Bassin, el punto donde el canal se abre en un gran estanque donde se realizó el primer acto de inauguración de esta infraestructura.

Castelnaudary se encuentra a 40 minutos de Carcassone, y se puede acceder bien por la autopista de peaje A61 bien por la carretera nacional D33. Desde aquí podemos seguir directamente hasta Toulouse sin tener que volver a Carcasona.

Toulouse: la capital del condado

Ruta De Los Catatos 10 Tolosa

Toulouse es el último punto de nuestra ruta. Es la capital de Occitania y lo fue de la región histórica del Languedoc y del Condado de Tolosa, el más poderoso en la época del catarismo. De hecho el declive de su poder político coincidió con el final de la cruzada, al despojar el rey de Francia de todas sus posesiones al conde de Tolosa.

Hoy Toulouse es la cuarta ciudad de Francia, por lo que atesora un importantísimo patrimonio arquitectónico. De la época del catarismo debemos visitar la Basílica de Saint Sernin, Patrimonio de la Humanidad y uno de los puntos del Camino de Santiago por Francia.

Desde Toulouse podemos volver a España por varios puntos, dependiendo de nuestro destino. Aunque si queremos volver a Barcelona, lo más rápido será desandar nuestros pasos por la A61 y la AP–7.

Imágenes| Wikipedia: ignis, Future75, Binche, BehnLieuSong, Pinpin, MarionSchneider, MDanis, HugoBoucard, MBerkouk. Pixabay: Crookoo. Flickr: Andy Wright

Publicidad

También te puede gustar

Inicio
Inicio

Ver más artículos