Compartir
Publicidad
Publicidad

Audi RS 6 Avant contra BMW M6 Gran Coupé, comparativa (parte 1)

Audi RS 6 Avant contra BMW M6 Gran Coupé, comparativa (parte 1)
Guardar
22 Comentarios
Publicidad
Publicidad

Durante muchos años, el fin del verano se ha identificado con la vuelta al cole. Esa vuelta a la rutina es algo casi imposible de evitar, así que en Motorpasión no se nos ha ocurrido mejor forma de afrontarla que poniéndonos a los mandos de dos de las berlinas más potentes del mercado, el Audi RS 6 Avant y el BMW M6 Gran Coupé. Comienza así la #VueltaAlColeMP de la que tantos detalles os hemos ido adelantando a través de Twitter.

Ambos son coches en origen pensados para viajar en familia de forma cómoda y confortable, coches en los que hacer un largo viaje es un placer tanto para el conductor como para los pasajeros. Pero tras pasar por los cuarteles generales de Quattro GmbH y de M GmbH y con el consiguiente aumento de caballería, esos viajes tal vez no sigan siendo tan largos y aburridos...

Dos conceptos con un mismo objetivo

Se que muchos me diréis en los comentarios que estos dos coches no son del todo comparables. Es cierto que el rival directo del BMW M6 Gran Coupé en Audi es el RS7 Sportback, pero este modelo se ha presentado tan recientemente que todavía no está disponible en nuestro mercado.

Audi RS6 Avant - BMW M6 Gran Coupé

Así pues, nada mejor que el Audi RS6 Avant, el coche más potente de la marca de los cuatro aros, para tratar de plantar cara al modelo también más potente de BMW. Con 560 caballos respectivamente, el lugar ideal para hacer esta comparativa que hoy comienza hubiese sido una Autobahn alemana, pero por desgracia los medios no nos han permitido irnos hasta allí y hemos tenido que conformarnos con las carreteras de los alrededores de Madrid con Pegasus siempre al acecho.

Aun así, después de haber disfrutado de ambos coches durante una semana, pudiendo subir en uno, en otro, volver al primero, jugar con todos sus modos de conducción y percibir el máximo de sensaciones, creo que es el momento de comenzar a desgranar qué características tienen el Audi y el BMW más potentes de la actualidad.

A nivel estético, en ambos casos hablamos de las versiones más llamativas derivadas uno del Serie 6 Gran Coupé y el otro del A6 Avant. Los cambios respecto a los modelos originales son más que evidentes, aunque tal vez más llamativos en el Audi, así que comencemos por él.

BMW M6 Gran Coupé - Audi RS 6 Avant

La discreta carrocería del Audi A6 Avant se ha sometido a una dosis de hormonas muy considerable hasta alcanzar este aspecto deportivo y desafiante que muestra la unidad de pruebas en las fotos. Aletas ensanchadas, paragolpes con un diseño específico marcado por las entradas de aire de gran tamaño, escapes con forma ovalada en la trasera, un difusor de aire muy marcado y una parrilla delantera de diseño específico son señas de identidad del RS 6 Avant.

Las llantas opcionales de 21 pulgadas que monta la unidad de pruebas (2. 635 euros) y el color rojo Misano efecto perla de la carrocería (de serie) ayudan a conjugar en él el binomio perfecto entre la elegancia que siempre ha caracterizados a los Avant de Audi y ese toque deportivo y transgresor que siempre buscan las criaturas de Quattro GmbH con apellido RS.

Si quieres dar el cante tienes la pintura mate, que cuesta 6.925 euros. Y si te parece que tu coche no está suficientemente personalizado o que su aspecto no es todo lo deportivo que querías, por la nada despreciable cifra de 5.935 euros tienes el paquete exterior de carbono, que está formado por el spoiler frontal y difusor trasero de carbono, la parrilla y el marco de ventanas en negro brillante, las barras del techo en negro mate, esa llamativa inscripción frontal 'quattro' en gris titán y las entradas de aire fronto-laterales en carbono.

Audi RS 6 Avant

La elegancia de un Gran Coupé deportivo

En contraste con lo que ocurre en el familiar de Audi, el BMW M6 Gran Coupé mantiene un estilo más sobrio y elegante, más fiel al modelo del que deriva. Ojo porque eso no quiere decir que los rasgos deportivos que esperas de un coche de este nivel se hayan quedado escondidos. Para nada, simplemente ocurre que las líneas fluídas de una gran berlina como esta, ayudan a mimetizar mejor esos pequeños detalles sport.

La carrocería del M6 Gran Coupé también muestra rasgos inequívocamente M, como las aletas ensanchadas, el paragolpes delantero con entradas de aire sobredimensionadas, las branquias falsas en las aletas laterales y una trasera dónde no podían faltar las cuatro salidas de escape y el difusor en carbono en este caso de serie, también en posición central.

Además en el M6 Gran Coupé, el techo cobra especial protagonismo en el conjunto. Se trata de una pieza en dos alturas fabricada en fibra de carbono, una obra de arte que al lucir una parte central más baja que las laterales, le da un aspecto muy deportivo, reduce el peso y mejora la rigidez del conjunto. Eso si, no puedes elegir ni en opción el techo panorámico que en el Audi cuesta 2.045 euros. Pero ¿para que quieres ver el cielo si lo que realmente quieres ver es la carretera en la que exprimir esos 560 caballos?

BMW M6 Gran Coupé

Las llantas de 20 pulgadas con cinco radios dobles de serie vuelven a ser uno de los detalles del coche más destacados, y no tengo ninguna duda en decir que las del BMW, a pesar de tener una pulgada menos que las del Audi, son mucho más elegantes y conseguidas. En opción sin sobreprecio, tienes disponibles las mismas que llevaba el BMW M6 Cabrio que probamos a comienzos de año. ¿Son necesarias unas llantas de 21 pulgadas en un coche así? Depende de en que equipo de fútbol juegues.

El primer asalto en la báscula

Los dos modelos que hoy nos ocupan son grandes buques. El BMW M6 Gran Coupé es ligeramente más largo que la variante Cabrio que probamos hace unos meses. Mide 5,01 metros de largo frente a los 4,89 del Coupé, 1,89 metros de ancho y 1,39 metros de alto. Eso supone 11 centímetros más de distancia entre ejes, lo cual debería sobre el papel darle el aplomo que en ocasiones el exceso de caballería hacía que el Cabrio se moviese de atrás cuando querías exprimir demasiado pronto los 560 caballos a la salida de una curva.

En cuanto al Audi RS 6 Avant, hablamos de un familiar que mide 4,97 metros de largo, 1,93 de ancho y 1,46 de alto. Las aletas y las taloneras ensanchadas saltan a la vista y hacen que su aspecto sea el de un auténtico mastodonte sobre el asfalto.

BMW M6 Gran Coupé

Dos buques de estas dimensiones deben tener cuidado con el sobrepeso para no perder la agilidad que se espera de un coche de carácter deportivo. No sólo basta con tener caballos, también es necesario demostrar agilidad para poder meter a la manada en cada curva.

El Audi RS 6 Avant ha adelgazado respecto a su antecesor el C6 en casi 100 kilos, gracias principalmente al nuevo motor V8 frente al obsoleto V10 heredado del Lamborghini Gallardo y a una carrocería compuesta en un 20% por aluminio.

Aun así estamos ante un coche que pesa 2.010 kilos, mientras que en el caso del BMW M6 Gran Coupé el peso es 60 kilos inferior. El sistema de tracción integral parece sobre el papel un lastre para el Audi, aunque tal vez sea clave para trasladar tanta caballería al asfalto de forma efectiva.

Haciendo una similitud con dos púgiles que están a punto de enfrentarse en el cuadrilátero, el primer asalto se lo lleva el BMW. Pero esto no acaba aquí, todavía quedan tres asaltos más en los que analizaremos la calidad de interiores de ambos modelos y sobre todo, sabremos de qué son capaces cuando quieres sacarle el máximo partido en una carretera de curvas.

Continuará...

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio
Inicio

Ver más artículos