Compartir
Publicidad
Publicidad

¿Quieres un coche de GNC? Te interesa saber esto sobre la ITV y los aparcamientos cerrados

¿Quieres un coche de GNC? Te interesa saber esto sobre la ITV y los aparcamientos cerrados
Guardar
31 Comentarios
Publicidad
Publicidad

El GNC, o gas natural comprimido, es decir, el mismo gas combustible que se utiliza en las viviendas, en esencia metano, es una alternativa real para el funcionamiento de automóviles. En España llega muy tarde, pero en otros países es muy habitual. Sin irnos muy lejos baste recordar que Italia y Alemania lo utilizan mucho.

El gas natural comprimido es, de los combustibles de automoción de origen fósil (gasolina, gasóleo, GLP y GNC) el de menores emisiones contaminantes (dióxido de carbono, óxidos de nitrógeno, partículas, monóxido de carbono), pero además resulta el más ventajoso económicamente hablando. Un coche de tamaño medio viene a consumir unos 3,5 kg de GNC, y a poco más de un euro el kilo (1,04) eso significa que se pueden hacer 100 km por menos de cuatro euros.

En España casi ni conocemos el GNC

Sin embargo el GNC en España es muy desconocido, y además fuera de Madrid o Barcelona hay muy pocas estaciones de servicio dond repostar. De hecho mucha gente solo oye gas y confunde dos combustibles diferentes: GLP y GNC. La principal es su composición: el GLP, Gas Licuado del Petróleo o autogás, es una mezcla de butano y propano. El GNC, Gas Natural Comprimido, es metano.

Tanto los coches a GNC como los coches a GLP son bifuel, es decir, tienen dos depósitos de combustible, uno de la gasolina, y otro del gas, y pueden funcionar en cualquier momento consumiendo uno u otro.

Aunque ya hay sistemas de gas para motores diésel, son muy poco habituales y el motor no puede funcionar exclusivamente con gas, sino que tiene que hacerlo siempre con una mezcla de gas y gasóleo. Ahora mismo en turismos no se comercializa, pero se emplea algo en camiones y maquinaria industrial y pesada.

mercedes-benz-clase-b-200-natural-gas-drive

Hay varias diferencias muy claras entre GNC y GLP:

  • El coste por km de un coche a GNC resulta todavía más bajo que el de un coche a GLP. El precio de 1 kilo de GNC viene a costar 1,04 euros. El litro de GLP viene a costar 0,75 euros. Sin embargo el consumo de GNC en un coche tipo SEAT León o Skoda Octavia es de 3,5 kg/100 km, mientras que el consumo de GLP de un coche similar viene a ser de unos 7,5 l/100 km, así que los 100 km salen a 3,6 euros con GNC y a 5,6 euros con GLP.

  • El GNC es menos denso (menos pesado) que el aire y que el GLP. Así que en caso de fuga se libera, dispersa y ventila con gran facilidad. El GLP en cambio es más denso que el aire, y no se dispersa ni ventila tan fácilmente, suele acumularse cerca del suelo (pero tampoco hay que asustarse).

  • La presión de almacenamiento del gas en el tanque del coche es notablemente mayor en el GNC que en el GLP. El GNC se almacena a unos 200 bares de presión (los tanques están pensados para resistir más, hasta 300 bares normalmente), y el GLP se almacena a unos 7,5 bares.

  • Los tanques de GNC son más grandes que los tanques de GLP, así que el coche tiene que estar diseñado previendo la ubicación de los tanques para no perder habitabilidad o maletero.

opel_zafira_tourer_cng

Sobre la ITV de automóviles a GNC

Conforme a la homologación europea ECE R110 relativa al GNC para automóviles, además de las revisiones pertinentes como coche de gasolina, cada cuatro años es necesario una revisión del tanque y de las conducciones de gas (tomando como referencia la fecha de fabricación del tanque de gas), mediante un control GFBM normalizado.

Si el coche está preparado de fábrica para utilizar GNC, no hay nada especial que hacer para utilizarlo o para pasar la ITV, con la misma periodicidad que si el coche fuera solo de gasolina.

Si el coche se adquirió sin estar preparado de fábrica para utilizar GNC, y se realiza una adaptación a posteriori en un taller especilizado, una vez completada la instalación se debe registrar y aprobar la modificación en la ITV, aportando la documentación técnica correspondiente (que facilita el propio instalador).

Sobre su seguridad y aparcamientos cerrados

Un turismo a GNC suele considerarse algo más seguro que uno a gasolina. Los tanques de GNC son muy resistentes y es más difícil que sufran daños en caso de accidente que en un depósito de gasolina. El gas está acumulado a alta presión, así que en el peor de los casos lo que podría pasar es que se liberara bruscamente, pero sin llegar a incendiarse.

De hecho la temperatura de encendido del GNC es bastante superior a la de la gasolina, unos 600 grados centígrados frente a unos 315, así que el riesgo de incendio es algo menor, porque es más difícil que se prenda el combustible.

Como hemos dicho antes, el GNC es menos denso que el aire y es volátil, así que es difícil que se acumule dentro de un recinto cerrado, siempre que este tenga una ventilación mínima. Un coche a GNC puede acceder sin ningún tipo de limitaciones a un aparcamiento subterráneo.

Continuará...

En Motorpasión Futuro | ¿Interesa comprar un coche a GNC en España?

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio
Inicio

Ver más artículos