Compartir
Publicidad

BMW X5 M y X6 M Black Fire Edition: tan brutos como siempre, pero más siniestros

BMW X5 M y X6 M Black Fire Edition: tan brutos como siempre, pero más siniestros
Guardar
6 Comentarios
Publicidad
Publicidad

A partir del mes de agosto BMW ofrecerá ediciones especiales Black Fire Edition de sus dos SUV más bestiales, los BMW X5 M y BMW X6 M. En esencia, estas versiones aportan un toque más siniestro a la apariencia de ambos, con el color de carrocería Negro Zafiro Metálico como protagonista. Además, también reciben un interior a medida, a juego con el aspecto exterior.

Junto a esta pintura, BMW ha instalado también en los Black Fire Edition carcasas de los retrovisores específicas, fabricadas en fibra de carbono, o una parrilla frontal con listones de color negro, exclusiva para estas versiones, al igual que lo son las llantas de aleación M de 21 pulgadas, también en negro. Donde no hay cambios es a nivel mecánico, ya que se mantienen sus 575 CV.

En el habitáculo encontramos asientos eléctricos M con reposacabezas integrados y tapizados en cuero Merino de color negro con elementos rojos en contraste, como las costuras, por ejemplo. La consola central, además, también está tapizada en el mismo cuero de tono oscuro, y el techo también luce un color negro. ¿Adivinas qué molduras decorativas llevan? Pues sí, en acabado negro piano, y con distintivo especial de la versión en la parte superior del salpicadero, en el lado del copiloto.

BMW X5 M y X6 M Black Fire Edition: tan brutos como siempre, pero más siniestros
BMW X5 M y X6 M Black Fire Edition: tan brutos como siempre, pero más siniestros

A todo lo anterior hay que sumar volante multifunción M de cuero con levas de aluminio incorporadas (la caja de cambios de serie es la Steptronic M de ocho relaciones), aunque en opción también está disponible el volante BMW M Performance forrado en alcántara y con marca central de color azul.

Dando vida tanto al X5 M como al X6 M está el mismo 4.4 litros V8 biturbo de 575 CV y 750 Nm de par máximo (entre 2.200 y 5.000 RPM), capaz de catapultar a ambas bestias de 0 a 100 km/h en sólo 4,2 segundos, gracias también al sistema xDrive de tracción a las cuatro ruedas, que cuenta con el llamado Dynamic Performance Control que reparte el par motor entre las ruedas del tren trasero. Por último, los modelos permiten desconectar por completo los controles electrónicos para un uso en circuito.

Temas
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Inicio
Inicio

Ver más artículos