El Volkswagen ID.3 ya se fabrica en Dresde, la fábrica alemana que quiere convertirse en "atracción turística"

El Volkswagen ID.3 ya se fabrica en Dresde, la fábrica alemana que quiere convertirse en "atracción turística"
21 comentarios

A finales de 2020 Volkswagen dijo adiós al Volkswagen e-Golf,  tras tres años de vida y 50.401 unidades fabricadas, para dar paso al Volkswagen ID.3. El coche eléctrico, que ya está ocupando los primeros puestos en las listas de coches más vendidos en Europa, se ha empezado a fabricar en serie en la planta alemana de Dresde.

Llamada 'Fábrica Transparente' o de cristal es el escaparate de la movilidad eléctrica de Volkswagen desde 2017, además de la cuarta planta del mundo en la que se fabrican modelos basados en la plataforma modular MEB.

35 unidades de lunes a viernes

vw id3

Según ha explicado la firma alemana, la igual que la puesta en marcha del e-Golf en 2017, el ID.3 comenzará con una producción de 35 vehículos de lunes a viernes.

A principios de 2021, el área de producción de esta fábrica se transformó para cumplir con los requisitos del la plataforma MEB (Modular Electric Drive Toolkit).

El objetivo es que Dresde actúe de faro para Volkswagen en Alemania y se convierta en "una atracción turística".

Esto supone ofrecer a los clientes, visitantes e invitados una experiencia integral, que va desde el asesoramiento inicial y las pruebas de conducción, pasando por las visitas a la zona de producción, hasta la entrega de vehículos eléctricos.

"Somos una planta de producción, atracción turística, ubicación de eventos, laboratorio de pruebas y centro de entrega, todo en uno. Con el inicio de la producción del ID.3 01 , estamos dando luz verde a nuestra reestructuración estratégica", ha dicho el presidente del comité de empresa de la fábrica, Thomas Aehlig.

vw id3

La Fábrica Transparente ya es el cuarto sitio en el mundo que produce coches eléctricos Volkswagen basados ​​en la plataforma MEB. La planta alemana de Zwickau, que solo fabrica coches eléctricos, inició la producción a finales de 2020, a igual que las plantas chinas en Anting y Foshan.

Juntas, estas cuatro plantas prometen una capacidad máxima de producción de más de 900.000 vehículos al año. Las siguientes serán las plantas de Emden, Hanover y Chattanooga (EEUU).

Así, la industria automotriz sigue avanzando hacia el fin de la fabricación de motores diésel, confirmado que estamos ante un cambio de paradigma.

En Motorpasión | Edmund Rumpler, el ingeniero judío que revolucionó el mundo de la aviación y la automoción y sobrevivió al nazismo

Temas
Comentarios cerrados
Inicio