Abarth 695 biposto, 500 más radical

Abarth 695 biposto, 500 más radical
31 comentarios

La espera mereció la pena, se trata del Fiat 500 más extremo de la Historia. Es un híbrido entre coche de carreras y de carretera, se basa en el Abarth 500 Assetto Corse y no es un utilitario apto para cardiacos. Más bien es el coche perfecto para los quemados, los que beben gasolina y tienen como actor porno favorito a Walter Rohrl.

El Abarto 695 biposto se ha ciclado mucho y frecuentó el gimnasio hasta lograr una relación peso/potencia que asusta, 5,2 kg/CV. Solo tiene dos plazas y renuncia a todo lo superfluo, una máquina de competición que nos permiten usar en carreteras públicas y que humilla coches que le doblan en precio.

Todo lo que concierne a este coche tiene relación con el mundo de las carreras. No es una edición deportiva hecha a base de decoración y chorradas varias, los componentes que tiene vienen de proveedores serios con experiencia en competición. Por esa regla de tres que nadie espere que tenga un precio apto para todos los públicos.

Abarth 695 biposto

Lobo con piel de lobo

El Abarth 695 biposto combina el color Gris Performance para fusionarlo con la carretera. Tiene detalles de titanio y fibra de carbono (de la de verdad). Fijaos en las amplias tomas de aire, musculosos pasos de ruedas o las llantas OZ de 18", que en este caso están muy justificadas.

Dentro de las mismas encontraremos un equipo de frenos Brembo acorde a sus pretensiones, con discos delanteros ventilados y perforados (305x28 mm) con cuatro pistones por pinza. Los traseros no se mencionan. Los neumáticos tienen dimensiones 215/35 R18, que toda esa potencia hay que controlarla.

No lo había mencionado antes, pero son 190 caballos a las ruedas delanteras, el resultado de ciclar el 1.4 T-Jet con un intercambiador de gases más gordo, caja de admisión de BMC y tubarros de escape Akrapovic de doble etapa. Pulsando el botón "Sport" pasan de hacer ruido a hacer mucho ruido.

Abarth 695 biposto

Con un peso que no llega a 1.000 kg, este pelotilla baja de seis segundos en aceleración 0-100 km/h (5,9 s), y su velocidad máxima de 230 km/h no es ninguna broma. En el eje delantero lleva un diferencial autoblocante de discos y embragues (TTC), no es completamente mecánico como un Torsen, pero es mejor que la típica freidora de frenos (electrónico).

La caja de cambios tiene espíritu de competi y no es apta para novatos. Se trata de un cambio de acoplamientos frontales (dot ring) en "H", según la marca la primera vez que se hace eso con un coche homologado para carretera. Los expertos pueden prescindir del embrague en saltos de marchas superiores de lo rápido que es.

Para poder ajustar la dureza de la suspensión, tiene amortiguadores de regulación hidráulica Extreme Shox en las cuatro ruedas. La reducción de peso no solo viene por el empleo de materiales técnicos, como el aluminio en el capó, las ventanillas de policarbonato o la fibra de carbono.

Abarth 695 biposto

Un interior totalmente 'racing' para tumbar agujas

Se ha prescindido de la banqueta trasera, de ahí lo de "biposto" (biplaza), pero también de todo elemento de confort como climatizador, elevalunas, equipo de música, paneles de las puertas, etc. Por dentro es más espartano que Leónidas, porque es un coche que busca ante todo las prestaciones, no el glamour.

Solo hay que fijarse en los asientos deportivos con arneses de cuatro puntos de Sabelt (TRW), que están fijados a la barra trasera de titanio firmada por Poggipolini. Tras los asientos hay una red para sujetar el equipaje cuando nos escapemos a Nürburgring a hacer unas tandas. Opcionalmente se puede instalar un registrador de datos para circuitos MLX de AIM Sport.

La decoración interior asemeja la de un coche de carreras, con fibra de carbono, alcántara y aluminio por doquier. Ni siquiera tiene alfombrillas textiles. Se puede personalizar con tres kits (124 Especial, Carbono y Pista), eso respecto al coche, y si queremos, Abarth nos ofrece ropa de competición en la que podemos poner hasta nuestro nombre.

¿Hacemos una colecta para regalarle uno a Héctor Ares?

Temas
Comentarios cerrados
Inicio