Publicidad

El turbo en la era de la electromovilidad: Garrett tiene preparado un sistema de turboalimentación para coches de hidrógeno

El turbo en la era de la electromovilidad: Garrett tiene preparado un sistema de turboalimentación para coches de hidrógeno
18 comentarios

Que la movilidad eléctrica se extienda de forma transversal será una realidad en un futuro no demasiado lejano, y eso no sólo está haciendo reconvertirse a los fabricantes de automóviles sino también a todas esas empresas auxiliares especializadas en repuestos, mecánica o accesorios.

Garrett es un emprea más que reputada dedicada a la producción de turbos, y ahora han presentado un producto que podría asegurarles un futuro prometedor: un turbo para pilas de combustible de hidrógeno (FCEV).

El hidrógeno, la gran promesa de la automoción

Si somos honestos y miramos a la evolución tecnológica de los motores actuales, la hibridación es un parche temporal en un camino que viaja ya sin aparente remedio hacia la electrificación (al menos en las grandes ciudades). Y al mismo tiempo los coches eléctricos de baterías (BEV) presentan limitaciones.

Para superar estas barreras de uso y mirando hacia el futuro, los motores de pila de combustible se postulan como un posible remedio no exento de piedras en el camino.

Garrett Turbo Hidrogeno

Uno de los problemas principales de la tecnología de hidrógeno es su alto precio de adquisición, algo que a medida que se amplía la oferta y amortiza la tecnología se puede ir abordando. También es un reto en sí mismo el consumo, pues el hidrógeno es escaso, caro y costoso de producir.

Para mejorar estas cifras, Garrett ha desarrollado un sistema de sobrealimentación para sistemas de pila de combustible de hidrógeno. Se trata de un turbo de doble etapa.

Garrett Turbo Hidrogeno 2

El propósito de este sistema es introducir de manera forzada el oxígeno en la pila de combustible. Con esta presión añadida la reacción entre hidrógeno y oxígeno en el interior de la celdas se optimiza, dando como resultado una mejora en la eficiencia de la reacción y generando más electrones libres con el mismo consumo de combustible (hidrógeno en este caso).

Concretamente, los datos facilitados por Garrett apuntan a una presión de soplado de hasta 4 bares y una potencia de 20 kW. Unas cifras conseguidas gracias a la experimentación de la empresa americana en aplicaciones aeroespaciales.

Garrett Turbo Hidrogeno

Con la implementación de este sistema Garrett asegura que podrían reducirse los volúmenes de los tanques de hidrógeno hasta en un 40% para conseguir las mismas cifras de autonomía, además de reducir el propio tamaño de las pilas de combustible o maximizar la autonomía en el caso de vehículos pesados de larga distancia. Algo que vista la escasez actual de hidrogeneras (siete en toda España) es fundamental.

Son muchas las marcas que están confiando en un futuro relacionado con el hidrógeno y, concretamente, con la pila de combustible. Hyundai, Volvo, Opel o Toyota están plenamente implicadas con la pila de combustible mientras que Mercedes-Benz (turismos) recela de esta tecnología en favor de los vehículos pesados y Volkswagen directamente lo ha tachado de un "sinsentido absurdo".

En Motorpasión | Consejos de mantenimiento del coche en invierno: las revisiones que mejor protegen tu vehículo

Temas

Publicidad

Publicidad

Publicidad

Inicio