Publicidad

No es KITT, pero se le parece mucho: alucina con esta réplica del coche fantástico subastada por 30.000 euros

No es KITT, pero se le parece mucho: alucina con esta réplica del coche fantástico subastada por 30.000 euros
12 comentarios

Las réplicas de KITT, o el coche fantástico como se ha conocido tradicionalmente en España, se cuentan por decenas. Está es la última con la que nos hemos topado, que ha sido modificada con mimo extremo para parecerse, y mucho, al mítico automóvil de la serie televisiva que nos hizo soñar con coches inteligentes y autónomos en los 80.

Aunque quien quiera hacerse con sus servicios llega tarde: ha sido recientemente subastada bajando el mazo a 32.500 dólares, unos 29.976 euros al cambio.

Pontiac Firebird Trans Am GTA 1987 KITT réplica

Si bien el KITT original era un Pontiac Firebird Trans Am de 1982, esta réplica ha sido concebida sobre un Pontiac Firebird Trans Am GTA de 1987, por lo que varía en algunos aspectos estéticos respecto al compañero de fatigas sobre ruedas de Michael Knight. Diferencias que se han salvado a base de modificaciones.

Su anterior dueño fue quien lo sometió a un completo lavado de cara para convertirlo en esta trabajada réplica allá por 2015. En la ficha de esta unidad en cuestión, que ha subastado el portal Bring A Trailer, no se especifica el tiempo que ha tardado en completarse, pero entendemos que bastante dado el resultado.

De la ficción a la realidad

Pontiac Firebird Trans Am GTA 1987 KITT réplica

De esta manera, el Pontiac Firebird Trans Am GTA original ha recibido un notable número de transformaciones estéticas, empezando por pintar su carrocería de fibra de vidrio en una brillante tonalidad negra. Además se han añadido elementos en las defensas y en el capó, también en fibra de vidrio, lo que incluye la característica óptica en color rojo que queda integrada entre los faros retráctiles.

Y, como puede verse en el vídeo, también reproduce el sonido que acompañaba a este láser rojo moviéndose de izquierda a derecha cuando tiene activo 'el modo vigilancia', el cual se controla desde un módulo ubicado en el interior del coche. Además, en la zaga dominan un conjunto ópticas polarizadas y sobre las llantas de 16 pulgadas van montados unos neumáticos Cooper Cobra 245/60 también nuevos.

Pero más allá del traje, muchos de sus elementos mecánicos también han sido actualizados: el sistema de escape, los amortiguadores traseros, el sistema de inyección, la distribución, la bomba de combustible, la batería o la caja de cambios, sustituyendo la manual de serie por una automática GM 700R4 de cuatro marchas. El corazón, aunque restaurado, sigue siendo el mismo, un LB9 V8 de 5.0 litros de poco menos de 200 CV.

Pontiac Firebird Trans Am GTA 1987 KITT réplica
Pontiac Firebird Trans Am GTA 1987 KITT réplica

Sin embargo, es en el habitáculo donde su último dueño echó el resto. En el salpicadero y el cuadro de instrumento se ha insertado un nuevo tablero electrónico casi idéntico al del KITT original, que incluye además dos pantallas CRT y un odómetro digital junto a la palanca de cambios, en el túnel central, en el que puede leerse que ha recorrido poco más de 86.700 millas (unos 139.600 kilómetros).

En este espectacular interior también cobra protagonismo el volante, que es igual al que llevaba el modelo de la serie, y los muchos botones distribuidos a cada lado del volante, a la derecha del salpicadero o en el túnel central. Todos, además de estar iluminados, son funcionales, aunque en su mayoría reproducen sonidos y frases de KITT, excepto el de Power, que activa o apaga todos estos elementos electrónicos.

Y es que, por desgracia, el del Turbo Boost no activa unos retropropulsores que lo hacen saltar por los aires, aunque sí imita el mismo sonido que hacía KITT cuando se disponía a efectuar su maniobra favorita. Todos estos patrones de sonido están almacenados en varias tarjetas SIM que van integradas en el coche.

Por último, asientos y tapicería, en color beige, son muy similares a los del modelo original y los umbrales de las puertas van decorados con el emblema de Knight Industries Two Thousand, que es de donde viene el acrónimo KITT, junto al logo del caballo de esta compañía ficticia fundada por Wilton Knight y que también luce en el volante o las alfombrillas. Seguro que más de uno querría haberse convertido en su nuevo "socio"...

En Motorpasión | ¿Qué elementos del coche de Homer Simpson se hicieron realidad? | De tener un tipo subido a dos metros del coche a usar un dron: así ha cambiado la forma de rodar coches para cine

Temas

Publicidad

Publicidad

Publicidad

Inicio

Explora en nuestros medios