Compartir
Publicidad

BMW 435i M Performance, para cuando el normal "te sabe a poco"

BMW 435i M Performance, para cuando el normal "te sabe a poco"
9 Comentarios
Publicidad
Publicidad

Hace unos días Javier Costas tuvo la oportunidad de probar el nuevo BMW 435i en unas instalaciones dónde podía coger 200 km/h sin miedo a ser detenido, y según leo en sus impresiones parece que el coche "le supo a poco" en algunos aspectos.

Yo también tuve ocasión de conducir durante esa misma jornada el BMW 428i y si bien es cierto que el nuevo Serie 4 va tan bien en todos los parámetros que parece haber perdido algo de carácter BMW, creo que de la mano de los accesorios M Performance tengo la pócima para que el 435i haga estremecer a Javier o a cualquiera que lo conduzca.

Se trata de una serie de accesorios que se pueden montar en el BMW Serie 4, desarrollados por M GmbH y que fueron presentados en el pasado Salón de Frankfurt en un Serie 4 M Performance que evocaba el próximo BMW M4, pero ahora tenemos más datos y sobre todo los precios que tendrán estas interesantes opciones cuando lleguen a nuestro mercado en enero de 2014. Comenzamos por el interior.

Volante M Performance II con embellecedor de carbono y Race Display

Esta pieza es, para mi gusto, la más vistosa, conseguida y exclusiva del catálogo de accesorios que ha desarrollado BMW M Performance. Se trata de un volante deportivo que toma como base el volante típico de los BMW M con sus 373 milímetros de diámetro, pero en este caso con el aro recubierto de materiales de lo más avanzados.

BMW Serie 4 M Performance

Por un lado tiene una parte del mismo fabricada en fibra de carbono de poro abierto y otra de alcántara, ambas muy agradables al tacto. Lo más llamativo de este volante es que en la parte superior tiene una pantalla con tecnología OLED de lo más completa y a los lados indicaciones LED con una escala de luces del verde al rojo que indica los momentos idóneos para hacer los cambios de marcha.

La pantalla en cuestión se llama Race Display y en ella vemos información de los tres modos disponibles, EfficientDynamics, Sport y Race que se pueden seleccionar desde dos teclas escondidas a la altura de los pulgares bajo el alcántara.

En el modo EfficientDynamics como es lógico nos indica los momentos de cambio idóneos para reducir los consumos, así como los datos instantáneos que estamos haciendo y otra información para llevar a cabo una conducción eficiente. Si pasamos al modo Sport, tenemos información de tiempos por vuelta con horas, minutos, segundos e incluso las fuerzas G a las que nos sometemos en cada momento.

Si lo que queremos es hilar muy fino en conducción en circuito, el modo Race añade además información de las centésimas de segundo a la información que ya disponíamos. Por si todo esto fuese poco, te puede medir hasta 50 vueltas con datos de velocidades máximas, aceleraciones longitudinales y transversales y que luego puedas analizarlas.

BMW Serie 4 M Performance

La guinda de este volante M Performance son las costuras en gris plateado cosidas a mano en cruz por el interior del aro del volante. Su precio no es precisamente barato, ya que cuesta 1.630 euros, pero prefiero este volante que cualquier otro extra enfocado al confort.

Un interior "encarbonado" hasta arriba

Sin salir del interior del coche, seguimos con el repaso de accesorios M Performace disponibles para el BMW Serie 4. Aunque poco visibles cuando estás al volante, los pedales suelen ser un detalle muy a tener en cuenta en los coches deportivos.

BMW M Performance ofrece por la económica cifra de 130 euros un conjunto formado por pedales y reposapiés en acero inoxidable y goma que mejoran el tacto deportivo. Además en el precio se incluyen las alfombrillas M Performance.

Siguiendo con el habitáculo, por 860 euros podrás elegir el paquete de molduras interiores M Performance en carbono y alcántara. Es básicamente la moldura que recorre el salpicadero de forma horizontal, y está al igual que el resto de piezas de carbono, hecha de una forma muy especial para que el tacto sea casi idéntico al de un coche de carreras.

BMW Serie 4 M Performance

La base de plástico se sitúa una capa de fibra de carbono en la que se utiliza un relleno especial para sellar las fibras de carbono y sobre el que se aplica un barniz mate sedoso que permite sentir que realmente estás tocando una pieza de fibra de verdad. Es por tanto completamente distinto al carbono que puede llevar de serie por ejemplo el BMW M6 Gran Coupé que protagonizó la comparativa con el Audi RS 6 Avant (parte 1, parte 2, parte 3 y parte 4).

A esa moldura se puede añadir por 155 euros la empuñadura del freno de mano en fibra de carbono con el fuelle en alcántara, la palanca de cambios en esta misma combinación por 186 euros y la cubierta de la consola que rodéa la palanca de cambios por 153 euros. Así ya tendremos un interior de lo más deportivo, pero nos vamos al exterior...

Un exterior M Performance para no pasar desapercibido

En el exterior, de toda la gama de opciones M Performance lo más llamativo son las llantas de 20 pulgadas en bicolor negro mate y barnizado con el logotipo M, un capricho que cuesta la friolera cifra de 4.010 euros.

Si las montas, no tienes disculpa para no lucir en su interior un equipo de frenos en condiciones, y por ello tienes disponible el sistema de frenos de 18 pulgadas M Performance con pinzas en color rojo, amarillo o naranja.

BMW Serie 4 M Performance

Ese paquete que tiene un precio de 2.320 euros, está compuesto además por una pinza de freno fija de 2 pistones en el eje trasero, mientras que en el delantero dispones de 4 pistones para morder los discos autoventilados, perforados y ranurados de 370 x 30 milímetros del eje delantero, mientras que atrás los discos son de 345 x 24 milímetros.

En cuanto a elementos de carrocería, el faldón delantero M Performance con detalles en fibra de carbono cuesta 1.200 euros. Combina a la perfección con la parrilla delantera en color negro que da un toque tan agresivo a los BMW por 166 euros.

Las cubiertas de los retrovisores en fibra de carbono cuestan 578 euros, mientras que el pequeño spoiler situado sobre la tapa del maletero se queda en 420 euros. En la trasera podemos completar el conjunto con un difusor trasero en fibra de carbono que cuesta 600 euros.

Los únicos dos detalles que no me acabaron de convencer en el BMW Serie 4 M Performance que nos mostró BMW durante la presentación de la gama Serie 4 fueron las láminas laterales M Performance y las bandas laterales M Performance en negro y rojo. Las primeras son dos pegatinas que recorren la cintura del coche y cuestan 115 euros. Las segundas son más de lo mismo pero situados en los faldones inferiores laterales, que bajo mi punto de vista quedan demasaido recargados con ellas.

BMW Serie 4 M Performance

Silenciador M Performance...por llamarle de alguna forma

Una de las cosas que Javier Costas echó en falta en el BMW 435i fue un poco más de sonido en el interior. No ocurre lo mismo en el 428i, que en ocasiones te hace pensar que estás al volante de un coche con motor de seis cilindros en lugar de uno de cuatro cilindros.

Pero si tienes un oido muy fino y quieres que tu coche se haga sentir tanto en el interior como en el exterior, hay un silenciador M Performance disponible por 998 euros que además de convertir el discreto sonido en una auténtica sinfonía para los oídos, deja ver por la parte trasera un doble tubo a cada lado de 80 milímetros de diámetro en el caso del 435i, y un único tubo de 70 milímetros en en caso de los 428i.

Ambos están fabricados en acero inoxidable, y en el caso del 435i tiene un precio de 998 euros, mientras que si únicamente optas por la moldura del único tubo de escape del 428i tendrás que pagar sólo 120 euros.

Echando cuentas

Si tenemos en cuenta que el BMW 435i básico cuesta 55.200 euros y que equiparlo hasta arriba de accesorios de M Performance nos puede suponer un desembolso superior a los 13.000 euros, nos acercamos peligrosamente a la barrera de los 70.000 euros. El actual BMW M3 Coupé del cual ya ha terminado su producción sigue estando a la venta por 78.400 euros, y del futuro BMW M4 todavía desconocemos el precio pero debería estar en línea con este último.

Así pues, puedes tener un BMW 435i con sus 306 caballos de potencia equipado hasta arriba por casi 10.000 euros menos de lo que costará el BMW M4, un coche que teóricamente debería darte esas "sensaciones" que Javier Costas echaba de menos en el 435i durante su toma de contacto.

Si tenemos en cuenta además que por el momento los accesorios M Performance son elegidos por muy pocos clientes, podríamos hablar de coches más exclusivos si cabe que los auténticos M GmbH. Yo tendría, sobre el papel, dudas de con cual quedarme.

Además hay que añadir que en los próximos meses llegarán también de la mano de M Performance kits de potenciación que mejorarán las prestaciones de los coches y todos estos accesorios se pueden ir incorporando poco a poco a tu coche, sin tener que hacer el desembolso de una sola vez.

En Motorpasión | BMW Serie 4 Coupé M Performance; BMW 435i, toma de contacto en el INTA

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio
Inicio

Ver más artículos