El padre del Ferrari F40 sale a subasta y es tan raro que nadie se atreve a ponerle precio

El padre del Ferrari F40 sale a subasta y es tan raro que nadie se atreve a ponerle precio
7 comentarios

Los coleccionistas de Ferrari están de enhorabuena. Uno de los modelos más raros de la marca del Cavallino Rampante sale a subasta, aunque no será fácil hacerse con él porque puede alcanzar un precio estratosférico.

Se trata del Ferrari 288 GTO Evoluzione, concretamente la cuarta de las cinco unidades que se fabricaron en el periodo de transición entre el Ferrari 288 GTO y el Ferrari F40, un experimento concebido para la competición que prometía alcanzar 370 km/h a finales de los años 80.

El nexo entre dos leyendas

Ferrari 288 Gto Evoluzione 2
Imagen: Kevin Van Campenhout, cortesía de RM Shoteby's

Cuando era niño, tenía predilección por dos coches de mi colección de maquetas a escala 1:24: el Ferrari F40 y el Ferrari F50. Sabía que eran dos Ferrari más especiales de lo normal porque pertenecían a la gama más exclusiva de la marca italiana.

También era consciente de que el Ferrari 288 GTO fue el primer miembro de esa familia tan ilustre que más tarde continuó con el Enzo y el Ferrari LaFerrari.

En ese momento veía una relación entre el Ferrari F40 y el Ferrari F50; de alguna manera, consideraba que el diseño del segundo era la evolución natural del primero. Sin embargo, me costaba encontrar el parentesco entre el 288 GTO y el F40 porque el segundo me parecía mucho más salvaje y espectacular.

Ferrari 288 Gto
Ferrari 288 GTO

Por suerte, un libro me ayudó a entenderlo todo: ‘La gran historia de Ferrari’, de Brian Laban. En sus páginas se explica bien la transición entre el primer supercar de la firma italiana y el último Cavallino Rampante que vio nacer Enzo Ferrari, y parte de esa historia tiene que ver con el Ferrari 288 GTO Evoluzione, un modelo que hasta entonces no conocía.

Al verlo en fotos todo cobró sentido. El Ferrari 288 GTO Evoluzione era el eslabón perdido, pero también el modelo de competición que pudo ser y no fue. Y es que el Ferrari 288 GTO nació como una evolución del 308 GTB para llegar al Grupo B y el 288 GTO Evoluzione pretendía ir un paso más allá.

Entre 1984 y 1985 Ferrari consiguió fabricar 272 unidades de calle del 288 GTO y la FIA exigía 200, por lo que tenía luz verde para competir en el Grupo B, pero la bestia de Maranello nunca llegó a participar en esta categoría del Mundial de Rallyes porque desapareció para siempre tras la temporada 1986.

Ferrarif40
Ferrari F40. Las primeras unidades tenían ventanillas de plástico, como el Evoluzione, luego fueron de cristal.

Con el Porsche 959 sucedió algo parecido, aunque sí llegó a participar en algunas pruebas del Grupo B, mientras que su derivado para circuito, el Porsche 961, corrió en el IMSA GT americano y en las 24 Horas de Le Mans. Ferrari contempló seguir el mismo camino y utilizó el Ferrari 288 GTO para crear un prototipo que prometía ser más rápido sobre el asfalto.

Así nació el Ferrari 288 GTO Evoluzione. Contaba con una carrocería más aerodinámica y ligera diseñada por Pininfarina y el especialista italiano Michelotto se encargó de modificar su motor V8 biturbo para pasar de los 400 CV del GTO a un total de 650 CV.

Ferrari construyó cinco unidades con nuevas soluciones respecto al GTO, como los refuerzos de kevlar en el chasis, los materiales compuestos para la carrocería, un diseño más aerodinámico para mejorar la estabilidad a velocidades elevadas (se supone que el Evoluzione alcanzaba los 370 km/h), los cristales de plexiglás para ahorrar peso o los asientos de tipo baquet para sujetar perfectamente el cuerpo del piloto y su acompañante.

Ferrari 288 Gto Evoluzione 1
Ferrari 288 GTO Evoluzione. Imagen: Kevin Van Campenhout, cortesía de RM Shoteby's

El objetivo era fabricar 20 ejemplares para lograr la homologación necesaria por la FIA para participar en las carreras donde corría el Porsche 961, pero con la cancelación del Grupo B el proyecto también se terminó. Eso sí, Ferrari no dio por perdido el trabajo y lo aprovechó para desarrollar su siguiente supercar: el sucesor del GTO.

Llegó en 1987, tres años después del lanzamiento del GTO, se llamó Ferrari F40 y su producción no estuvo tan limitada, puesto que se fabricaron 1.315 unidades. El parecido con el Ferrari 288 GTO Evoluzione es evidente, desde la luneta trasera con rejillas hasta la anchura de su carrocería, pasando por las ventanillas laterales de plexiglás, los faros escamoteables o el enorme alerón trasero.

Por dentro también quedaba patente el ADN compartido a través de los característicos asientos rojos firmados por Sabelt o el diseño del salpicadero, aunque el F40 tenía un aspecto más pulido que el Evoluzione, tanto por dentro como por fuera.

Ferrari 288 Gto Evoluzione 3
Imagen: Kevin Van Campenhout, cortesía de RM Shoteby's

Y lo mismo sucedía con la mecánica, un motor V8 a 90 grados con dos turbos que se había "civilizado" para usarse en la vía pública. En lugar de los 650 CV que tenía el bloque del Evoluzione se conformaba con 478 CV, aunque Michelotto también modifico unas cuantas unidades y este motor ha llegado a desarrollar más de 1.000 CV en algunos F40.

Dada su singularidad, los Ferrari 288 GTO y Ferrari F40 no dejan de subir de precio, pero ninguno de ellos está al nivel del Ferrari 288 GTO Evoluzione, básicamente porque solo se hicieron cinco unidades y es raro que una de ellas se ponga a la venta. En resumen, es más exclusivo y eso se paga.

Ahora, la cuarta de las cinco unidades que se fabricaron ha salido a subasta y la compañía que se encarga de venderlo ni siquiera le ha puesto un precio estimado. Se trata del Ferrari 288 GTO Evoluzione con número de chasis 79888 y originalmente Ferrari se lo vendió al ex piloto belga Jean Blaton en 1988.

Ferrari 288 Gto Evoluzione 6
Imagen: Kevin Van Campenhout, cortesía de RM Shoteby's

La empresa Garage Francorchamps lo compró en 1992 y lo tuvo hasta 2006, cuando pasó a manos de un coleccionista privado en Reino Unido. Al año siguiente lo compró el empresario canadiense Lawrence Stroll, actual presidente de Aston Martin y propietario de la escudería de F1 Aston Martin Racing en la que correrá Fernando Alonso el año que viene.

Stroll lo vendió en 2013 y su nuevo dueño fue David Raisbeck, que lo guardó en Estados Unidos hasta que en 2019 volvió a cambiar de manos. Después de este largo recorrido, RM Shoteby’s lo saca a subasta y garantiza que se encuentra en un estado excepcional.

Ferrari 288 Gto Evoluzione 9
Imagen: Kevin Van Campenhout, cortesía de RM Shoteby's

Es más, recientemente ha vuelto a pasar por las instalaciones de Michelotto, en Italia, para una revisión completa en la que no se escatimó (costó 133.000 euros). Gracias a ello, está listo para utilizarse en la pista, como cuando salió por primera vez del taller de Michelotto hace 34 años.

Lo raro es que su nuevo dueño esté dispuesto a utilizarlo en circuito porque es uno de los Ferrari más exclusivos que existen y es de esperar que se paguen varios millones de euros por él, pero hay quien se atreve a exprimir todo un Ferrari 250 GTO en la pista, al fin y al cabo, para eso están. El próximo 21 de octubre se cierra la subasta y sabremos qué valor tiene una de las piezas clave en la historia de Ferrari.

Temas