Publicidad

Mercedes-Benz podría aparcar por ahora el coche de hidrógeno para centrarse en camiones de pila de combustible

Mercedes-Benz podría aparcar por ahora el coche de hidrógeno para centrarse en camiones de pila de combustible
Sin comentarios

Mercedes-Benz podría abandonar el desarrollo de coches con pila de combustible de hidrógeno y cesar la producción del Mercedes-Benz GLC F-CELL, el revolucionario SUV que aunó por primera vez la motorización eléctrica enchufable tradicional y la pila de combustible.

Daimler, matriz de Mercedes-Benz, ha estado trabajando en la pila de hidrógeno durante más de tres décadas. No obstante, la fabricación del GLC F-CELL supone un gran coste para la compañía, concretamente el doble que un eléctrico a batería homólogo, lo que habría terminado principalmente por precipitar la decisión de la firma, según informa Automotive News Europe.

La noticia, no obstante, llama la atención especialmente por el momento en el que se conoce: tan solo unos días después de que Daimler y Volvo anunciasen la creación de una empresa conjunta para acelerar el camión de hidrógeno abaratando costes.

A falta de confirmación oficial, la decisión de la firma de la estrella dejaría entrever así que sus planes podrían pasar por centrarse en el desarrollo de esta tecnología para los vehículos de transporte, y apostar por turismos eléctricos de batería como el EQC, el EQA y el resto de integrantes de la familia cero emisiones.

Mercedes Benz Eqc Cargando Mercedes-Benz EQC.

Este movimiento podría tener sentido en consonancia con los movimientos acometidos por Daimler, que ya promete interesantes camiones de hidrógeno y que incluso forma parte del consorcio Hydrogen Europe, quiere desplegar 95.000 camiones de pila de combustible y 1.000 hidrogeneras para 2030.

De materializarse, Mercedes-Benz seguiría los pasos de otros fabricantes como Honda o Volkswagen, que ya han anunciado que sus esfuerzos a corto plazo se centrarán en el coche eléctrico de batería, dejando a un lado el hidrógeno.

Mercedes Benz Glc Hidrogeno

Por contra, otras firmas como BMW y Toyota, que trabajan juntas desde 2013 en impulsar esta tecnología, confían en los grandes avances que está experimentando el coche de hidrógeno y siguen contemplándolo en su hoja de ruta.

De hecho, el fabricante nipón renovó recientemente el Toyota Mirai, mientras que la firma alemana desveló el pasado mes los primeros detalles técnicos de su vehículo a pila de de combustible, el BMW i Hydrogen NEXT.

Mercedes-Benz abandona su 'laboratorio' rodante

Mercedes Benz Glc Hidrogeno Mecanica 2

En lo que respecta al Mercedes-Benz GLC F-CELL, su posible adiós se produciría aproximadamente después de un año y medio de que comenzase a llegar a las carreteras de Alemania, aunque nunca estuvo a la venta de forma convencional.

El SUV híbrido enchufable de hidrógeno con la estrella ha estado solo disponible vía renting, ya sea para empresas como Air Liquide, Shell, Linde, que fueron las primeras en poder acceder al modelo, o particulares, que hicieron lo propio desde la primavera pasada a través de Mercedes-Benz Rent.

Mercedes Benz Glc Hidrogeno 2

El Mercedes-Benz GLC F-CELL, del que solo se fabricaron miles de unidades, terminó por ser una especie de laboratorio sobre ruedas con el que la compañía recabó información para el desarrollo de esta tecnología, ofreciendo un producto con una tecnología novedosa.

Se trata del primer modelo que combinó dos depósitos de 700 bares para albergar un total de 4,4 kg de hidrógeno, suficientes según la marca para recorrer de forma autónoma 437 km (según ciclo NDEC), con la mecánica de un híbrido enchufable convencional.

Mercedes Benz Glc Hidrogeno Mecanica

El apartado puramente eléctrico consigue 49 km extra gracias a la energía almacenada en un paquete de baterías de iones de litio con una capacidad de 13,8 kWh. Estas baterías se recargan al mismo tiempo a través de la energía producida con el hidrógeno, en movimiento con las medidas regenerativas o conectándola a un enchufe.

Estos dos aportes de energía alimentan un motor eléctrico que produce 200 CV de potencia (147 kW) y 350 Nm de par motor que a través de la gestión inteligente determina, en función de la eficiencia, de dónde tomar la energía necesaria para conseguir el movimiento.

Sin duda, se trata de un vehículo revolucionario que podría tener los días contados: dejaría de producirse de forma inminente en la planta alemana de Bremen y dejaría el camino completamente despejado a los coches eléctricos a batería.

NOTA: Motorpasión se ha puesto en contacto con Mercedes Benz España para obtener más información, y actualizaremos este artículo con la respuesta.

En Motorpasión | El coche de hidrógeno es el futuro en Japón, pero en Europa no lo tendrá tan fácil

Temas

Publicidad

Publicidad

Publicidad

Inicio

Explora en nuestros medios